Dedicado a su esposa fallecida y a sus nietos, Santos Rotondo presentó en el Teatro 25 de Mayo “Suerte perra”, una compilación de poemas cortos que escribió en diferentes épocas de su vida. No busca un rédito económico, sino satisfacer un viejo anhelo. “Es una caricia al alma”, asegura.

Santos Rotondo (1935) escribe desde chico, aunque no siempre lo hizo de manera constante. Había tiempos en los que abandonada el hábito y luego lo retomaba, pero la literatura nunca dejó de ser su vocación. “No me considero escritor ni poeta: son palabras muy grandes. Como dicen los pibes ahora, me da cosa”, se sonroja el vecino de Villa Urquiza. Otra de sus pasiones es la lectura, algo que aprendió de su papá, quien migró de Sicilia a Buenos Aires siendo analfabeto. También fue fundamental la influencia del director de su escuela, ubicada en Acha entre Olazábal y Mendoza, quien le hacía recitar sus textos en las fiestas estudiantiles.

Pasó el tiempo y hoy, a los 82 años, Santos acaba de concretar un viejo anhelo: publicar su primer libro. “Es una caricia al alma”, se conmueve el autor de Suerte perra (De los cuatro vientos), un compilado de poemas cortos que escribió en diferentes épocas de su vida, donde versa sobre el amor, la muerte, la sociedad y la política, entre otros tópicos. “Los temas del hombre, que no son muchos”, sintetiza.
Dedicada a su esposa Chica, quien falleció en 2012 y era profesora de literatura, y a sus nietos, presentó la obra el viernes 27 de octubre en el Teatro 25 de Mayo. “No podía ser en otro lugar que no fuera Villa Urquiza”, asegura el vecino de la Plaza Echeverría, que no pretende un rédito económico sino todo lo contrario: invirtió sus ahorros para cristalizar el proyecto editorial.
Lector de Olga Orozco, Alejandra Pizarnik, César Fernández Moreno y el maestro Jorge Luis Borges, entre otros, sigue escribiendo y cultivando el intelecto: toma clases de literatura, filosofía e historia en el Museo Saavedra. Define a la poesía como “lo inefable en grado máximo que, por supuesto, sólo alcanzan los grandes”. Y, con humildad, reconoce: “Soy un intento de poeta. Cada lector juzgará, luego de leer el libro, si haberlo publicado fue un error”.
La obra se puede conseguir, a 190 pesos, en tres librerías de Villa Urquiza: el Lugar del libro (Blanco Encalada y Triunvirato), Martycer (Monroe y Pacheco) y Corneja (Triunvirato entre Mendoza y Juramento).

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/12/Libro-150x150.jpg