Periodista deportivo de larga trayectoria en radio, quedó desocupado tras desvincularse de Fútbol para Todos en mayo. Critica la actualidad de su profesión, pone en duda la clasificación al Mundial, cuestiona a Messi y pide “escuchar más” a Maradona. El sueño latente de volver a Villa Urquiza, el barrio en el que se crió.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

Caía la tarde del 21 de agosto de 2009 y Alejandro Apo (61) se aprestaba a comentar Gimnasia-Godoy Cruz, en La Plata, por la primera fecha del Torneo Apertura. Pese a su vasta trayectoria en los medios de comunicación, que supera las cuatro décadas, no era una cobertura más. Ese partido marcaba el inicio del Fútbol para Todos, el programa de televisación gratuita de los campeonatos de Primera División y Nacional B que impulsó Cristina Fernández durante su primera presidencia.
Pasaron más de siete años de aquella transmisión y hoy el futuro es incierto tanto para el fútbol argentino como para Apo. Por un lado, la AFA ya negocia con empresas privadas la venta de los derechos televisivos del torneo local, en una disputa en la que vuelve a emerger la poderosa Torneos. Por el otro, el emblemático conductor radial se encuentra desocupado por primera vez en su carrera, luego de rescindir su contrato con Fútbol para Todos el último 31 de mayo. El motivo fue indignante: el Gobierno le ofreció continuar pero con la condición de anular cinco de los siete años de antigüedad que tenía dentro del programa oficial. Él no aceptó la propuesta y ahora está a la espera de que la Justicia resuelva su situación.
“Después de 42 años de profesión, estoy sin trabajo –dice Apo con cierto pesar, mientras toma un café en un bar de Flores- Pero tengo una visión optimista porque desde los 19 trabajé en forma ininterrumpida en los mejores lugares, acompañando a Víctor Hugo Morales, por ejemplo, que es el mejor relator del planeta y su alrededores. Quejarme me resulta medio desubicado”.

-¿Cómo es volver al llano luego de tantos años en radio y televisión?
-Es complicado, pero forma parte de la lucha de este medio. No podía tener la coronita de estar siempre en actividad. Hay periodistas muy capaces que no están trabajando hace muchos años.

-¿Está buscando trabajo? ¿Recibió alguna propuesta?
-En general no soy un hombre de golpear puertas, sino de esperar, pero no tuve casi ninguna oferta. Con Víctor Hugo tenemos un proyecto para hacer un sitio web y volver a transmitir con el equipo de radio Continental.

-A partir del año próximo el fútbol dejará de ser gratuito. ¿Lo sorprende esta noticia o era algo que imaginaba?
-La gente que gobierna el país no entiende de servicio, sino de negocio. Ellos mismos lo dicen: son empresarios. Se está volviendo a Fútbol de Primera y la gente se va a enojar un poco. Es una lástima, porque era un derecho. El fútbol es un patrimonio cultural de los argentinos.

-Se cumple un año desde que asumió el nuevo gobierno. ¿Cuál es su evaluación?
-El gobierno ha sido incapaz de dar un buen paso económico. Decían que eran todos profesionales y que el ministerio que habían armado era de lujo, pero yo vi solamente fracasos. No tengo nada que ver con este gobierno, soy opositor.

-¿Se identifica como kirchnerista?
-Sí, primero soy un peronista histórico. Mi papá me enseñó el peronismo haciéndome leer el anti-peronismo: La Prensa, Rojas, Aramburu… Con eso me di cuenta quién tenía razón. El kirchnerismo reflotó las banderas de aquel peronismo que le devolvió los derechos a la clase trabajadora. Y ahora se está retrocediendo otra vez, parecen ciclos históricos.

-¿Cree que es posible una candidatura de Cristina Kirchner en las elecciones legislativas del año que viene?
-Sí, veo que genera preocupación porque tiene mucho acompañamiento. Si el Gobierno no tiene una actitud más contemplativa con los sectores más desprotegidos, va camino a una derrota muy clara. Cuanto más aprieten a la gente, más vigencia va a tener Cristina.

-¿Se desencantó con la ex presidenta luego del avance de causas judiciales que la comprometen?
-Soy respetuoso de la Justicia, no condeno a nadie en los medios de comunicación. Sino tendría que hablar de la causa de Michetti, por ejemplo. Los medios han ayudado mucho a este gobierno a estar en el poder, es bastante evidente. Fijate que ahora desapareció la inflación de la preocupación de los medios. Ni Lanata, Nelson Castro ni Fantino hablan del tema y va a ser del 45 por ciento.

-¿Cree en el periodismo militante?
-Ahora se nota mucho. ¿Cuántas veces fueron invitados al programa de Mirtha Legrand– que es muy político- los Leuco, Novaresio, Santoro y Julio Bárbaro? Van todo el tiempo. Eso es lo que le criticaban a 678, pero hay una contradicción. Si 678 medía 1,8 de rating y no lo veía nadie, como decían ellos: ¿cuál era la influencia que tenía en la gente?

-Pero se utilizó a un medio estatal para un fin partidario. Lo mismo ocurrió con el Fútbol para Todos.
-Sí, pero ahora en Canal 13 anuncian “ya viene Mirtha Legrand con la mesaza”. Y son mesas políticas…

-También se puso en duda la transparencia en el manejo de los fondos del Fútbol para Todos. De hecho, hay una causa judicial en curso.
-Los jefes de gabinete tienen todos los recibos de la plata que le entregaron a la AFA. ¿Cómo va a controlar lo que va a hacer el dirigente de Los Andes?  No es su tarea. No hubo ninguna cosa turbia.

-Durante muchos años acompañó a Víctor Hugo Morales en las transmisiones radiales. ¿Qué opinión le merece el viraje que hizo en 2009 respecto de su opinión sobre el kirchernismo?
-Hasta ese momento yo no compartía lo que él pensaba, pero después se dio cuenta de cómo venía la mano. Las personas dudan siempre y pueden tomar caminos equivocados. Los que critican moralmente a Víctor Hugo tendrían que lavarse la boca. Tiene una decencia irreprochable, es una bandera. Me lastima mucho que hablen con tanto desprecio y falta de respeto. Además de ser el mejor relator, es un hombre al que siempre escucho porque sé que no está entongado con nadie y dice lo que piensa.

-¿Qué análisis hace del periodismo deportivo en la actualidad?
-Es terrible, estamos en un nivel… Soy de la época de Ardizzone, Juvenal, Panzeri y ahora es el tiempo del Rifle Varela, de Quique Felman… Hoy el periodismo deportivo está un poco caído, falta formación. Mirando la cobertura de la Copa América, parecía que Argentina había ganado antes de jugar. ¡Hay que informarse un poco más! Ahora que puedo ver las transmisiones, me dan un poco de vergüenza.

-¿Argentina va a clasificar al mundial?
-Me parece muy difícil, ojalá alcance el repechaje. Además de la desorganización del fútbol en general, yo lo veo como un episodio de soberbia. Después de la victoria contra Colombia escuché decir que ya estábamos clasificados. ¿Ya está qué? Eso es desconocer a los rivales. Después me encontré con una cosa muy rara: Messi fracasa en los penales contra Chile en la Copa América y dice que no juega más. ¿Qué es eso? Mirá si hacían lo mismo Passarella, Ruggeri o Diego… ¿El mejor jugador del mundo se va a afectar porque en una red social le ponen antipatria? ¿Cómo le vamos a pedir de rodillas que vuelva? La Selección Argentina tiene la gloria que le dio Maradona. Hay que escuchar más a Diego.

-¿Es más que Messi?
-Es único, no compite con Messi. Nos faltan el respeto cuando los comparan. Maradona fue el jugador más extraordinario de todas las épocas, pero no lo escuchamos, porque hablamos de su vida privada. Yo no lo juzgo, porque tengo mi rancho lleno de cosas por arreglar. Quisiera revisar las vidas de los que juzgan a Maradona.

-Me hace acordar al cuento “Me van a tener que disculpar”, de Eduardo Sacheri, en el que justamente le agradece a Diego por su fútbol y omite opinar de su vida personal.
-Fue el primer cuento de Sacheri que leí en radio. ¿Por qué te digo de escucharlo? Maradona hace años dijo que todos los integrantes de FIFA y CONMEBOL eran corruptos. Ahora la mayoría están presos… Y voy a decir algo de Messi: no me gusta que juegue en el fútbol español. Me gusta cuando juega la Champions, porque le gana al Inter, al Milan, al Manchester, pero cuando le hace nueve goles al Osasuna… ¿Vos viste a los defensores? Lo dejan pasar, no interrumpen físicamente nada. Messi está acostumbrado a que lo marque el defensor del Getafe, pero cuando lo marca un paraguayo se pone mal, porque se juega la vida en cada pelota. El fútbol argentino tendrá miles de defectos, pero es más parejo. Andá a ganarle a Arsenal en su cancha…

-¿Este mismo argumento se puede aplicar a Higuaín, Agüero y Di María?
-Son distintos jugadores. Yo a los delanteros no les caigo porque son racheros. Higuaín te mete cien goles y otra vez te mete dos. Los delanteros de la Selección tienen que ser Messi y Dybala. Lo que nos faltan son volantes con técnica: tenemos que volver a Pastore. Di María choca mucho: ¡basta viejo, tranquilizate!

-¿Es imprudente poner en duda la continuidad de Edgardo Bauza, el DT de la Selección?
-Sacarlo ahora sería el escándalo más grande que coronaría esta locura del fútbol argentino. ¿Cómo vas a adaptar un nuevo discurso en los jugadores faltando seis partidos para el Mundial? Bauza se tiene que quedar.

-Por último, hablemos un poco del barrio. ¿Qué recuerdos tiene de Villa Urquiza?
-Nací en Colodrero entre Cullen y Rivera. Era una casa con una puerta blanca pero ahora construyeron una torre. Me da una nostalgia caminar por las calles de Urquiza… Si esa casa se hubiera mantenido y las circunstancias de la vida me lo hubieran permitido, la hubiera comprado. Ahí está el aroma de la cocina de mi vieja y de mi abuela. Soy un hombre de barrio.

-¿Cuándo dejó Villa Urquiza? ¿Suele visitar el barrio?
-Me fui a los 12 años porque nos mudamos a Martínez; fue un cambio brutal. Ahora voy poco, pero siempre sueño con volver. Una vez llevé a mis pibes para que vieran la puerta de mi casa y me empezaron a temblar las piernas de la nostalgia. Por los recuerdos, los vecinos, los amigos… Siempre estoy llegando a Urquiza: siento que nunca me fui.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/12/Apo-1-1-150x150.jpg