Los vecinos de Villa Urquiza Edgardo Nieva y Miguel Jordán brillan en “Orquesta de señoritas”, la adaptación nacional del clásico de Jean Anouilh. Es un grotesco que muestra de manera descarnada las internas de un grupo musical de seis mujeres, todas interpretadas por hombres. En diálogo con El Barrio, cuentan las dificultades para encarar hoy en día un proyecto teatral.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

Fuera de las tablas son Miguel Jordán, Norberto Gonzalo, Edgardo Nieva, Osmar Núñez, Carlos March, Jorge Paccini y Ernesto Larresse. Pero los fines de semana por la noche, cuando suben al escenario y se calzan las pelucas, conforman una bizarra Orquesta de señoritas. Basado en La orquesta (1962), del dramaturgo francés Jean Anouilh, se trata de un grotesco que conjuga comedia, drama y amor. Lo singular de la obra es que, en clave de humor, todos los personajes son interpretados por hombres, una modalidad que introdujo audazmente el director Jorge Petraglia en 1974.
Con la Francia de la posguerra como marco, seis mujeres y un pianista forman parte de una decadente banda en la que predominan los conflictos, las miserias y los desamores. Dirigido por Jorge Paccini -el “Profesor Gabinete” en Carozo y Narizota-, este elenco de notables se presenta los viernes y sábados a las 21 y los domingos a las 20.30 en el Teatro Buenos Aires, ubicado en Rodríguez Peña 411, pleno centro porteño. La entrada tiene un costo de 300 pesos, pero los viernes hay descuentos para centros de jubilados: para grupos de más de diez, se ofrece 2 x 1. Para consultas, se puede llamar al 15-4162-8573. Vale la pena ir a verlos.
Minutos antes de la función del domingo 12 de febrero, tomamos un café con Edgardo Nieva y Miguel Jordán, vecinos de Villa Urquiza, para conversar sobre las intimidades de la puesta en escena y las dificultades para encarar un proyecto teatral en la actualidad. Una perlita: en primera fila vio la obra el actor Roberto Carnaghi, otro urquicense de ley.

-¿Cómo la está recibiendo el público? Se sabe que el presente de la actividad no es el mejor.
-Nieva: Artísticamente, es un éxito total. Todas las críticas son excelentes. El teatro anda como toda la actividad en la ciudad y el país: sobrevivís. Hay días que son relativamente buenos y otros muy malos. Igual hay que hacer una diferencia entre un teatro netamente comercial y otro semi-profesional, como el nuestro. No tenemos una producción atrás sino que es una cooperativa de trabajo, muy común en el ambiente teatral, donde no hay una inversión publicitaria que todos los días esté machacando por radio o con grandes afiches en la calle. Si medimos eso, es un éxito.

-¿Entonces cómo publicitan la obra?
-Jordán: Tenemos un jefe de prensa, pero todo lo gestamos nosotros. Cada uno pone un dinero para llevar adelante este proyecto.
-Nieva: La publicidad viene por el boca a boca. Todos los que vienen a ver la obra salen enloquecidos. Hay gente que vio dos versiones anteriores.

-¿Hay que ser muy audaz para emprender un proyecto teatral hoy en día?
-Nieva: La verdad que sí. Hablando con gente del medio, este no es un año para producir porque requiere una inversión muy grande. Aún los que dicen que les va bien, no es así. La realidad es muy dura.

-¿Cómo es la preparación para interpretar a una mujer?
-Jordán: No es un tránsito fácil. En ningún caso acá hay travestismo: son verdaderas composiciones. Ves a seis tipos que son seis mujeres. Al final de la obra nos sacamos las pelucas y no lo podés creer…
-Nieva: Es un espectáculo verlos en los camarines maquillándose antes de empezar la obra. Nos divertimos como locos.

Nieva, Rosas y un milagro de película

En la entrevista que le realizó este periódico en 2013, a 20 años del estreno de Gatica, el Mono, Edgardo Nieva expresó su sueño de protagonizar una película sobre Juan Manuel de Rosas. Consultado sobre este tema, el actor cuenta que el proyecto, si bien aún no se cristalizó, le “salvó la vida”. Para interpretar al caudillo bonaerense, este actor de 65 años empezó a practicar cabalgata en San Antonio de Areco. En marzo de 2015, luego de una extenuante jornada de galope, orinó una gota de sangre y al consultar con su médico le descubrieron un tumor cancerígeno en el riñón izquierdo, que estaba encapsulado. Milagrosamente, a los pocos días le extirparon el órgano y, lejos de recular, sus ganas de materializar el film se potenciaron.
“No es fácil la financiación, pero estoy acostumbrado a batallar”, dice Nieva, quien está gestionando una subvención del INCAA. De hecho, ya empezó a idear algunas locaciones de la película, como el Mercado Central, que conserva construcciones de la época, los descampados de General Rodríguez y Luján y las salinas de San Luis.

-Si se llega a concretar este proyecto, ¿podrá tener la misma trascendencia que Gatica?
-Es difícil, porque es una película histórica. Pero Rosas es un personaje que aún hoy genera polémica.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/03/Orquesta-150x150.jpg