El director de Maternidad del Hospital Pirovano, Carlos Gresta, y la obstetra Lidia Fain aseguran que disminuyó la cantidad de partos por el avance de los servicios de planificación. “Las mujeres realmente se están cuidando más y pueden elegir cuándo embarazarse”, destacan. Pero critican que no se enseñe educación sexual en los colegios, pese a que hay una ley vigente.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

El 12 de julio del año pasado el Hospital General de Agudos Dr. Ignacio Pirovano cumplió 120 años de vida. Ubicado en Monroe al 3500, en el barrio de Coghlan, cuenta con un importante número de especialidades médicas, como cardiología, oncología y traumatología, aunque históricamente se caracterizó por ser una referencia en materia de cirugía.
Para conocer más sobre la labor del área de Maternidad, uno de los sectores con más demanda del hospital, dialogamos con su responsable, el Dr. Carlos Gresta, y con la obstetra Lidia Fain, vecinos de Villa Urquiza y Saavedra respectivamente. A diario atienden mujeres durante y después del embarazo, realizan consultas especiales en caso de diabetes, hipertensión y otras patologías y brindan métodos de procreación responsable. “Este es un servicio muy familiar. Las mujeres están siempre acompañadas”, afirman.

-¿Estiman cuántos partos realizan por año?
-Gresta: Hubo una pequeña merma. Hace diez años teníamos 1.200 partos y en la actualidad estamos en alrededor de 1.000, de los cuales un 23 por ciento son cesáreas programadas. El año pasado registramos más de diez mil consultas externas.
-Fain: En general, el número de partos bajó en todos los hospitales porque están funcionando bien los servicios de planificación. Las mujeres realmente se están cuidando más. Entre las consejerías que tenemos acá y los consultorios de los centros de salud periféricos, las mujeres pueden elegir cuándo embarazarse.

-¿Creen que penetran en la sociedad los consejos y cuidados en materia de salud sexual?
-Gresta: Un poco, no todo lo que nos gustaría. Pero eso, especialmente, tiene que venir del colegio. A veces atendemos a chicas que no conocen su cuerpo, porque nunca se lo explicaron.
-Fain: La Ley de Educación Sexual Integral está, pero no se aplica. No todos los docentes están preparados ni se animan a dar la materia. Te chocás con un montón de trabas porque las instituciones tienen miedo y hay padres que no quieren que se enseñe. La prevención es fundamental.


-¿De qué zonas provienen las pacientes?
-Fain: Antes habían muchas más del conurbano. Ahora tenemos más población de la Ciudad, sobre todo del Barrio Mitre (Saavedra), Villa Pueyrredon y Villa Urquiza. Al haber más hospitales en provincia, muchas pacientes se atienden ahí. Se abrieron varias maternidades.
-Gresta: Venían de Tigre, José León Suárez y todo el norte o noroeste del conurbano. Hay un proyecto de integración del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), pero todavía faltan asentar un montón de aspectos para poder trabajar coordinadamente. Si en la propia Ciudad nos cuesta conseguir derivaciones entre hospitales de la red, con el Gran Buenos Aires sería más complicado. Se está trabajando en eso.

-¿Qué porcentaje de las pacientes son extranjeras? Es un tema sensible y que genera diferentes opiniones.
-Gresta: El número sigue siendo representativo, pero antes era mayor. Por ejemplo, el 25 por ciento de las pacientes inscriptas en el Plan SUMAR -que promueve el Ministerio de Salud de la Nación- proviene principalmente de Paraguay, Bolivia y Perú y en menor medida de Colombia, Uruguay y China. La edad promedio de las pacientes es de entre 20 y 30 años, aunque tenemos bastantes casos de adolescentes.

-¿Qué le aconsejarían a aquellas mujeres que están embarazadas?
-Gresta: Llevar una alimentación sana que incluya proteínas de origen animal -vaca, cerdo, pollo y pescado- y lácteos. También verduras y frutas, que contienen fibras y vitaminas naturales. Consumir los hidratos de carbono necesarios para tener energía, pero tratar de evitar las preparaciones fritas. Llevar un buen hábito de sueño, realizar idealmente un control mensual y a partir del séptimo mes reforzarlo cada 15 días. Además hacer alguna actividad física, como por ejemplo caminar. Y obviamente no consumir tabaco, alcohol ni drogas. Cuando empecé a trabajar en el hospital no había casos de embarazadas que consumieran drogas. Es un tema preocupante porque es difícil de manejar.
-Fain: Lo que se está viendo últimamente es que muchas mujeres vienen sin control, por problemáticas por fuera de lo que tiene que ver con la salud. Atendemos a mujeres que viven en la calle y con problemas de adicción. En general se internan solamente para el parto; el seguimiento no es fácil.

-¿Les ha pasado de atender a embarazadas que sufrieron episodios de violencia de género?
-Fain: Sí, muchas veces. Y por eso trabajamos mucho con el servicio social. También es muy importante la tarea del equipo de violencia sexual.
-Gresta: En esos casos se sigue un procedimiento que ya está estandarizado y funciona aceitadamente.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/05/Hospital-Pirovano-1-150x150.jpg