Ubicado en el límite de Villa Urquiza con Saavedra, nació durante la hiperinflación alfonsinista y hoy es uno de los pocos almacenes que sobrevive en la zona. Se caracteriza por sus productos frescos y de primera calidad, además de la atención amable de su dueño, quien sorteará un televisor entre sus clientes para celebrar el aniversario.

1988 era un año poco favorable para emprender un negocio en la Argentina. Los inicios de la hiperinflación, además de los levantamientos militares y la crispación social, caracterizaban a un país imprevisible política y económicamente. A pesar de ese contexto adverso, un veinteañero Sergio González decidió abandonar su oficio de mecánico para abrir, el 1 de mayo, un almacén en Crisólogo Larralde 5702, a pocas cuadras de la casa en la que se había criado.
Lo bautizó Autoservicio Ricky, para homenajear a un amigo que había fallecido un año antes. En su nueva aventura lo acompañó otro amigo pero, por diferencias, a los pocos meses se fue y quedó él sólo al frente del local. “Como en todo comienzo, los primeros años fueron terribles. Aparte yo empecé menos diez, con casi todo prestado. Me acuerdo que las estanterías eran finitas”, evoca Sergio, hoy ya casado y con tres hijos.
La clave para afianzarse fue trabajar sin parar, haciendo honor a la fecha de fundación del local. “Estar detrás del mostrador es cansador, pero por eso funciona: yo no freno nunca -jura-. Además hay que ser honesto, limpio, tener buena onda y ofrecer productos frescos y de primera calidad”. En su extensa jornada, que arranca bien temprano, se toma un descanso entre las 13.30 y las 17, cuando en la Siberia urquicense no vuela ni una mosca, y luego retoma el trabajo en el turno noche. Con tantas horas en el almacén, el trato cercano con los vecinos se tornó inevitable.
“Conozco a todas las personas que vienen a comprar porque, sacando a alguno que está de paso, todos viven por acá. Atiendo a vecinos que conocí de chiquitos y hoy ya tienen hijos. Incluso he ido a veranear con una clienta y otro me invitó a cenar a su casa. Con algunos también nos ponemos a tomar mate”.
Para celebrar el aniversario, Sergio sorteará un televisor entre los clientes que realicen una compra de 200 pesos en adelante. El ganador se conocerá el 31 de mayo. “Es una forma de agradecerles la fidelidad de todos estos años. Gracias al almacén crié a mi familia, me compré una casa y vivo dignamente”, concluye.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/05/Autoservicio-Ricky-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.