Vecino de Villa Urquiza, fue miembro de la Junta Comunal 12 y ahora se postula como candidato a legislador porteño. Integra la lista de Izquierda Popular, que irá a una interna con Unidad Popular en las PASO de agosto. Caracterizado por su militancia y lucha social, lamenta que la política haya caído en el descrédito porque “siempre ganan los mismos”. Sus dos prioridades: combatir las inundaciones y la inseguridad.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

El próximo 13 de agosto se llevarán a cabo las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, más conocidas como PASO. Sin embargo, la paradoja es que son pocos los partidos políticos que harán uso efectivo de este instrumento electoral. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, solamente dos coaliciones irán a internas para definir a los candidatos que competirán en octubre por una banca en la Cámara de Diputados de la Nación y la Legislatura porteña.
El primer caso es Unidad Porteña, que presentará como aspirantes a diputados nacionales a Daniel Filmus (Unidad Ciudadana), Itaí Hagman (Ahora Buenos Aires) y Guillermo Moreno (Peronismo por el Bien Común). El segundo, Convocatoria Abierta por Buenos Aires, enfrentará a Claudio Lozano (Unidad Popular) y Rafael Klejzer (Izquierda Popular, herramienta política de Movimiento Popular La Dignidad).
En la lista de candidatos a legisladores porteños que irán en la boleta de Klejzer hay un viejo conocido de la Comuna 12: Basilio Sioutis. Vecino de toda la vida de Villa Urquiza, el Griego es un militante de izquierda que fue integrante de la Junta Comunal entre 2011 y 2015 representando a Proyecto Sur. Además es recordado por su lucha en la recuperación del Cine Teatro 25 de Mayo y la promoción de los espacios públicos de la zona, como la Plaza Jorge Casal y la canchita de básquet de Valdenegro y Jaramillo. Ahora peleará por un lugar en la Legislatura porteña, donde el Gobierno de la Ciudad tiene cómoda mayoría.
“Irrumpimos desde lo social en la política porque no nos sentimos representados. Creemos que entre el trotskismo y el kirchnerismo hay un espacio y lo vamos a pelear nosotros. Si superamos las PASO, se nos abre un camino”, asegura Sioutis, dirigente del Movimiento Popular La Dignidad. Se trata de una organización social que colabora en villas, comedores y cooperativas de trabajo, brinda Bachillerato popular a los jóvenes y lucha contra las adicciones. “Cuando vuelvo de una villa no puedo dormir. Lo que vemos en los barrios carenciados no se puede traducir en palabras. Es el abandono absoluto. No soporto que un chico no tenga alimentación”, confiesa.
Además de vencer a los candidatos de Unidad Popular, el desafío que tiene por delante Izquierda Popular es cosechar un piso de 30 mil votos, requisito para poder presentarse en las generales de octubre. “Le tengo miedo a las PASO porque la gente no las entiende -admite quien fuera el creador del periódico urquicense Lo que faltaba-. Hay un desapego de la política muy grande y preocupante. Todos insultan pero no se involucran, por eso siempre ganan los mismos que están desde hace 20 años. Hay una crisis de representación que es preocupante. No puede ser que haya tanto descrédito en la política”.
Consciente de que corren con desventaja respecto a otros sellos electorales, “nosotros tenemos que proponer y abrir el juego a los vecinos participativos”, enfatiza Sioutis. Plantea crear un nuevo código urbanístico y de edificación “que respete la identidad de los barrios, cuide los espacios verdes y priorice la vivienda y no la especulación inmobiliaria”. También reclama un mayor presupuesto para escuelas y hospitales públicos y hace hincapié en solucionar dos de los principales problemas de la Comuna 12: las inundaciones, a través de un Plan de Contingencia, y la inseguridad.
“En la Legislatura vamos a defender a los sectores más desposeídos. Las tarifas que pagan nuestros vecinos son imposibles. Hay muchos clubes de barrio que están por cerrar y otros comercios que están en la lona por la baja de consumo”, se alarma. De la actual gestión porteña critica la privatización de los espacios públicos, el endeudamiento externo, el abandono del subte en detrimento del Metrobus y la inexistencia de la estructura de las comunas.

-La misma pregunta de siempre: ¿por qué la izquierda va dividida en las elecciones?
-En mis cuatro años como comunero siempre traté de unir a parte del kirchernismo con la izquierda, pero fue imposible. Cada uno mira su ombligo. Y los trotskistas hacen todo lo posible para que los peronistas no los quieran.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/08/Basilio-Sioutis-2-150x150.jpg