La familia ha representado históricamente un ámbito privilegiado para el desarrollo de sus miembros. Es por ello que hoy en día cuesta pensar argumentos en contra de su importancia para el desarrollo afectivo y social de las personas, la identidad y la integración cultural. Las familias tienen un rol fundamental en los cuidados de la salud de sus miembros. En ella se resuelven la mayoría de las situaciones de salud y enfermedad, aunque a veces creamos que esto sólo ocurre en los hospitales.
Por ejemplo, cuando pensamos en la alimentación, es en las familias donde incorporamos, entre otras pautas culturales, los hábitos alimentarios. Ahí aprendemos la importancia del desayuno, de lavarnos las manos para comer, qué cosas comer en qué momentos del día o de tener una dieta equilibrada en frutas, vegetales y carnes. Lo mismo sucede con cuestiones como la higiene, el descanso o el ejercicio físico. Es por esto que decimos que la familia es fundamental para la promoción de la salud.
Ahora bien, cuando hablamos de familia, ¿a qué nos referimos? Hasta hace poco, la familia se limitaba a un modelo que se pensaba como único y natural. Compuesta por un padre, una madre y los hijos. Sin embargo, en los últimos años hemos visto nacer nuevas formas familiares: familias mono-parentales (compuestas sólo por una madre o padre e hijos), familias ensambladas (compuestas por una pareja que tiene hijos de otros matrimonios), familias no-nucleares (es decir, que los vínculos que las unen no son de parentesco) y familia homo-parentales (es decir, familias con padres o madres del mismo sexo). Podemos decir entonces que ya no hablamos de “la familia” sino de familias en plural, reconociendo la gran diversidad que existe de formas en que las personas nos vinculamos en un hogar.
A pesar de esta diversidad, lo importante a destacar es que las familias comprenden un ámbito de intimidad, confianza, solidaridad y contención donde encontramos protección y aprendemos comportamientos que condicionan nuestra salud.

Día del Niño en el CeSAC N° 12
Como todos los años, desde el Centro de Salud queremos invitarlos a festejar con nosotros el Día del Niño. Habrán actividades varias, artistas y juegos. Creemos que éste es también un modo de promover la salud, generando espacios para compartir con vecinos y vecinas del barrio. La salud no se reduce a no estar enfermos, al contrario: ¡nos sentimos mucho mejor jugando, riendo, encontrándonos!  El festejo será el sábado 26 de agosto, de 14 a 17, en el CeSAC N° 12.

Residencia Interdisciplinaria
de Educación y Promoción de la Salud (RIEPS)
riepspirovano@gmail.com
Facebook: Rieps Pirovano
CeSAC N° 12 Olazábal 3960

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/08/salud_familia-150x150.jpg