Los Centros de Salud solemos hablar de una “Salud Integral”. Empleamos esta palabra no sólo porque las normativas que rigen al Sistema de Salud (como la Ley Básica de Salud de CABA, N° 153/99) refieran a ella, sino también porque entendemos que la salud es algo más que la ausencia de enfermedad.
Alrededor nuestro suceden muchas cosas. Podríamos contar historias que tienen lugar entre nosotros. Imaginemos una película de la que somos protagonistas. Un narrador va contando las cosas que nos pasan, las preocupaciones que tenemos, pero también las cosas que hacemos, las personas con las que nos relacionamos, familiar o laboralmente, en el gimnasio o en el parque al que salimos a pasear al perro.
Nuestros amigos nos llaman por teléfono y quedamos en salir el jueves, ¡que el fin de semana queda lejos! El barrio es colorido y la gente al pasar nos saluda. ¡Nos sentimos tan bien al ser reconocidos! En la familia, a veces, no todo sucede como quisiéramos. Nos cuesta llegar a fin de mes, el sueldo nos queda corto y está siendo difícil pagar la cuota del club al que vamos a hacer ejercicio. Si dejamos de ir al club, además de dejar de ver a muchas personas con las que pasamos un buen rato, vamos a ver deteriorada nuestra salud. Si la inflación no baja, ¡además vamos a tener que dejar de comprar las verduras orgánicas que nos gustan!
En la película reseñada hay de fondo unas condiciones de vida, unos vínculos, una cierta cultura, un empleo y un estatus socioeconómico, un cierto cuidado del cuerpo… Las películas pueden ser muy distintas según la persona, podríamos contar una historia muy diferente según de quién se trate. ¡No se puede generalizar! A las condiciones que detallábamos más arriba, podríamos agregarle si es varón o mujer, el grupo etario al que pertenece, si hace ejercicio, cómo se alimenta, si tiene cobertura médica y cuál, en qué barrio vive, si cuenta con una familia que pueda apoyarlo en sus proyectos, si tiene otros vínculos, si ha realizado estudios… ¡Cada uno hace su película! Pero, eso sí, el escenario nos toca; podemos elegir algunas cosas ¡pero no todas!
¿Y qué tiene que ver esto con la salud integral? Bueno, todo contribuye a darle forma a la salud y a la enfermedad, a los modos en que vivimos, enfermamos y nos cuidamos. También los gobiernos, las políticas públicas o los precios en el mercado. Los Centros de Salud son un actor más de esta película, cualquiera sea el protagonista, ¡pero un actor destacado! Todos y todas, cualquiera sea nuestra condición social, económica o cultural, tenemos derecho a la salud. Los gobiernos garantizan el acceso al sistema de salud, la atención en sus diferentes niveles de complejidad. Sin embargo, la salud es más que las prestaciones médicas. Para pensar en lo que produce salud, tendríamos que considerar todo lo descripto más arriba: ¡a eso nos referimos con “salud integral”!
Es por eso que en el CeSAC N° 12 podés acceder a atención médica y encontrar talleres comunitarios que buscan construir salud. ¡Acercate a consultar!

Residencia Interdisciplinaria
de Educación y Promoción de la Salud (RIEPS)
riepspirovano@gmail.com
Facebook: Rieps Pirovano
CeSAC N° 12 Olazábal 3960

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/06/sano-150x150.jpg