Nota publicada en la edición Nº 113 de El Barrio, agosto de 2008.

El Observatorio Central de Buenos Aires (OCBA), que funciona en la Avenida de los Constituyentes 3454, es la cuarta estación meteorológica más importante de la Argentina. Creado el 26 de julio de 1906, realiza toda clase de mediciones atmosféricas para que el Servicio Meteorológico Nacional informe sobre el clima de nuestro país.

Estamos en la Avenida de los Constituyentes 3454, donde se encuentra el Observatorio Central de Buenos Aires (OCBA). Es un predio extenso, arbolado, con jardines muy cuidados y a simple vista se pueden ver una serie de aparatos extraños. Claro, allí funciona la cuarta estación meteorológica más importante del país. Depende del Servicio Meteorológico Nacional y por su excelente tecnología forma parte del Banco Mundial de Datos Climáticos.
Existen algunas controversias sobre su ubicación. El barrio de Agronomía reclama su pertenencia, ya que el predio funciona dentro de las hectáreas que ocupa la Facultad de Agronomía y Veterinaria. Otros dicen que la estación se encuentra en el límite con Villa Ortúzar. Cabe formular una digresión con respecto a la ubicación del OCBA: según los límites que estableció la Ley 2.329, sancionada el 10 de mayo de 2007, el instituto estaría dentro del barrio de Agronomía, pero anteriormente a estas divisiones se encontraba en Villa Ortúzar.
Las Juntas Históricas de Agronomía, Parque Chas y Villa Ortúzar reclaman para sí la pertenencia del OCBA. Curiosamente, y complicando la situación, cuando se solicitó su construcción se hizo referencia a que el lugar indicado sería en las inmediaciones de Chacarita. Lo cierto es que desde su instalación, el 26 de julio de 1906, se lo conoce como Observatorio Central de Villa Ortúzar. En mi caso particular, recuerdo con precisión que cuando las emisoras de radio informaban sobre el clima de Buenos Aires el boletín finalizaba con la frase “datos suministrados por el Observatorio Central de Villa Ortúzar”. Y así quedó hasta el día de hoy.

Antecedentes lejanos
Durante su presidencia, Domingo Faustino Sarmiento requirió los servicios del Dr. Benjamín Athorp Gould, quien fundó la Oficina Meteorológica Argentina -antecesora del actual Servicio Meteorológico Nacional- y se desempeñó al frente de aquella entre los años 1872 y 1885. Nuestro país tuvo algunos antecesores ilustres en la materia, como Antonio F. Cevallos, que efectuó en 1801 observaciones climáticas publicadas por el Telégrafo Mercantil, primer periódico aparecido en Buenos Aires. En 1805 el Dr. Pedro A. Cerviño y Félix de Azara, integrantes de la Comisión Luso-Española enviada a estas tierras para fijar los límites de las posesiones coloniales, hicieron en el país investigaciones de índole meteorológica.
Manuel Moreno, ministro Plenipotenciario de la Argentina en Inglaterra y escritor, estudió el clima en Buenos Aires entre los años 1821 y 1823. Otros de los pioneros en la materia fueron Octaviano Mossotti entre los años 1831 y 1835 y el agrimensor Manuel Eguía, que realizó varias observaciones entre los años 1856 y 1875. Durante este largo período de actividades, el Observatorio fue avanzando con la adquisición de elementos propios de su función. El 26 de julio de 1906 finalmente comenzaron las tareas meteorológicas en el Observatorio de Villa Ortúzar. O, mejor dicho, en el Observatorio Central Buenos Aires ubicado, como dijimos, en el barrio de Villa Ortúzar.
A partir de la puesta en funciones del instituto, en el edificio construido para tal fin se comenzó a trabajar con la instalación de los primeros sismógrafos de la Capital Federal. Cabe destacar que en el resto del país se encontraban operando seis estaciones sismológicas bajo jurisdicción de la Oficina Meteorológica Argentina (OMA). En 1940 entró en funciones la estación telefónica de recepción de los mensajes meteorológicos. Estos se originaban en veintidós estaciones que componían la red radioeléctrica de la Dirección de Meteorología y se recibían, asimismo, mensajes provenientes de países vecinos. Tres años después, a la estación sismológica del Observatorio se le asignó el carácter de estación de primera categoría.
En los años subsiguientes, el Observatorio fue ampliando sus tareas comenzando por la realización de las observaciones geomagnéticas. Poco después -estamos en 1946- comenzaron las mediciones del campo de electricidad atmosférica y dos años más tarde se iniciaron las mediciones del contenido del polvo atmosférico en la Ciudad de Buenos Aires. A estas actividades le siguieron, en los años que van desde 1951 hasta 1998, diversas funciones que fueron acrecentando la importancia del Observatorio, tales como la tareas de observación de la radiación solar, las mediciones gravimétricas, lanzamientos de radio sondas, física de las nubes y medición del ozono atmosférico total con el espectrómetro Dobson, las primeras realizadas en América del Sur. En 1978 comenzó su actividad la primera Estación Receptora de Información Satelital del Sistema Automático de Transmisión de Imágenes (APT). Le siguió la Estación Receptora de Información Satelital en Alta Resolución (HRPT) y en 1998 se agregó el Laboratorio de Calibración para medición de la radiación solar UV-B.
En el edifico del OCBA pudimos observar, en el piso superior, una sala donde se encuentra instalado un sorprendente museo que reúne mapas, instrumentos y artefactos que han sido utilizados en los primeros tiempos de la Oficina Meteorológica Argentina, de inestimable valor para conocer el desenvolvimiento del estudio climático de la Ciudad de Buenos Aires y que se va acrecentando y manteniendo con la ímproba tarea del personal del instituto.
Estimamos conveniente hacer un poco de historia con respecto a la ubicación del OCBA. En el momento de su inauguración, acaecida en julio de 1906, no había una calle y Nº para acceder a la entrada principal: se debía atravesar el predio del por entonces Instituto Superior de Agronomía Veterinaria y Criadero de Árboles. Actualmente, frente a esa antigua entrada pasa una calle interna de la ahora Facultad de Agronomía llamada “De las Tipas”. En realidad no se sabe con certeza cuándo se habilitó el ingreso por Av. de los Constituyentes 3454, aunque se cree que debió ser alrededor de los años 50 o 60. Asimismo, la última remodelación del edificio donde funciona el OCBA data del 20 de diciembre de 1973.

Eduardo Criscuolo

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/Observatorio-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.