Nota publicada en la edición Nº 102 de El Barrio, septiembre de 2007.

En septiembre se destacan unas cuantas efemérides, tales como el Día del Maestro (11), el Día del Bibliotecario (13), el Día Mundial de la Paz (tercer martes del mes), el Día del Estudiante y el Día del Porteño (21), el Día de las Bibliotecas Populares (23) y el Día del Barrio Parque Chas (29). Esta última conmemoración tiene en cuenta que en esa fecha de 1925 el entonces Concejo Deliberante aprobó los planos de la urbanización de los ingenieros Frehener y Guerrico, combinación de un amanzanamiento ortogonal tradicional con uno radiocéntrico. Cabe destacar que hubo otro trazado anterior y parecido de Julio Dormal.
En coincidencia con el Día del Maestro nuestro periódico quiere rendir homenaje a esos hombres y mujeres que ponen todos sus esfuerzos en difundir la educación que, según Domingo Faustino Sarmiento, es el alma de los pueblos y la más eficaz herramienta para lograr el progreso de un país. Al tener presente que el 29 de septiembre es el Día del Barrio Parque Chas, según lo dispone la Ley 1.969/06 dictada por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, nos referiremos a la primera escuela fundada en el barrio en 1933 sobre una manzana donada por el Dr. Vicente Chas al entonces Consejo Nacional de Educación. La sede de la escuela (la Nº 27 del Distrito Escolar 15) está ubicada en la calle Andonaegui 1532 y se llama “Petronila Rodríguez”, nombre que también lleva la Asociación Cooperadora fundada en junio de 1954.
El 5 de julio de 1964 la Cooperadora donó a la escuela la bandera de ceremonias, que el 13 de noviembre de 1972 se izó por primera vez en el mástil que se halla frente al establecimiento escolar. La escuela dispone de una biblioteca, fundada en 1988 bajo la advocación de José Manuel Estrada. Desde el 1 de junio de 1962 cuenta con dos secciones de Jardín de Infantes en ambos turnos. Posteriormente, en 1970 se transfirió uno de los cargos del Jardín de Infantes a la Escuela Nº 23 del Distrito Escolar 14. Cabe destacar que el colegio ahora posee dos salas de nivel inicial, una en el turno matutino de carácter preescolar y otra en el turno de la tarde como sala de cuatro años. El establecimiento pasó en 1969 a Jornada Completa y desde 1978 se encuentra bajo la órbita de la ex Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Finalmente, en 1992 pasó a integrar el grupo de Escuelas Piloto que pusieron en funcionamiento el Plan de Reformulación de las Jornadas Completas.

Te pasaste, Petronila…
Petronila Rodríguez era hija de una familia acaudalada que contaba con numerosas propiedades en la ciudad de Buenos Aires, entre ellas uno de los baldíos más grandes existentes hasta fines del siglo XIX. Estaba ubicado en la calle De las Garantías (actual Rodríguez Peña), entre Charcas y Paraguay, en el predio donde se halla el Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación y Cultura. Cuando falleció Petronila sus deseos no fueron respetados, ya que había dejado testamento indicando que en ese predio debía construirse una iglesia, un convento para las hermanas de la Orden de las Siervas de Jesús Sacramento, un asilo para huérfanos y una escuela con capacidad para 700 niñas. Además Petronila había dejado un legado de cien mil pesos que, juntamente con el enorme predio, quedó bajo la tutela de su albacea, su prima Juana Bosh.
En el momento en que falleció la donante se celebraba en Buenos Aires el Primer Congreso Pedagógico, de cuyas ponencias surgió la base de la Ley 1.420 de Educación Común, que creó el Consejo Nacional de Educación. Juana Bosh hizo entonces cesión al flamante organismo del enorme predio donado por Petronila Rodríguez y, por ende, de la suma de dinero comentada. El presidente del Consejo, Benjamín Zorrilla, agradeció el legado y finalmente se levantó la escuela, que pasó a ser el primer edifico escolar de la ciudad y un verdadero monumento arquitectónico. Contaba con museo, biblioteca, salones para exámenes, un anfiteatro y se habilitó en 1888 como Escuela Petronila Rodríguez.
Poco tiempo después fue ocupado transitoriamente por los tribunales de Justicia Civil, que más tarde pasaron al edificio del Cabildo y luego al que actualmente ocupa. En esta ocasión, la escuela pasó a funcionar en un edificio en las calles Junín y Vicente López, siempre con el mismo nombre. Posteriormente volvió a desarrollar sus actividades en su sede original, pero en 1903 desapareció y el edificio fue ocupado por el Consejo Nacional de Educación. Recién en 1933 reapareció el nombre de Petronila Rodríguez en la primera escuela de Parque Chas, como hemos comentado precedentemente.
Este barrio, ahora el Nº 48 de la Ciudad de Buenos Aires, tiene ya 82 años de existencia y pocos paralelos en la urbe porteña; tal vez el Barrio Parque Saavedra y el Barrio River. Un barrio circular y concéntrico, cuyas primeras tierras fueron rematadas por Gerónimo Grosso, un prestigioso agente inmobiliario nacido en Génova en 1877 y que falleció en Buenos Aires en 1956. Poseía el título de Martillero Público y fundó la Oficina de Tierras “G. G. Grosso”. En sus comienzos vendió tierras en Villa Gavarone (actualmente Banfield, provincia de Buenos Aires) y hace 80 años inició el loteo más importante de la firma al subastar -por encargo de Vicente Chas- las parcelas que contribuyeron a la formación urbana de Parque Chas.
Como dato curioso, transcribimos un fragmento perteneciente a un folleto de venta de la firma G. G. Grosso de 1930: “Gracias al subterráneo Lacroze, los que hayan comprado en el barrio Parque Chas estarán en diez y ocho minutos de las Avenida Leandro N. Alem y Corrientes y vivirán sobre la tierra de más inmediato porvenir entre todas las que existen en venta actualmente en Capital”.
Sin comentarios. Sólo agregaremos que en 1930 se inauguró la que hoy es la Línea B y se empezaba a decir que en breve el subte llegaría hasta Villa Urquiza, promesa que todavía no se cumplió. Los ingenieros Frehener y Guerrico jamás pudieron sospechar que el barrio nacido de sus planos alcanzaría a contar con interminables leyendas que aparecieron y siguen apareciendo en artículos e historietas y rondarían permanentemente el murmullo de la ciudad.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/08/Petronila-1-150x150.jpg