Sr. Director:
Un 29 de junio pero de 1946, día de San Pedro y San Pablo, en ese entonces feriado, vine con mi familia a vivir, desde la calle Corrientes 3117, en el barrio del Mercado de Abasto, a nuestra casita de la calle Estocolmo, frente a la Plaza Jamaica, en Parque Chas.
Estábamos dando el gran paso: de inquilinos a propietarios. En aquel tiempo, las calles que rodeaban la plaza eran de tierra, con zanjas de pasto a sus costados. Yo, de entonces once años recién cumplidos, creía que estaba en la provincia, no en la capital.
Había todavía muchos terrenos baldíos y las casas tenían veredas de sólo un metro de ancho: lo demás era de pasto. Teníamos vecinos de muchas nacionalidades e idiomas: españoles, italianos, búlgaros, belgas, suizos, ucranianos y yugoslavos. Las familias de argentinos eran minoría.
Hoy, por el trascurso del tiempo, ya no queda ninguno de esos inmigrantes trabajadores y decentes que conocì en mi niñez. El barrio ha mejorado mucho, para su bien, y lo único que hemos perdido es la seguridad que teníamos de dejar la puerta de calle sin llave desde la mañana hasta que llegaba la noche, sin que nos pasara nada malo.
Es un grato recuerdo que quiero compartir con usted y sus lectores.

Juan José Gómez
gomezlamasjuan@yahoo.com.ar

N. del D.: Le agradecemos esta pintura de la vida barrial de hace 70 años. Sería saludable recuperar un poco de ese sosiego.

Sr. Director:
Hace cinco años soy vecina de Villa Urquiza. Vivo con mi marido y mis dos hijos en un edificio ubicado en Álvarez Thomas entre Mendoza y Olazábal. En la misma cuadra de mi edificio está la estación de servicio YPF. No sé por qué motivo siempre hay fila de autos sobre Álvarez Thomas, para cargar nafta. Tampoco por qué todos los dias y a toda hora hay autos mal estacionados en ambos lados de la avenida. Es decir, ya hay dos carriles menos para circular.
El problema es que los autos que hacen fila para cargar nafta no respetan las entradas a las cocheras de los edificios de la cuadra. Cada vez que que intento salir o entrar de mi casa con el auto me resulta imposible por quienes hacen la fila para ingresar a la estación. Ahí comienzan las bocinas y muchas veces peleas. A varios vecinos los han chocado queriendo entrar o salir. ¿Cómo es posible? ¿Dónde esta la policía para multar a los autos mal estacionados a cualquier hora del día de ambas manos de Álvarez Thomas? ¿Por qué no puedo entrar y salir libremente de mi cochera? ¿Por qué los empleados de la YPF indican hacer fila sobre la avenida?

Mercedes Fortuny
mer_fortuny@hotmail.com

N. del D.: Coincidimos en que la avenida Álvarez Thomas se ha convertido en un caos entre Mendoza y Roosevelt. Y la cantidad de vehículos ha colapsado la ciudad, por lo que no hay lugares donde dejarlos sin cometer una infracción.

Sr. Director:
El otro día recibí el último número del periódico. Así fue como me enteré de la muerte de Roberto Castun. En verdad, me dio una gran tristeza. No puedo presumir de que hayamos sido íntimos amigos, pero a lo largo de muchos años mantuvimos una relación cordial. Por cierto, abarcaba todas las tonalidades del humor, incluidas las más oscuras que, como bien dice la nota, Roberto manejaba con destreza.
Voy a extrañar, entonces, sus abruptos y divertidos llamados telefónicos del último par de años.

Jorge Goldenberg
jorgegoldenberg@gmail.com

N. del D.: Gracias Jorge. Me consta que él te consideraba un gran amigo, al que cuando necesitaba acudir siempre podía encontrar. Considerando la complejidad de su cuadro de salud, tu contención ha sido invalorable. Un abrazo.

Escríbanos por carta a Av. Alvarez Thomas 3035 2º C, por fax al teléfono 4543-5728 o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg