Escríbanos por carta a Av. Alvarez Thomas 3035 2º C, por fax al teléfono 4543-5728 o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Sr. Director:
Con referencia al artículo sobre Modas Elvi, publicado el mes pasado, me permito hacerles llegar unas líneas por ser conocido directo de la familia Guriani, de ambos dueños de Modas Elvi y de haber sido vecino de la época cuando Alicia y su familia vivían en Ceretti al 3000. Les aclaro que el apellido de ella era Guriani y no Guarini, como se consigna en la nota.
A título de comentario les indico que sus hermanas también tenían negocios de similares características. Uno era (no sé si sigue actualmente) Modas Flores (de Elvira Guriani de Miró), en Rivadavia 6854. Mi hermana Emma trabajó más de 30 años en este local, al que yo visitaba asiduamente cuando era chico. Otro era Modas Alicia (al 7000 de Rivadavia) y el cuarto Modas Ester (de otra de las hermanas), éste en Av. Francisco Beiró a metros de Lope de Vega, atendido por Esther Guriani, la mayor de las hermanas, con su marido Alberto (no recuerdo su apellido).
Las hermanas Guriani eran cuatro: Esther, Elvira (su marido era Julio Miró), Alicia (casada con Carlos Peña) y Olga, casada con Eduardo Lebon. Ellas eran quienes atendían cada una un local: el único hermano varón de la familia era Lorenzo. Yo resido desde hace más de 30 años en Bariloche y leer esa noticia no sólo me hizo acordar con nostalgia de mi niñez, sino que también me dio mucha tristeza.
Soy fanático de su periódico, el que retiraba del kiosco sito en Mosconi y Artigas cuando viajaba a Buenos Aires. Ahora lo veo por Internet y me tiene actualizado sobre mi Villa Urquiza querido. Como comentario final les digo que fui alumno de “la Gorriti” entre 1944 y 1950. Abrazo grande para todos y gracias por tenerme permanentemente actualizado de lo que ocurre por allí.

Alberto Lande
albertolande@hotmail.com

Sr. Director:
Con muchísimo dolor quiero comunicarles que María Cesarea Toffe ha partido. De forma sigilosa y sin aspavientos, como pienso que Dios le concede a los grandes, el viernes 30 de junio se apagó su lucecita que, quiero creer, estará brillando en alguna estrella. Para mí fue un honor conocer a quien honró la vida en todas sus formas y por tanto tiempo. Me siento en la obligación de hacérselos saber, porque con su nota de mayo le dieron, quizá, su última gran alegría. Y desde este lugar también quiero hacer pública mi despedida y homenaje. ¡Chapeau, Mary! ¡Hasta la vista!

Alejandra Guerrisi
alewar42@gmail.com

Sr. Director:
Les escribo en relación a su nota “El año que vivimos en peligro”, publicada en el Nº 220 de julio pasado. En la crónica del bombardeo a Plaza de Mayo del 16 de junio de 1955 se afirma que nunca hubo detenidos ni nadie pagó por los muertos del atentado. Al respecto, me permito señalarles que los principales cabecillas fueron detenidos. Ellos eran el contraalmirante Aníbal Olivieri, ministro de Marina; el contraalmirante Samuel Toranzo Calderón y el vicealmirante Benjamín Gargiulo. Según consignan diversas fuentes, los mismos fueron invitados a suicidarse por miembros de las fuerzas leales que los capturaron. La propuesta fue aceptada por Gargiulo, quien se quitó la vida el día 17 de junio. Los dos jefes restantes se negaron y prefirieron ser juzgados. Toranzo Calderón, por ejemplo, fue condenado a cadena perpetua.

Ricardo Proganó
ricardo.progano15@gmail.com

N. del D.: Los pocos condenados por este atentado fueron amnistiados luego de la Revolución Libertadora. Muchos de los criminales ocuparon cargos en el nuevo gobierno. No podemos decir que se haya hecho justicia.

Sr. Director:

Lo felicito por la continuidad del periódico en estos momentos difíciles. Tiempo atrás fui anunciante. Si me permite, tengo una inquietud que me da vueltas por mi cabeza. Le aclaro: soy un apasionado del automovilismo deportivo. Nací en 1950 y tuve la suerte de vivir la mejor época del deporte automotor. Fue cuando apareció el Torino y revolucionó la categoría. Un auto que me ganó el corazón por diseño y por ser argentino. Pocas veces me perdí alguna carrera en el Autódromo Municipal. El motivo de todo esto es que tanto en Villa Urquiza, Colegiales, Villa Pueyrredon y creo que también en Núñez hubo en esa época mecánicos preparadores de motores y chasistas. Recuerdo a algunos de ellos: los hermanos Aranzana en Monroe y Washington, creo que el chasista Baufer también a pocas cuadras. En el límite entre Villa Urquiza y Villa Pueyrredon estaba Francisco Martos, chasista y preparador (tengo entendido que continúa el hijo). Tuve la suerte, sería aproximadamente 1970, de circular por Galván y Republiquetas y cruzarme con un Numa. El Numa fue un sport prototipo diseñado y construido por Carlos Ruesch. Hay más para contarle, pero mi inquietud es que sería bueno que se conozca esta parte de historia deportiva y de muchos protagonistas de la zona. Creo que hay mucho más esperando ser descubierto.

Miguel Ángel Marchetti
miangmarchetti@hotmail.com

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg