Escríbanos por carta a Av. Álvarez Thomas 3035 2º C o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Sr. Director:
En oportunidades anteriores me comuniqué con este medio debido al reclamo solicitando un semáforo para la intersección de las calles Conde y Crisólogo Larralde. En la Defensoría de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se dictó la Resolución 557/17, recomendando la colocación. Sin embargo, la Dirección General de Tránsito y Transporte no hizo nada porque ya, desde hace muchos años, en la calle Conde existe un reductor de velocidad. Sí, existe, desde la época en que era Jefe de Gobierno Fernando De la Rúa y no evitó ninguno de los accidentes que se produjeron con posterioridad. Está alejado de la esquina y los autos que circulan a mayor velocidad lo hacen por Crisólogo Larralde y no por Conde, de donde los autos avanzan por la derecha, con prioridad de paso.
Un reductor de velocidad debió colocarse en Crisólogo Larralde, que es donde circulan a mayor velocidad. En Melián y Larralde colocaron reductor de velocidad y semáforo después de un accidente. Hace pocos días, más concretamente el 8 de julio, en Mar del Plata, unos perros atacaron a una mujer y casi la matan. Un hecho similar había ocurrido en el mes de mayo. La Ordenanza 22.031 de “Tenencia Responsable de Mascotas”, vigente desde 2014, prevé ciertas conductas a adoptar a los dueños de perros potencialmente peligrosos. ¿Se cumplen? ¿Las controlan?
Si ocurrió en mayo y luego en julio es porque no se controla, pese a lo que disponga la Ordenanza. Le pudo costar la vida a una persona. En el caso del semáforo la responsabilidad es de los conductores y en el de los perros sus dueños; pero el deber de prevención en la vía pública es de la Comuna. Los perros pueden atacar a cualquier persona y los vehículos que se suben a la vereda pueden matar también a cualquier persona que circula por la vereda. ¿Qué se espera para colocar un semáforo? ¿Un accidente que le cueste la vida a una persona?

Bernardo Nespral
bn.nespral@gmail.com

Sr Director:
La Asociación Benéfica Pro Escuelas Fábricas Diferenciales (Esfadi) funcionó durante muchos años en Pedro Ignacio Rivera 4509. Hace pocos días pasé por la puerta y vi que estaba cerrada con una cadena y candado en la puerta. A su vez un cartel grande de En Venta de inmobiliaria, con el más chico de Vendido superpuesto. Intenté comunicarme con la Asociación, pero no fue posible. Tampoco pude acceder a su página web. ¿Algún vecino sabe qué sucedió con Esfadi? Muchas gracias.

Ing. Raúl Ángel Rodríguez
raulangelrodriguez@hotmail.com

Sr. Director:
He leído en el periódico la nota sobre “La final bastarda” disputada entre Vélez y Huracán (hace ya 10 años) y me pareció impecable. Confieso no haber leído su libro, pero con toda la data que compartieron -a base de investigación- me bastó para confirmar, una vez más, la corrupción que existe en el fútbol sudamericano.
Las razones extra futbolísticas se ven atravesadas por razones políticas. Sea en la mismísima AFA como en estratos más altos del poder. Ustedes, ambos, son hinchas de Huracán. Me permito decirles que yo soy hincha de un equipo “grande” al que más de una vez ayudaron los arbitrajes, lo reconozco. Soy de River. Lo que sucede es que cada vez que se perjudicó a un equipo, siempre el perjudicado fue el club al que éste pertenece. Pero en 2011 la cosa se hizo más personal.
En 2011 River tenía que levantar el promedio por las magras campañas anteriores (SimeoneCappa, entre otros de menor “chapa”). J. J. López se hizo cargo del equipo y los resultados mejoraron. No para campeonar ni mucho menos, pero sí para no llegar a la Promoción. Lo cual ya resultaba vergonzoso para River. Entre los presidentes de clubes de la AFA estaba Daniel A. Passarella. Siempre con ansias de acaudillar, tanto como jugador como dirigente. Grondona lo sabía y lo padecía. Fue la primera vez que percibí que no se deseaba perjudicar a River, sino al mismísimo Passarella.
Hubo un arbitraje escandaloso en el clásico con Boca (14/5/2011) a cargo de Loustau y en el que River perdió 2 a 0. El árbitro no cobró mínimo dos (2) penales evidentes a favor de River: Insaurralde a Funes Mori y Caruzzo a González Pirez. Resulta asombroso que no haya visto esas clarísimas faltas dentro del área. Y me llama la atención que el mismo Loustau haya podido ver (con el VAR) la punta del pie de Cavani en el partido de la Copa América Uruguay-Perú. O sea, que ha sufrido de una “miopía” en un tiempo pero pasó a curarla en estos tiempos. Cabe destacar que ese partido debió dirigirlo Baldassi, quien fue operado esa semana de apendicitis. Y que don Julio no tuvo mejor idea que elegir a Loustau; el mismo que una semana antes había dirigido a Boca (también) contra Argentinos Juniors. Lo cual está prohibido por el reglamento de AFA.
Esto motivó los insultos de Passarella en la mismísima Casa del Fútbol y el incipiente derrumbe del club (léase Passarella) empezó a tomar forma. Cabe aclarar que Loustau volvió a dirigir a River recién dos años después de que el club volviera a Primera. ¿Por qué? Y me pregunto por qué jamás volvió a dirigir a River el árbitro Sergio Pezzotta. Los repetidores de errores son personas que llegaron a dirigir encuentros de relevancia a nivel local e internacional. ¿Se los premia por esa repetición de errores? ¿Por qué?

Nora Cristina Burzilla
norariver1951@gmail.com

Sr. Director:
Los que no pudieron expresar su dolor con palabras, lloran tu triste partida. ¿A cuántos animalitos salvaste, curaste y recogiste de la calle? No lo vamos a saber nunca. Villa Urquiza te va a extrañar, con tu uniforme celeste, paseando alguno de tus protegidos desechados por sus dueños, por viejos o por enfermos. Descanse en paz Cristina Dalí, la veterinaria emblemática de Villa Urquiza. 

Luisa Mesler
luisamesler@gmail.com

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.