Sr. Director:
Quiero solidarizarme y avalar la nota del Ing. Raúl Ángel Rodríguez, que fuera publicada en la edición del mes de mayo. Yo también concurrí a la Audiencia Pública del 26 de abril, en la que se trataba el agregado a la estación Juan Manuel de Rosas, terminal de la Línea B de subte, el nombre de Villa Urquiza.
Fui en mi carácter de vecino y además con el aval de haber nacido y crecido en este hermoso barrio de la Capital Federal. Le cuento que sentí “vergüenza ajena” al ver que un grupo de alrededor de 18 personas, que se identificaron como peronistas y rosistas, nos dieron una clase magistral insultando y hablando barbaridades del Gral. Justo José de Urquiza, olvidando en todo momento a qué se había ido a esa audiencia. Me sorprendió el fanatismo de esas personas, que en ningún momento tocaron el tema por el cual fueron convocados. En sus discursos mostraron el odio al referirse al Gral. Urquiza, no interpretando que lo que nosotros queremos es poner en la terminal de subte el nombre de nuestro barrio. También me pareció rara la presencia de Pacho O’Donell y que solamente dos personas dijeran que eran vecinos del barrio.
Considero que seguir hablando de la antinomia Rosas/Urquiza o Urquiza/Rosas en el siglo 21 es de mentes enfermizas y de un fanatismo que no permite  razonar. Nosotros solamente queremos que se respete la identidad barrial por miles de motivos que son de dominio público, recordando que el nombre de Rosas no tiene nada que hacer en nuestro barrio. Sí consideramos que hubiese sido inteligente darle esa designación a la Estación Palermo de la Línea D, dado que allí pasó parte de su vida.
Esperamos que en los próximos días la Legislatura nos dé la razón y que el proyecto del legislador Hernán Rossi, impulsado por la Comisión Permanente Centenario de Villa Urquiza, sea confirmado por el resto de sus pares para que el nombre Villa Urquiza se vea en los carteles de la terminal de subte.

Ricardo Bértola
rabertola@hotmail.com

 

Sr. Director:
Al inaugurarse el túnel de Congreso y Plaza se clausuraron las barreras de Manuela Pedraza y Núñez. La primera no era tan importante, al estar habilitado el cruce de Crisólogo Larralde, pero la de Núñez sí porque su anulación corta el paso de oeste a este de una ruta muy directa hacia Cabildo o Libertador. Aparte, sobre Congreso no hay giros hacia la Izquierda. Un ejemplo: para llegar a la Estación Núñez el viaje se alarga 1.200 metros.

Carlos Bottini
caabottini@hotmail.com

 

Sr. Director:
Le escribo con la intención de solicitar que hagan un artículo sobre la ausencia de contenedores verdes, para residuos reciclables, dado que desde que aparecieron los contenedores negros nunca hubo de los otros. No los he visto ni en calles ni avenidas de la zona. En nuestro vecino barrio de Belgrano sí hay.
Creo que hay además una reglamentación para que los edificios separen la basura orgánica de la reciclable. Hoy son muy pocos quienes lo hacen, pero aunque lo hicieran todo va al contenedor negro. He visto publicidades del Gobierno de la Ciudad sobre el tema, pero parece que no son para Villa Urquiza.

Julio Marsal
lanonnavillaurquiza@gmail.com

 

Sr. Director:
Han tomado estado público las penurias que los clubes de barrio están padeciendo a raíz de las tarifas de luz, gas y agua que les están llegando en estos días. Y es nuestra zona un conjunto de barrios sembrados de pequeños clubes, de los cuales -a modo de ejemplo- mencionaré a Pinocho, Sunderland, Urquiza, Círculo Urquiza, El Trébol, Parque Chas, Saber, All Boys de Saavedra, Morán y 17 de Agosto; hay muchos más. Considero que el criterio que se aplicó de subsidiar mediante la llamada tarifa social federal a los jubilados y otros sectores pobres de la sociedad se debe usar también respecto de las personas jurídicas, pues algunas son de una riqueza enorme y otras de muy bajos ingresos.
Entre ellas están los clubes de barrio, que perciben una cuota escasa de sus socios pero el servicio que brindan a la comunidad es extraordinario: brindan clases de diversos deportes y realizan actividades culturales que alejan de los peligros que acechan a los niños y jóvenes en la calle. Les dan cobijo, protección, disciplina y educación: los forman. Y esa labor constante, que en muchos casos lleva muchas décadas y conforma la identidad barrial junto con otras instituciones, debe ser valorada y amparada por el Gobierno. En este caso, con tarifas sociales que les permitan subsistir para seguir desarrollando esa fundamental tarea.

Diego Cordero
ngibarra@arnet.com.ar

 

Escríbanos por carta a Av. Alvarez Thomas 3035 2º C, por fax al teléfono 4543-5728 o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg