Escríbanos por carta a Av. Alvarez Thomas 3035 2º C, por fax al teléfono 4543-5728 o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Sr. Director:
Soy del barrio de Villa Urquiza desde mi nacimiento, tengo 30 años. Por cuestiones de afinidad, de comodidad y familiares, trato de siempre seguir en el barrio. Hace más de dos años vivo en un edificio prácticamente nuevo, en Manuela Pedraza y Aizpurúa. Tenemos serios problemas de humedad y eléctricos, sin mencionar los planos mal hechos. Está de más decir que hemos pasado por innumerables administraciones, que se han llevado el dinero, pero no tuvimos ningún mínimo arreglo, ni siquiera terminaron de poner las baldosas de la entrada.
Siempre sufrimos cortes de luz en el edificio, no en la cuadra. Hace poco nos enteramos de que contamos con luz de obra, por eso Edenor decidió llevarse el medidor hasta que los responsables hagan las cosas bien. Está de más decir que los responsables no aparecen ni aparecerán, que viven en Miami con la tranquilidad de seguir estafando: Constructora Raiano, RCE Obras, RTG Obras… Si googlean podrán llegar a una lista de estafas y tratos jamás cumplidos.
Pasamos Navidad sin luz, año nuevo sin luz y nadie nos sabe decir cuándo tendremos luz. Las únicas respuestas tanto de la inmobiliaria como de la administración fueron “compren un alargue y túrnense entre todos para enchufar un ratito cada uno sus cosas desde el toma del pasillo”, que es lo único sector que tiene luz porque Edenor no puede dejar sin iluminación la zona de escaleras. La empresa explicó que, como el edificio tiene luz de obra, a ellos les aparece que no está apto para habilitar viviendas, entonces nosotros seríamos “ocupas”. Ocupas que pagamos alquiler y expensas.
Hago pública mi denuncia porque, como vecina del barrio, quiero que estén al tanto de las matufias que hacen algunas inmobiliarias junto a las constructoras para poder poner en alquiler/venta departamentos o un edificio entero que aún no está habilitado. Un edificio que tiene dos departamentos en planta baja que deberían ser la cámara eléctrica y no unidades funcionales.
Quiero que todos estén al tanto y abran los ojos a la hora de alquilar un departamento. Y no sean estafados como muchos de nosotros estamos siendo en este momento.

Nadia Otero
lady_nax@hotmail.com

Sr. Director
En tiempos en los que las malas noticias son moneda corriente y venden en los medios de comunicación, es grato leer también noticias que alegran y esperanzan. Sobre el comentario de la jornada musical “Estrellas en tu barrio”, me permito señalar que, además del espectáculo artístico en sí, debería haberse destacado la masiva presencia de familias de todas las edades que, en las puertas de sus casas, sacaron sus sillas y tomando mate o alguna otra bebida se deleitaron del magnífico espectáculo.
Como antiguo vecino del barrio me causó una muy grata sensación, dado que hacía mucho tiempo que no veía en mi barrio esa situación que nos remonta a lejanas épocas.

Carlos Bilbao
cbilbao2009@hotmail.com

Sr. Director:El lunes 13 de febrero me dirigí al Banco Provincia, Sucursal Villa Urquiza, a efectos de abonar ARBA. Bajo una fuerte lluvia llegué a las 11.20 en la creencia de que -dado el clima reinante- encontraría menos gente que la habitual. No fue así y al sacar número -no soy cliente- tenía 101 personas delante mío. Noté que en el sector de al lado -para clientes- había sillas vacías, ya que la gente en espera no superaba las 20/25 personas. Soy jubilado en vísperas de cumplir 80 años, pero no pude evitar que me aflorara mi vieja ocupación (me retiré de la actividad bancaria en un banco extranjero como gerente de todo el área de Atención de Clientes y Calidad de Servicio) y prontamente pude comprobar que para el sector de clientes funcionaban tres cajas, o sea un promedio de 7/8 personas por cajero. Obviamente el tiempo de espera era corto. Ahora bien, en el sector de los “no clientes” funcionaba una sola caja para 100 personas en rotación permanente.
La mayoría estábamos pagando un impuesto que sólo se puede abonar en ese banco, a pesar de que al dorso diga también Nación y Ciudad, que hace mucho dejaron de cobrarlo. Siempre mantuve la convicción de que “al cliente hay que mimarlo”: yo diría que quienes abonamos ARBA somos también clientes, pero forzosamente cautivos. Me atendieron a las 13.35, o sea dos horas y quince minutos después. Al retirarme vi 100 personas esperando en el sector “Pago de Servicios” y 20 en el sector “Clientes”.
Esto siempre se definió como una grave falla en control de gestión, sobre todo en un área como la de atención al público.

Osvaldo Gambatese
ossy.1937@gmail.com

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg