Escríbanos por carta a Av. Alvarez Thomas 3035 2º C, por fax al teléfono 4543-5728 o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Sr. Director:
Los felicito por la nota publicada en la edición de junio de 2017, dedicada a Yolanda Lucarelli y titulada “No es fácil llegar a los cien años”. Ahora que empiezo a escribirles siento que la encontré gracias a ustedes. Les haré un resumen biográfico o histórico para que se entienda el motivo de este envío. Yolanda fue íntima amiga de mi madre, que murió en 1993. Yo tengo 76 años, nací en la casa de los padres de Yolanda -Congreso 4050- mientras los míos construían en La Lucila, donde viví hasta el 69.
Yolanda solía venir a nuestra casa a quedarse parte de sus vacaciones. Toda mi infancia ella estuvo ahí. Sobre todo en el mes de marzo para el cumpleaños de mi papá, Juan Mattioni, que era el 24 de marzo: Yolanda cumplía el 25 y festejaban juntos. La última vez que la vi fue cuando mamá cumplió 80 años, después se enfermó y al año siguiente murió. En ese momento perdí el contacto con Yolanda y sus varias hermanas.
Algunos años después intenté ubicar a alguien de su familia, pero fue un intento débil. ¿Ya dije que ahora vivo en Vicente López? Por lo tanto, no leo los periódicos de Villa Urquiza. Pero, calculando que Yolanda tendría como 100 años, ayer puse su nombre en la web y ésta solita se encargó de abrirse en la nota de referencia. Y ahí estaba Yolanda, como diciendo “hace años que espero que alguno de ustedes me llame”.
Si lo considera correcto, hágame llegar -por favor- datos actuales de Yolanda. Mi deseo es verla y abrazarla.

Nélida Mattioni de Robiolio
nrobiolio@gmail.com

N. del D.: Tras facilitarle el teléfono de una sobrina de Yolanda, María Teresa Bianco, recibimos este nuevo correo de Nélida. “Charlamos mucho con Teresita y me puso al tanto de la lucidez de Yolanda hasta sus últimos momentos, en noviembre del año pasado. Revivimos memorias que ni sabíamos que todavía estaban ahí. Fue muy lindo. Agradezco muchísimo la oportunidad que me dieron”.

Sr. Director:
El domingo 4 de febrero, camino a visitar a una amiga a las 15.45 aproximadamente arriba del colectivo 71, un delincuente aprovechó mi descuido y me arrebató el celular. Celular nuevo con tan sólo tres días de uso, del que aún no pagué ni una cuota. El hecho sucedió el Díaz Colodrero y Núñez. Cuando el sujeto se bajó corriendo yo lo seguí por detrás, sin pensarlo ni siquiera prestar atención a si el colectivo estaba en movimiento o no.
Lo corrí dos cuadras y media a los gritos con todas mis fuerzas, desesperada pidiendo ayuda. Un vecino de nombre Facundo, del que no sé más que eso, cuando llegué a Av. Triunvirato me ofreció salir a buscarlo en su auto con un pitbull a bordo y acepté. Me dijo “si lo reconocés avisame que le suelto el perro”. Y a pesar de haber visto perfectamente cómo iba vestido el ladrón (remera amarilla sin mangas, con número en la espalda, gorrita y bermudas azul), no recordaba su cara.
Entonces decidí acudir a un policía que estaba apostado en la calle Pirán, quien en forma inmediata con mi descripción pasó un alerta por celular y en cinco o diez minutos -que para mí se hicieron eternos- otro patrullero lo detuvo en Capdevila y Tamborini, Villa Urquiza. Como corresponde, radiqué la denuncia en la Comisaría Nº 49 y recuperé el celular gracias a una suma de acciones, desde mi rápida reacción hasta la ayuda desinteresada de un vecino y el accionar de la Policía de la Ciudad. El ladrón se llama Julio Gastón Gorosito y tiene 26 años. Con suerte, al ser mayor, si tiene antecedentes quedará unos días preso. Y yo, más allá de haber recuperado mi celular y aún con las leyes blandas que tenemos, quiero seguir hasta el final aunque me llamen 500 veces a declarar.

Gabriela Rodríguez
DNI 23.129.279

Sr. Director:
Muy interesante y evocadora me resultó la nota “Los bondis de nuestra infancia”, del número de enero del periódico. Soy del 60 y recuerdo los colectivos de aquella época, que eran tal como describe muy bien el artículo, pero se podrían añadir otras líneas que existían y desaparecieron, como la 149 que iba de Villa Cerini a Constitución, la 156 que unía Puente Alsina con Estación Rivadavia y la 157 que iba del Cementerio de Flores a Tigre. Hubo alguna otra más, pero con estas tres queda claro que hemos perdido en nuestros barrios medios de transporte que eran importantes.
Lamento especialmente que no esté la 149 porque no hay manera de viajar de Villa Urquiza a la céntrica esquina de Rivadavia y Acoyte ni de ir desde la Estación Urquiza a Parque Sarmiento, como lamento que haya desaparecido la 187 que atravesaba Parque Chas (barrio que hoy no es recorrido por ninguna línea) y llevaba a San Martín. Coincido con la nota en que el mejor servicio lo brindan la líneas 71 y 41 y que la empresa Plaza, con las líneas 140, 133 y 114, da vergüenza. Necesitamos un mejor funcionamiento de las líneas existentes, mas también un par de líneas como las mencionadas anteriormente ya que no sólo Villa Urquiza, sino también Parque Chas y Villa Pueyrredon, tienen un escaso servicio. Por poner sólo un ejemplo: ¿cómo viaja alguien de Villa Pueyrredon a Núñez o a Flores? Sólo la extinta 156 lo permitía.
La llegada del subte a Villa Urquiza, un logro trascendental, hizo que no sea necesario que tres líneas (71 ,127 y 90) vayan por Triunvirato, pasen por Chacarita y circulen juntas por Corrientes hasta Medrano. Alcanzaría con menos; en cambio, falta conexión horizontal entre Villa Urquiza y Caballito, entre Villa Pueyrredon y Flores o Núñez, entre Saavedra y Floresta, etcétera. Es que, como se ve en la nota, los colectivos cambiaron de colores, de formas y de marcas, pero casi no cambiaron de recorrido.
Los recorridos del 108, del 114, del 127, del 133, del 71 (salvo la adición de ramales), del 90 y del 112 hace varias décadas que son los mismos. ¿No se pensó nunca que fuera necesario cambiar los recorridos porque cambiaron los barrios, las costumbres y la gente? Además del tema de las tarifas, el servicio de transporte más usado, el colectivo, precisa cambios y resulta urgente analizarlos.

Diego Cordero
ibarra.ng@gmail.com

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg