Escríbanos por carta a Av. Alvarez Thomas 3035 2º C, por fax al teléfono 4543-5728 o por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Sr. Director:
En la página 39 del periódico del mes pasado requieren información del edificio instalado en la Av. de los Constituyentes 6259, la antigua terminal de la Compañía Buenos Aires de Ómnibus. Mi padre tenía un bar en la esquina de Av. de los Constituyentes y Núñez. Hacia la Av. Gral. Paz teníamos como vecinos a la familia Bauleo, al lado la carbonería de los Tedeschi, padres e hijos, con un gran fondo donde se guardaban carros y caballos. Al lado estaba el café de los billares (hoy día hay un frigorífico), que era de los hermanos Campagno, y donde llegaron a jugar o hacer exhibiciones de billar los mundialmente famosos hermanos Navarra y Pedro Leopoldo Carrera. Al lado estaba la fábrica de escobas de los De Nardi y el gran garaje de la empresa Daneri, lugar donde paraba el ómnibus 2 que salía de allí hasta Plaza de Mayo y donde se guardaban sus coches. También los de la línea 6, que paraba a la vuelta al terminar la calle Republiquetas, hoy Crisólogo Larralde, y que hacía el recorrido desde allí hasta Av. Rivadavia y Av. La Plata.
A continuación estaba la casa de la familia Nasivera: una de sus hijas fue compañera mía en la escuela primaria. Luego la gomería de Elpidio Tortone y Narvajas. Tortone tenía un auto de carrera de pistas, marca Chevrolet 1927, con el cual corría en las categorías Fomento, en la que fue campeón durante varios años, y también competía en la categoría Fuerza Limitada; probaba los autos sobre la Av. Gral. Paz. En los años 60 fue uno más de los tantos corredores que hizo famoso al Turismo Carretera en pistas y rutas de nuestro país. Arriba del local de la gomería vivía la familia del Mayor del Ejército de apellido Schiafino.
Al lado había otra familia de apellido Fontanella, parientes de los propietarios del local que alquilaba mi padre, y en la esquina estaba la estación de servicio de Gregorio Pérez. Este señor, acompañado por Tortone, en los años 60 se dio el lujo de correr dos grandes premios de Turismo Carretera. Allí hoy funciona un gran negocio farmacéutico. Más allá estaba el bar de Doña Teresa, un lugar de parada de los que le daban al escabio tupido, pero que esta mujer sabía muy bien manejar. Llegando a Republiquetas estaba el chalet de la familia Torres y al lado, un tiempo después, empezó la heladería El Parque. Creo que al lado estaba uno de los portones de entrada, sobre Republiquetas, de la fábrica ICA, Industrias Colchoneras Argentinas. Por esos lados también vivía una familia de apellido Bence.
Enfrente estaba la Av. Gral. Paz, con una gran rotonda arbolada, y en el centro la garita de la Policía Federal. Del otro lado, hacia el inicio de la parte de la provincia, había un gran palomar. En esa época no existía el gasómetro actual.

Silvano Solagna
silvano_cuervo@yahoo.com.ar

Sr. Director:
Acerca de la fábrica de bizcochos Hogar, me acuerdo que yo conocí al alemancito -que era el hijo del dueño- y a su mamá, que era muy viejita y siempre estaba encerrada en la habitación de arriba sobre Lugones. Me daba miedo porque siempre estaba quieta con el pelo blanco atado, mirando la nada. Cuando yo era chica a veces hacían funcionar las máquinas y se veían los vidrios azules brillar. Se sentían bruscos movimientos y luego un aroma dulce y cálido. Yo tenía mucha imaginación: hacía poco había visto El joven manos de tijera y pensaba que algo así pasaba ahí adentro.

Marianela Canale
marianelacanale@outlook.com

Sr. Director:
Quiero agradecerle una vez más la publicación del cumple de mi viejito. Ustedes no se imaginan lo bien que le hace salir en sus páginas; es como una inyección de vida que lo impulsa a seguir luchando. La idea de una tapa para sus 100 años estuvo genial: sería un lindo premio para él, ya que se lo merece porque es de esos hombres de antes: patriota, honesto, derecho, de palabra. Es y será un ejemplo para sus hijos y su nieto.

Marco velardez
marco.velardez@yahoo.com.ar;

Sr. Director:
Deseo aclarar lo publicado el mes pasado por Rodolfo Lauret, acerca del cartel indicativo de la Parroquia Nuestra Señora de la Anunciación en Olazábal y Andonaegui que obstruye el semáforo. No lo colocó “un particular”, como el lector indica, sino el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Secretaria de Culto. Imagínese que me es imposible fabricar y colocar un cartel así, mucho menos lo haría si fuera una ilegalidad. El cartel está hace cuatro años y el semáforo hace cuatro meses, es decir que el mismo Gobierno de la Ciudad fue responsable de ese error.

Pbro. Diego Díaz
Cura Párroco
secretaria.anunciacion@gmail.com

Sr. Director:
Tengo el agrado de dirigirme a usted con respecto a el buzón de quejas de la última publicación. En la misma un vecino quiere saber quién colocó el cartel en Olazábal y Altolaguirre, correspondiente a la señalización de la parroquia vecina. La misma corresponde a la utilizada por el Gobierno de la Ciudad. De no ser así y el equivocado soy yo, le pido disculpas. Espero que el “ofendido” se informe y haga lo mismo.

Carlos Cicala
carloscicala@yahoo.com.ar

N. del D.: Quedó aclarado que el cartel no fue colocado por la parroquia. Resta resolver ahora su ubicación en otro lado, ya que obstruye visualmente al semáforo peatonal.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/CORREODELECTORES-1-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.