En esta fotografía aérea del Parque Saavedra, tomada en 1940, puede observarse en el centro de la imagen cómo el Arroyo Medrano atraviesa al aire libre el pulmón verde, tras cruzar las calles Ruiz Huidobro, Vilela y Besares, antes de seguir por García del Río en dirección hacia su desembocadura en el Río de la Plata.
Hubo un tiempo en que Buenos Aires incluía, como concepto de ciudad moderna, la idea de los canales a cielo abierto, que servirían como lugar de recreo. Así funcionó por años el Arroyo Medrano, en el barrio de Saavedra. En el parque homónimo se había construido un lago artificial, donde navegaban góndolas, y los chicos se bañaban en aguas trasparentes surtidas por el propio arroyo. La jerarquía del lugar llevó a los rematadores a vender los lotes utilizando al espejo de agua como atractivo urbano.
Pero con el entubamiento de la cuenca del Arroyo Medrano, el sueño de un lugar distinto se terminó. Hoy estas aguas llevan décadas encerradas, el Paseo del Lago se perdió y, en pleno siglo XXI, las inundaciones continúan siendo una amenaza para Saavedra y los barrios aledaños.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/11/Parque-Saavedra-1-150x150.jpg