Se hizo conocido como notero de “AM”, el recordado programa de Leo Montero y Vero Lozano en Telefe. Tras una década de “muchísimo laburo”, se ganó un lugar en el medio como conductor televisivo y hoy se luce en las noches de Crónica. Su pasión por Huracán y su vida vecinal en Coghlan, barrio donde vive desde hace tres años.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

Quiso el destino que la entrevista con Diego Moranzoni sea pactada para el viernes 5 de julio, justo a diez años de la recordada definición del Torneo Clausura entre Vélez y su querido Huracán, disputada en el Estadio José Amalfitani. Aquella tarde de invierno, que también pasó a la historia por la fuerte caída de granizo, el conjunto de Liniers le ganó 1 a 0 al equipo de Ángel Cappa y se coronó campeón, en medio de un polémico arbitraje de Gabriel Brazenas que al día de hoy sigue generando suspicacias.
“Estuve en la tribuna visitante esa tarde, también en el 94 cuando perdimos la final contra Independiente y en San Juan cuando ganamos la Copa Argentina 2014. Voy siempre a todos lados, aunque ahora un poco menos por el trabajo”, cuenta Moranza, mientras aprovecha para almorzar en un restaurante de Coghlan después de dejar en el jardín a su hijo Amaro. “Todavía hay algunos hinchas de Vélez que me burlan, pero ya pasó. Si no hubiéramos ganado títulos después de esa final, me hubiera molestado más. A mí ya me cicatrizó la herida, pero hay otros a los que no y los entiendo. Ahora estoy leyendo La Final bastarda, el libro que escribieron Marcelo Benini y Pedro Fermanelli sobre ese partido. Soy quemero a full”.

-Coghlan está en la otra punta de Parque Patricios. ¿Cuándo llegaste al barrio?
-Hace casi tres años. Mi viejo tiene un negocio en Belgrano y en una época vine al Buenos Aires English High School. Antes viví mucho tiempo en Villa Devoto y después en Palermo.

-¿Qué te atrapó del barrio?
-Más allá del tránsito de Monroe, me gusta la tranquilidad: los fines de semana no escuchás un ruido. Me encanta ir a caminar por Melián para el lado de Belgrano, que es hermoso, y también llevar a mi hijo a la plaza. Es un lindo barrio, aunque la inseguridad es una cuenta pendiente.

-Yendo a tu carrera, empezaste a ser popular por tu trabajo como notero en AM, el programa que conducían Leo Montero y Vero Lozano en Telefe. ¿Nos recordás tus inicios en los medios?
-Arranqué haciendo radio barrial, casualmente en Saavedra. Después empecé a trabajar en tele en el programa Doce Corazones, con Claribel Medina y Andrea Politti, primero como productor y después haciendo un personaje que se llamaba El Celestino y unía parejas. De El Trece pasé a Telefe, a Cámara en mano, con Matías Martin, y luego a AM, también como notero. Ahí estuve desde fines de 2004 hasta 2013: fue un boom. En paralelo conduje Call TV, en Canal 26, y Atlas, la otra pasión por Fox Sports, donde estuve muchos años. Mi primer gran trabajo como conductor fue en la trasnoche de C5N, los fines de semana, y desde hace cuatro años estoy al frente de Peatonal, antes por Canal 26 y ahora por Crónica TV, donde también estoy los domingos al mediodía. Además de la tele, hago radio de lunes a viernes en FM 103.1.

«Moranza» conduce en Radio Uno junto a «Caramelito» Carrizo y Augusto Pomar.

-Tus programas siempre se centraron en la franja de la noche/madrugada. ¿Fue fortuito o lo buscaste?
-Yo lo quería y por suerte se dio. Ahora estoy más cerca del primetime, porque arranco a las 23, entonces es un desafío muy competitivo. ¡Y me encanta! La noche, para mí, tiene algo especial.

Te llevó más de una década pasar de ser notero a conductor. ¿Cómo describirías ese camino recorrido?
-De muchísimo laburo, pero me encantó. Tuve la suerte de viajar por el mundo, cubrir un Mundial, Copas América y las peleas de Maravilla Matínez y Maidana. También estuve en el Carnaval de Río, conocí toda la Argentina y entrevisté a personalidades como Maradona, Messi, el Dalai Lama, Antonio Banderas y Bono de U2. La verdad es que tuve una carrera maravillosa. Como notero creo que fui muy bueno, ahora como conductor todavía estoy aprendiendo.

-¿Cómo te definirías? ¿Te sentís más cómodo en los espectáculos?
-Hice mucho tiempo ese rubro, pero no me encasillo. Hoy me siento un periodista entretenedor, con un determinado estilo y siempre tratando que la gente se divierta.

-¿Cómo ves a la TV actualmente? El “panelismo” parece haberle bajado el precio.
-La tele es un reflejo de la sociedad. Hay grieta, gritos, peleas, pero no creo que esté peor que antes. Estamos en un momento en el que predomina el panel y no lo veo mal: es parte de lo que la audiencia pide. Hay cosas que me gustan y otras que no, ¿pero cómo voy a criticar al medio que me abrió las puertas y me da de comer?

-¿Te ponés alguna meta en el futuro cercano o lejano?
-Cuando era más joven sí, pero hoy lo único que pido es disfrutar de la carrera. Cumplí todos mis objetivos como notero, estoy en el primetime del cable, conduzco en una radio histórica y puedo vivir de mi profesión. ¿Qué más puedo pedir?

-En este contexto de crisis de los medios, sin dudas sos un privilegiado.
-Ni hablar, por eso estoy viviendo con mucho dolor la situación de mis compañeros y compañeras. Este Gobierno le hizo mucho daño al laburante.

Crédito de foto de portada: Hernán Nersesian – Diario Crónica

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/07/Diego-Moranzoni-Hernán-Nersesian-Diario-Crónica-150x150.png

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.