El actor de Villa Urquiza, que conduce el ciclo gastronómico “Pantagruélico”, invitó a su colega Alejandro “Huevo” Müller a comer al tradicional bodegón de Pedro Ignacio Rivera y Bucarelli. Tras visitar la cocina para conocer sus secretos, degustaron ranas a la provenzal, pulpo a la española y agnolotis rellenos con salsa de gambas.

Hay un excelente ciclo del Canal de la Ciudad, llamado “Pantagruélico” (martes a las 20), que acompaña a Diego Pérez en su recorrida por distintos restaurantes de Buenos Aires. La consigna es sencilla: el actor y vecino de Villa Urquiza se toma un día libre dentro de la semana para disfrutar de uno de sus grandes placeres: la buena mesa. En “Pantagruélico” recorre los diferentes barrios en busca de la gastronomía típica porteña y descubre personajes pintorescos que le cuentan su historia.

Diego Pérez junto a Pablo Bruno, dueño de Cantina Bruno, y el cocinero Juan Santillán.

Cada programa se centra en la receta de una comida específica, bien característica de nuestra cultura gastronómica. Hace poco estuvo de visita en Cantina Bruno, Pedro Ignacio Rivera 5308, y su invitado fue el también actor Alejandro “Huevo” Müller. En el tradicional reducto urquicense, que en julio pasado celebró su 60º aniversario, fueron recibidos con la cordialidad acostumbrada de Pablo Bruno y familia. El cocinero Juan Santillán le contó a Diego Pérez los secretos de los platos que estaba preparando para agasajarlo: ranas toro a la provenzal, pulpo a la española y agnolotis negros rellenos de pulpo y langostino con salsa de gambas.

El programa, que sobresale en todos los rubros técnicos, destacó las bondades de la cocina de Cantina Bruno y la calidez de los dueños de casa. Durante el almuerzo, que sorprendió a los protagonistas con nuevos sabores, abundaron las entrañables anécdotas que Huevo Müller le contó a su gran amigo Diego Pérez.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/11/Cantina-2-150x150.jpg