En el marco de un certamen sobre innovación pedagógica, que organiza el Ministerio de Educación porteño, el colegio de Villa Urquiza se lució con la realización de un trabajo referido al movimiento. Los alumnos de séptimo grado recibieron una mención especial, además de una medalla y un parlante de alta generación para la institución. Hablamos con la docente que encabezó el proyecto.

Coordinados por Paula De Zettiry, maestra de matemática y ciencias naturales, los alumnos de séptimo grado de la Escuela Francisco Morazán obtuvieron una mención en el marco del concurso PIED de Innovación Pedagógica. Se trata de un certamen organizado por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires en el que participaron supervisores, directivos y docentes de las escuelas de nivel inicial y primario impactadas por el Plan Sarmiento BA. Las menciones “tienen por objetivo promover la calidad educativa mediante la integración de proyectos y experiencias innovadoras que incluyan procesos de enseñanza y aprendizaje”.

El proyecto
Con el movimiento como tema central, los chicos del Morazán analizaron de qué se trata este fenómeno y por qué se dice que es relativo, cómo es su estudio y medición, y qué es una trayectoria, entre otros aspectos. Uno de los instrumentos que utilizaron fue una máquina de Goldberg, que combina diferentes engranajes y sirve para mostrar la reacción en cadena de una pelotita. Con una cámara grabaron el recorrido y luego, gracias a un programa informático, evidenciaron cómo variaba la velocidad del objeto según la inclinación de la superficie.
“Fuimos explicando los conceptos desde la teoría y la práctica. La idea era ir más allá de los libros y los chicos se engancharon mucho”, cuenta De Zettiry, quien encabezó el proyecto con la colaboración de Mercedes Pereira, profesora de tecnología, y Mario Efron, ayudante informático. Con ellos, los alumnos armaron una serie de videos cortos en donde simularon volar como en las clásicas escenas de Superman. Otro experimento consistió en analizar la trayectoria de dos hojas de papel (una abollada y otra lisa) lanzadas al mismo tiempo desde cierta altura.

Para analizar el fenómeno del movimiento, los alumnos construyeron una máquina de Goldberg.

“Hay muchas cosas que los chicos ven, pero no saben por qué pasa. No les enseñamos toda la explicación física pero sí les dimos datos para que puedan entender más. De un experimento sencillo sacamos un montón de conclusiones”, agrega la docente. Para finalizar la actividad, los alumnos crearon un videojuego -“Efecto Mariposa”- con el fin de aplicar de manera didáctica los conocimientos adquiridos.
Además del colegio Morazán, en el nivel inicial fueron distinguidas la Escuela Nº 20, por su trabajo sobre la historia de la comida, y la Nº 13, que abordó conceptos vinculados a la astronomía. En la entrega de premios, realizada en la Escuela Manuel Dorrego, de Villa Urquiza, los chicos recibieron una medalla y un parlante de alta tecnología para dotar el equipo de sonido del colegio. También participarán de un taller sobre animación.

Nueva casa
A fines de septiembre del año pasado, el Morazán se mudó al primer Edificio Escolar Inteligente, ubicado en la intersección de Holmberg y Pedro Rivera, a sólo una cuadra de distancia de la ubicación original. Actualmente, la directora es Sandra Jaitt y su vice Dafne Georgopulos.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/09/Morazan-1-150x150.jpg