Como consecuencia del inicio de los trabajos de ensanche de la Avenida de los Constituyentes, en el tramo comprendido entre Pirán y Crisólogo Larralde, fueron eliminados todos los árboles de la arteria que divide a Villa Urquiza de Villa Pueyrredon a fin de permitir la reducción de las veredas. Los restos de troncos y ramas quedaron apilados algunos días sobre las veredas, rodeados de una cinta amarilla. Resultó paradójico el texto impreso sobre el plástico: “Plantación y cuidado del arbolado público”. En realidad todas las especies fueron taladas, a pesar de que se encontraban en perfectas condiciones.
El proyecto es una de las propuestas que resultó ganadora en el programa “BA Elige”, realizado durante el año pasado: obtuvo el voto de 417 personas. “En horarios de alto tránsito las vías se reducen a una de cada lado cuando los colectivos se detienen para el descenso/ascenso de pasajeros. Las veredas son bastante amplias y al reducirlas habría un carril exclusivo de colectivos”, fundamentó el autor de la iniciativa. Cabe aclarar que la obra estaba prevista en el presupuesto de 2008, pero nunca fue ejecutada.
El organismo licitante y contratante es el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, a cargo de Franco Moccia. Según surge del Pliego de Condiciones Particulares, el presupuesto oficial de los trabajos asciende a la suma de poco más de 17 millones de pesos, precio al 15 de julio de 2018 y posiblemente desactualizado por la devaluación que sufrió el peso en los últimos meses. El plazo de ejecución de la obra es de 90 días corridos, por lo que debería estar terminada antes de fin de año.

Así lucía la avenida previo a la decisión de quitar los árboles.

El pliego, de casi 100 páginas, incluye un extenso apartado titulado “Protección de la vegetación existente”. Allí se establece taxativamente que “se deberá conservar y proteger toda la vegetación (árboles, arbustos, plantas) contra el corte y/o la destrucción que pueda causar el personal del contratista y contra los daños que se pudiesen producir por los descuidos en las operaciones de los equipos o por la acumulación de materiales, desechos y escombros”.
Agrega el documento que “el contratista deberá restaurar y reponer a su cargo la vegetación que se haya destruido o dañado por los trabajadores de excavación, construcción de los conductos, pavimentos, etcétera”. Al parecer, en este caso se juzgó más expeditivo acabar con la vegetación del lugar antes que extraerla y trasplantarla. Sigue advirtiendo el pliego que “el contratista deberá evitar daños al arbolado existente tanto en la zona operativa como en las calles laterales”. Por si no fuera suficiente advertencia, expresa que “queda expresamente prohibido que los trabajadores efectúen actividades predatorias sobre el arbolado existente”.
Ya no quedan árboles en las últimas dos cuadras de la Avenida de los Constituyentes del lado de Capital Federal. Resta saber si este crimen ecológico permitirá que el tránsito vehicular se agilice al llegar a los accesos de la General Paz o si terminará con las demoras de los autos y colectivos que circulan por la calle Pirán.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/10/Constituyentes-despues-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.