El 4 de abril de 1999 este periódico salió por primera vez de los talleres gráficos de la Agencia Periodística Cid, en Avenida de Mayo y Perú. Si decimos que la altura exacta de esa primera imprenta -donde permanecimos casi tres años- era 666 corremos el riesgo de que los lectores sugestionables nos asocien equivocadamente con la Bestia o el Anticristo. Pero si consideramos que el año de nuestra fundación termina en 999, entonces no hay nada que temer.
Juegos matemáticos al margen, desde aquella madrugada -en la que unos poquitos bultos eran cargados en el baúl de un auto chico- hasta hoy pasaron 19 años, 229 ediciones, nueve Presidentes, cinco Jefes de Gobierno de la Ciudad y cuatro mundiales de fútbol. Como si fuera un pequeño big bang, aquella explosión original nos catapultó lejos del comienzo de aquella aventura. Los mayoría de los nacidos aquel año inaugural ya se incorporaron al mercado laboral o comenzaron sus estudios universitarios. Quizá hasta alguno se haya convertido en padre. Muchos de nuestros primeros lectores ya son abuelos y otros ya no están, tal fue la magnitud del tiempo transcurrido.
Nosotros mismos somos diferentes. Los 30 años de ayer se convirtieron casi en 50 hoy y este proyecto pasó a representar, repentinamente, el 40 por ciento de nuestras vidas personales. El Barrio fue un hijo más, el primero de todos, que exigió cuidados especiales, casi que nos obligó a sobreprotegerlo. El primer año pudo haber sido el último de su existencia. Sin embargo logró sobrevivir los primeros tres casi en terapia intensiva, en medio de la mayor crisis que uno recuerde haya vivido nuestro país. A los cuatro años, como le sucede al protagonista de la película Náufrago tras su odisea en esa isla desierta, logramos salir a navegar en aguas abiertas sin riesgo de hundirnos. Con el tiempo logramos consolidar al que inicialmente fue un periódico de 8 páginas y 3.000 ejemplares en otro con números ocho veces mayores.
Durante diez años, entre 2003 y 2012, El Barrio no paró de crecer en contenidos, clientes y lectores. Luego debió adaptarse a los vaivenes económicos de la Argentina y a los cambios de paradigmas en materia de comunicación y publicidad. Los últimos dos años han sido durísimos, producto de la mayor presión que todos los sectores de la economía han tenido por el aumento de las tarifas de los servicios públicos y la creciente inflación. La buena noticia es que nos hemos sobrepuesto a cada una de las crisis y siempre encontramos recursos para superarlas. Últimamente, además de nuestra página web y las redes sociales, hemos incorporado una guía comercial web que tiene como objetivo modernizar sin costo adicional las inversiones publicitarias y fidelizar a nuestros anunciantes, que también atraviesan dificultades.
En esta edición logramos volver a las 48 páginas tradicionales y nos halaga ocuparlas con un gran número de notas y secciones editoriales, todos contenidos inéditos de gran calidad. Ese esfuerzo lo vemos recompensado a diario con las voces de aliento de los lectores y la preocupación de los canillitas ante la forzosa postergación de nuestra salida por los feriados de Semana Santa. A ellos, y especialmente a nuestros anunciantes, les agradecemos el incondicional apoyo de estos 19 años. Ahora vamos por los 20.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/04/Editorial-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.