En las últimas semanas, el Parque Saavedra fue noticia primero en las redes sociales y luego en algunos medios nacionales. La reciente tala de árboles supuestamente en situación de riesgo y la simultánea convocatoria a una reunión para debatir su “puesta en valor” generó inquietud entre quienes utilizan con frecuencia este pulmón del barrio. La preocupación de los vecinos de la Comuna 12, que rechazaron cualquier intervención en el histórico espacio verde, fue reflejada ampliamente por el diario La Razón en su edición del lunes 30 de mayo.
“El encuentro, convocado por la Dirección de Participación Ciudadana del Gobierno porteño, terminó suspendido tras entredichos y reclamos por obras para evitar inundaciones. Es que bajo el Parque Saavedra corre el arroyo Medrano, que fue el que colapsó durante el temporal del 2 de abril de 2013, cuando cayeron 150 milímetros de agua en una hora que afectaron a 350.000 vecinos y dejaron seis muertos”, señaló el matutino perteneciente al Grupo Clarín. La crónica agrega que cuando los funcionarios comenzaron a hablar se encontraron con la resistencia de un nutrido grupo de residentes, entre ellos los de la Asamblea de Vecinos Inundados de Saavedra.
La ambigüedad de la convocatoria y de las explicaciones ofrecidas generó una tensión que culminó con la abrupta suspensión de la reunión, que finalizó sin precisiones sobre los cambios que el Gobierno de la Ciudad planea implementar en el espacio verde. “Ellos dicen que sólo van a mejorar los caminos y refaccionar los juegos, pero la sospecha más grande es que van a instalar un bar”, asegura Hugo Campos, integrante de la agrupación Vecinos por la Ecología. Sería lamentable que la tala de árboles guarde relación con una iniciativa semejante.
Por su parte Matías Debesa, integrante de la Junta Comunal 12, celebró que el oficialismo les consulte a los vecinos sobre una puesta en valor aunque sostuvo que primero hay que abordar la problemática de las inundaciones. “Muchos temen que se sume cemento al parque y así se agraven los problemas que tiene la zona para absorber naturalmente el agua de lluvia”, explicó el comunero, haciendo explícita referencia a una de las zonas más anegables de la ciudad.
Quienes disfrutamos los fines de semana del Parque Saavedra creemos que no es necesario ponerlo en valor. Los juegos infantiles parecen estar en perfectas condiciones, al igual que los senderos y la mayoría de los árboles. Consideramos que sería útil instalar varios caniles, ya que es abrumadora la cantidad de excrementos caninos que tapiza toda su extensión y lamentablemente nadie recoge. Teniendo en cuenta que las familias se echan sobre el césped y los chicos juegan al fútbol, se trata de un peligroso foco de transmisión de enfermedades que debería erradicarse.
Recordemos por último que el Parque Saavedra es uno de los más antiguos de la ciudad. Fue inaugurado dos años antes que el Parque Tres de Febrero, en Palermo. Originalmente el paisaje era muy distinto del actual, ya que además de un lago había un torreón colonial en su entrada y un molino holandés. Se trata del segundo mayor parque del barrio de Saavedra, luego del Sarmiento. Compartimos que los vecinos deseen protegerlo de cualquier proyecto que amenace su naturaleza.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/Editorial-1-150x150.jpg