Reportes recientes del mercado inmobiliario señalan que el mayor acceso a los créditos hipotecarios disparó los precios del mercado inmobiliario en la Capital Federal, donde en promedio el metro cuadrado ya alcanzó los 3.000 dólares. “Los valores son superiores en los barrios más demandados como Palermo, Belgrano y Núñez. Allí, rondan los U$S 4.000 y superan los U$S 6.600 en los barrios más top como Puerto Madero”, advierte el diario económico El Cronista en su edición del 18 de enero.
A comienzos de 2018 el matutino La Nación informó que “el precio de las propiedades usadas se elevó un 12 por ciento en dólares en 2017 por el efecto de los créditos hipotecarios que impulsaron la demanda, mientras la oferta no compartió la expansión”. Esto significa que la cantidad de inmuebles a la venta fue insuficiente para satisfacer el número de potenciales compradores. Así lo consignó Reporte Inmobiliario, medio especializado que destacó que la suba fue mayor a la inflación anual del 25 por ciento.
En febrero, el diario La Nación volvió a abordar el tema mediante una nota de Julia D’Arrisso: “La revalorización de las propiedades se da por la escasez de tierra apta para construir y los costos. Un mayor costo de construcción y un alto valor de la tierra hacen que los productos a estrenar suban sus precios, un fenómeno que también arrastra a los valores de los departamentos usados”, explicó Hernán Nucífora, director de la desarrolladora Global Investments.
Por ejemplo, las propiedades en Villa Crespo registraron una suba de 39 por ciento, en Villa Urquiza del 33, en San Telmo y Barracas del 32, en Flores y Floresta del 25 y en Núñez del 17. El artículo de D’Arrisso analiza que en Villa Urquiza, citando datos de Reporte Inmobiliario, el valor promedio por metro cuadrado de los inmuebles a estrenar ronda los US$ 2.800 y US$ 2.200 para el caso de los usados, con una incidencia de la tierra de US$ 670.
A pesar del incremento de los costos de las propiedades, en 2017 la venta de viviendas creció un 41 por ciento en relación a 2016 y se efectivizaron 63.382 escrituras de compraventa de inmuebles, según el Colegio de Escribanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Este boom en la demanda de propiedades trasladó a precios el costo de las viviendas, a la par de una oferta que busca saldar esa cantidad de requerimientos.
Más allá de lo positivo que para el mercado resultan las estadísticas, hay un dato inquietante y es que la suba experimentada por el dólar desde mediados de diciembre pasado (de $ 17,80 saltó a $ 20,50) ha golpeado a los Créditos UVA. La Unidad de Valor Adquisitivo es un sistema de indexación que permite sacar un préstamo, el cual se ajustará según el coeficiente CER (inflación) y modificará de este modo el importe a pagar mes a mes. Como para entender la dificultad del acceso a la primera vivienda luego de la devaluación del peso, citamos a  Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (CUCICBA): “En el caso de un departamento promedio de dos ambientes de unos 40 metros cuadrados, valuado en U$S 100.000, el demandante del crédito necesita hoy unos 250.000 pesos más y tiene que salir a pasar la gorra a parientes y amigos para ver si consigue esa suma”.

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/Editorial-150x150.jpg