A mediados de diciembre de 2018 una noticia había angustiado a la comunidad educativa de la Ciudad de Buenos Aires en general y a la de Villa Urquiza en particular. La Resolución Nº 4055/18, que llevaba la firma del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la ministra de Educación, Soledad Acuña, establecía el cierre de 14 escuelas comerciales y cursos en los nueve liceos y bachilleratos nocturnos porteños. En el caso del Colegio Guillermo Rawson, ubicado en Triunvirato 4992, implicaba la desaparición del plan de estudios de orientación comercial y la reducción de seis cursos del bachillerato.
El rector del tradicional establecimiento de enseñanza barrial, Miguel Ángel Antonini, fue convocado a una reunión en el Ministerio de Educación porteño junto a sus pares de las otras 13 escuelas nocturnas de la Ciudad. Todos creían que sería una reunión de fin de año, a modo de balance por la conclusión del ciclo lectivo, pero cuando llegaron se encontraron con un panorama desolador. A los actuales alumnos que estaban en esos cursos se les garantizaba la continuidad hasta recibirse, pero ya no se abrirían nuevas inscripciones de los primeros años a partir de 2019. Y para 2022 esas escuelas comerciales nocturnas dejarían de existir.
La decisión política provocó el repudio no sólo de la comunidad educativa sino de la sociedad en su conjunto. Ante la indignación de buena parte de la opinión pública, tras casi dos meses de polémica, el 30 de enero el Gobierno de la Ciudad derogó la Resolución N° 4055. En realidad, según trascendió, la iniciativa quedará un suspenso surante un año. Dentro de ese plazo las autoridades porteñas decidirán, junto a los rectores y sindicatos, el futuro de la oferta educativa para adultos. De este modo, la inscripción en los 14 comerciales nocturnos fue reabierta para el próximo ciclo lectivo y se amplió el plazo de inscripción hasta el 31 de marzo.
Según publicó Infobae al cierre de esta edición, la nueva resolución -firmada por la ministra de Educación Soledad Acuña- propone conformar una mesa “representativa de los diferentes actores” para evaluar las propuestas a implementar a partir del ciclo lectivo 2020. El objetivo es “generar una oferta más adecuada para los estudiantes del turno noche”. Los argumentos utilizados en su momento para cerrar los cursos fueron su baja matrícula y que se encontraban “desactualizados”. Pero en lugar de proponer una modernización de los contenidos curriculares se tomó la decisión drástica de ponerles a los 14 colegios, para dentro de cuatro años, una fecha de defunción.
Finalmente, tras la mediación convocada por el Defensor del Pueblo de la Ciudad,  Alejandro Amor, entre el Ministerio de Educación y los gremios docentes, Rodríguez Larreta resolvió dar marcha atrás y de esa manera los 14 colegios nocturnos volverán a funcionar con normalidad. Recordamos que al Rawson concurren alumnos de más de 16 años, no sólo del barrio sino también del conurbano bonaerense. Algunos son de alta vulnerabilidad y tienen problemas judiciales o están en recuperación por adicciones. Además asisten embarazadas y alumnas madres, que están en el aula junto con sus bebés. Para todos ellos, el colegio es un lugar de contención que no deben perder.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/02/Contratapa-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.