Desde julio de 2015, cuando el parador ferroviario fue cerrado por obras, los accesos peatonales ubicados en el cruce con Mariano Acha están clausurados a la espera de los molinetes magnéticos. Esta insólita demora obliga a los pasajeros a ingresar por Holmberg, pero más grave aún es que perjudica económicamente a dos puestos de diarios.

Tras permanecer en obra durante un año y medio, en diciembre del año pasado reabrieron los andenes definitivos de la Estación Drago del Ferrocarril Mitre, con nuevos pisos, accesos para personas con movilidad reducida y refugios con techos e iluminación LED. “Próximamente se inaugurarán una boletería con espacio para empleados, dos baños nuevos y cuatro accesos con molinetes para tarjetas SUBE”, prometían desde Trenes Argentinos Infraestructura, organismo a cargo de la obra.
Sin embargo, desde julio de 2015, cuando la estación fue cerrada al público y se colocaron los paradores provisorios a la altura de la calle Plaza, los accesos peatonales ubicados en la cabecera de los andenes, en el paso a nivel de la calle Mariano Acha, permanecen cerrados. Si bien se construyeron sendas entradas de chapa, para que los pasajeros pasen directamente utilizando su tarjeta SUBE, esos accesos no fueron inaugurados. La única forma de ingresar a los andenes es desde la calle Holmberg.
Esta limitación ha tenido graves consecuencias económicas para los canillitas que tienen sus escaparates en Mariano Acha y Roosevelt. Se trata de los kioscos de Gabriel Luis y de Ramiro Castro, que funcionan a ambos lados de las vías. Las razones son más que evidentes: desde hace casi dos años los vecinos que toman el tren hacia Retiro o José León Suárez casi no pasan por esa esquina, ya que la mayoría debe dar un largo rodeo para poder llegar a las entradas habilitadas.
Los centenares de pasajeros que todos los días circulaban frente a los puestos de Gabriel y Ramiro y aprovechaban la espera del tren para comprar un diario o una revista desaparecieron del paisaje cotidiano. Los canillitas firmaron un petitorio reclamando a Trenes Argentinos la urgente colocación de los molinetes y la apertura de los accesos previstos en la intersección con la calle Mariano Acha, a fin de que la zona vuelva a tener el movimiento original y ellos recuperen las ventas perdidas.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/05/Drago-150x150.jpg