Fundada en mayo de 1997 por el Arzobispado de Buenos Aires, es la única emisora oficial del barrio. Desde entonces, es dirigida por el prestigioso locutor Carlos Ingrassia, quien asegura que su misión es “evangelizar a través del jazz”. “El Padre Boris Turel quería una radio para que la escuchen los que no van a misa”, cuenta.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

A la par del surgimiento de las FM, a fines de la década del 80 el locutor Carlos Ingrassia (78) creó junto a unos amigos una emisora en Colegiales. Tiempo después, la radio dejó ese barrio y se mudó a Villa Urquiza para instalarse en la casa del propio Ingrassia, Cullen 5011. Allí montaron estudio, sala de producción y oficina para que naciera FM Estéreo. Entrados los 90 llegaría otro proyecto, FM Jazz, que si bien duró hasta 1992 fundó las bases de la emisora que hoy está festejando 20 años de vida.
En 1996 el Arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Antonio Quarracino, le ofreció al Padre Boris Turel, párroco de Nuestra Señora del Carmen, una radio para la parroquia. Entusiasmado por la idea, el sacerdote le propuso a Ingrassia que se sumara al proyecto. Y así nació, el 1 de mayo de 1997, FM Urquiza. “Siempre estuve muy relacionado con la Iglesia. Mi primera experiencia como locutor fue, de muy jovencito, haciendo de guía en las misas de 12 en la Parroquia del Carmen”, recuerda Ingrassia, de destacada trayectoria en las radios Continental y El Mundo y Canal 13, entre otros medios.
El primer estudio de FM Urquiza se alojó en su propia casa, donde funcionó hasta 2004. Ese año la radio cruzó la calle y se mudó a Cullen 5022, edificio en el que este año celebran las dos décadas de aire, siempre en el dial 91.7. “El Padre Boris me dijo que quería una radio para que la escuchen los que no van a misa. Para salir a buscar a las ovejas perdidas, como dice Bergoglio. Como el titular de la emisora es el Arzobispado de Buenos Aires, nuestra responsabilidad es no apartarnos de las verdades evangélicas, la Doctrina Social de la Iglesia y la Constitución Nacional”, explica.
Otro de los sellos característicos de la emisora es su impronta jazzera. “Decidí que la última etapa de mi vida sea para estar al servicio de la nueva evangelización a través del jazz -revela Ingrassia, un apasionado de esta música-. Su raíz está en el góspel (Evangelio) que cantaban los negros en Nueva Orleans para expresarse y protestar contra la explotación. Es un canto que promueve la libertad y la unión de los pueblos”.

-¿Cuál es su primera reflexión a raíz de este importante aniversario de FM Urquiza?
-En estos 20 años hemos tenido muchas satisfacciones, como las transmisiones en el Teatro 25 de Mayo por el aniversario de Villa Urqiuza. Tenemos oyentes amigos: el que nos escucha encuentra una palabra certera, comprensiva y de esperanza. Y una música que lo pone bien. Acá no hay improperios, cuidamos mucho el lenguaje. Hoy en día, hay quienes sostienen -algunos de los cuales han sido mis alumnos- que en la radio hay que hablar como en la lleca. ¡No! La radio es un elemento de elevación de la cultura de los pueblos.

Y concluye, con la pasión y la fuerza intactas: “Aunque el tango diga que veinte años no es nada, estamos convencidos de que es un período muy interesante para hacer un balance que nos dé un nuevo impulso. ¡Vamos por veinte años más!”.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/05/Carlos-Ingrassia-150x150.jpg