El supermercado, situado en el corazón de Villa Urquiza, había sido cerrado al público el 23 de mayo por problemas en una cámara frigorífica. Tras la habilitación del Gobierno porteño, volvió a abrir sus puertas el 8 de junio. Preocupación en los vecinos por el mal estado de otras sucursales de la cadena comercial de origen francés. 

El 8 de junio, la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dejó sin efecto la clausura del Carrefour Market situado en Olazábal 4732, entre Alvarez Thomas y Fernández Blanco, Villa Urquiza. El local había sido cerrado al público el 23 de mayo con la firma de los inspectores de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) Javier Álvarez y Carla Grimaldi.
Según le informaron a El Barrio desde la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria, el motivo de la clausura se debió al “incumplimiento total” de medidas relacionadas a la conservación de los alimentos, entre las que se encontraba el “reemplazo de varios elementos del sector de la cámara de carnes”. “Había feo olor y solían vender quesos vencidos. Se lo comenté varias veces al encargado, pero no hicieron nada. Alguien se habrá cansado y habrá hecho la denuncia. Y lo aplaudo”, contó la lectora Mariana Alejandra Gómez ante la consulta formulada por este periódico en su cuenta de Facebook. “Era un caos”, aportó el vecino Leo Fisicaro en referencia a la falta de mantenimiento y limpieza del local.

Carrefour 2

 

Más quejas
La inhabilitación de esta sucursal generó preocupación entre los vecinos de la Comuna 12 por el mal estado de otras sedes de Carrefour existentes en la zona. A raíz de una publicación de este periódico en su cuenta de Facebook, algunos usuarios aportaron nuevos testimonios acerca de la falta de mantenimiento de otras sucursales de esta cadena comercial de origen francés.
“En el Carrefour de Congreso y Estomba quise comprar una suprema de pollo y cuando la agarré tenía un olor imposible de soportar -relató la vecina Andrea Fabiana Marti-. Llamé al supervisor y sacó todos los productos de la góndola. No compro más ahí”. “Vivo al lado del depósito de Carrefour situado en Cabildo y Monroe y permanentemente sale líquido oloriento de su interior”, comentó la lectora Flavia Roberta Ambrosini y agregó que en los contenedores de basura de la cuadra los empleados del local “tiran comida en mal estado que deja un olor nauseabundo”.

Antecedentes alarmantes
En los últimos meses, la clausura de locales Carrefour se convirtió en moneda corriente. En Villa Urquiza, además de la sede de Olazábal, también estuvo cerrada al público los primeros días de junio la sucursal situada en Franklin Roosevelt 5749. Según relataron diferentes vecinos a El Barrio, la inhabilitación se debió a problemas relacionados con fallas en la cadena de frío. Por el mismo motivo, el Carrefour Express de Blanco Encalada 4474 dejó de comercializar lácteos el año pasado durante algunas semanas. Con sólo tocar los potes de yogur bastaba para darse cuenta que las heladeras no funcionaban correctamente.
A nivel nacional, desde comienzos de este año ocurrieron varias clausuras de locales de esta cadena. En la municipalidad bonaerense de Campana, por ejemplo, fue cerrado en marzo un Carrefour Market por haberse constatado malas condiciones de higiene y productos vencidos. En febrero de este año, asimismo, se procedió al cierre de una sucursal ubicada en el partido bonaerense de Olavarría. Los motivos, en este caso, fueron aún más alarmantes: se detectó la presencia de roedores debajo de las heladeras. Más alejado de Buenos Aires, en marzo pasado se dio una situación similar en la ciudad de Comodoro Rivadavia, Chubut, cuando fue clausurada una sede de Carrefour tras haberse encontrado ratas muertas y líquidos que vertían de la red cloacal.

Comentarios

Comentarios