El director general de ESBA Villa Urquiza analiza que “la familia a veces no ayuda y deja a los adolescentes muy libres”. Con 24 años de presencia en el barrio, la institución de Av. Monroe 5048 ofrece bachilleratos para jóvenes y adultos que no finalizaron sus estudios secundarios. También tecnicaturas en Marketing, Sistemas y Periodismo Deportivo.

En marzo del año pasado se conocieron los resultados de las Pruebas Aprender, que realizó el Ministerio de Educación de la Nación en 2016 en casi 31 mil escuelas de todo el país, tanto públicas como privadas. El saldo fue alarmante: entre otras cifras, el 46,4 por ciento de los alumnos de 5° y 6° año del secundario no comprende un texto básico, mientras que el 70,2 por ciento no puede resolver problemas matemáticos sencillos. “Los resultados son malos en general y revelan una terrible crisis educativa”, reconoció Esteban Bullrich, actual senador nacional y por entonces ministro de Educación de la Nación.
Al respecto, opina y esboza una solución Héctor Fiotto, Licenciado en Historia y director general de colegio ESBA de Villa Urquiza: “Hay que cambiar la metodología de enseñanza-aprendizaje. El tema de la comprensión es muy importante. La escuela secundaria tiene que llevar a que el chico tenga un aprendizaje autónomo y eso es muy difícil de concretar si no cambiamos las metodologías tradicionales. No puede existir más la clase expositiva y dialogada de mi época. Hoy tenemos que incorporar investigaciones, trabajos grupales y de integración, porque en la universidad se trabaja así. Todo el aprendizaje es una resolución de un problema. En Historia, por ejemplo, no hace falta saber las fechas de memoria, porque están en Google, sino entender el proceso, el marco y el origen”.

Referencia educativa
Ubicado en Av. Monroe 5048, casi Triunvirato, ESBA Villa Urquiza cuenta en la actualidad con 650 alumnos que se reparten en los turnos mañana, tarde y vespertino/noche. Es el único colegio privado del noroeste de la Ciudad que ofrece educación para adolescentes mayores de 16 años y adultos mayores de 18. En el marco de la Ley de Educación Nacional, el bachillerato de adolescentes dura cuatro años y el de adultos tres pero, como se les reconocen los estudios anteriores, pueden completarse en un período más acotado.

Los resultados de las Pruebas Aprender revelaron una profunda crisis educativa.

“Hay muchos jóvenes que no pueden terminar la secundaria por problemas de adicción, crisis familiares o porque el sistema los expulsa. Nosotros los recibimos a todos. Nuestra misión fundamental es formar jóvenes y adultos para un futuro mejor. Ya tenemos más de diez mil egresados, muchos de ellos médicos, psicólogos, ingenieros y docentes, y muchísimos otros que están estudiando en la universidad. Lo lindo de la educación es cuando uno ve que llegan a triunfar”, cuenta orgulloso Fiotto, que vio egresar de las aulas del ESBA a estudiantes de 70 y 80 años.
La institución, que en 2019 celebrará 25 años en el barrio, también cuenta con propuestas en el nivel superior, con las Tecnicaturas en Marketing, Sistemas y Periodismo Deportivo. El grueso de los alumnos proviene de Villa Urquiza y alrededores, pero también de Chacarita, Palermo y los partidos bonaerenses de San Martín, Vicente López y San Isidro, entre otros.

-¿Qué le diría a un joven o adulto para estimularlo a que termine sus estudios?
-El nivel de vida se ha elevado y los jóvenes de hoy pueden llegar a vivir hasta los 100 años. Durante la vida se cambian muchas veces de trabajo y para eso hay que estar capacitado y formado. Sin escuela secundaria, no se consigue un trabajo como para poder desarrollarse excepto que tengas un comercio. Además la edad jubilatoria se va a elevar, porque las personas viven más y la sociedad es cada vez más exigente. Una vez que se termina la secundaria, hay que seguir estudiando y perfeccionándose.

-Tiene muchos años de experiencia en la materia. ¿Cuál es su evaluación de la actualidad de la educación?
-Hoy es muy complicado enseñar. La escuela secundaria está bastante criticada. La familia, a veces, tampoco ayuda y deja a los adolescentes muy libres. Nosotros lo vemos todos los días. Hoy el problema que enfrenta la escuela secundaria es la crisis de la familia. La sociedad nos exige, pero nosotros también exigimos que la familia se interese más por los chicos, que los entiendan y no los abandonen en una edad tan importante como la adolescencia. La escuela de las décadas del 50, 60 y 70 era la familia. Desde del 80 hasta la actualidad, la escuela debe contener mucho a los chicos.

Datos útiles
ESBA Villa Urquiza
Av. Monroe 5048
Tel.: 4521-3500
www.esbaurquiza.edu.ar

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/01/ESBA-1-1-150x150.jpg