En el mes de diciembre se prendieron fuego dos unidades del 140 en Villa Urquiza. Estos incendios despertaron las críticas de los usuarios por el deficiente mantenimiento de la línea que administra el Grupo Plaza. La suciedad -que incluye la presencia de cucarachas-, la irregular frecuencia y las fallas en el aire acondicionado fueron los reclamos más comunes. Compartimos los testimonios de algunos lectores de El Barrio.

En un lapso de 24 horas, y a tan sólo unas cuadras de distancia, a fines de diciembre se prendieron fuego dos unidades de la línea 140 en las calles de Villa Urquiza. El primer colectivo se incendió el lunes 26 en Triunvirato y Monroe, esquina clave del barrio. El segundo al día siguiente, en la parada de Olazábal y Álvarez Thomas.
Ante estos hechos, en los que afortunadamente no se registraron heridos, una publicación de El Barrio en su cuenta de Facebook desató una ola de comentarios de los usuarios, quienes manifestaron su disconformidad por el servicio que brinda esta línea de colectivo. “Es una de las peores. Se caracteriza por esperas larguísimas, no se respetan las paradas y el mantenimiento de las nuevas unidades deja mucho que desear”, resumió una usuaria y enseguida agregó su opinión otro lector, también indignado. “Viajo habitualmente en el 140. El estado de todas las unidades es deplorable: sucio por dentro y por fuera, asientos rotos, luces y timbres que no funcionan y choferes que manejan a altas velocidades y cruzan en rojo”, abundó.


“Es una de las peores líneas. La frecuencia es muy mala -a veces vienen de a varios- y las unidades ya deben tener varios años. Me ha pasado en verano que el aire acondicionado no funcione. Como el colectivo casi no tiene ventanas y además iba llenísimo, fue un viaje terrible”, relató un lector.
Con respecto a la limpieza de las unidades, varios usuarios denunciaron la presencia de cucarachas entre los asientos y en los pasillos. “Jamás en mi vida vi cucarachas en un colectivo. En los 140, sí. Es un asco”, disparó un lector y al instante se sumaron otros usuarios que ratificaron su afirmación. ¿Dónde están los controles de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte?, nos preguntamos.

Sinónimo de tragedia
Entre los más de 50 comentarios que generó el posteo de El Barrio, fueron recurrentes las críticas hacia el Grupo Plaza, la empresa que tiene la concesión de, entre otras, las líneas 140, 114 y 133, que en su recorrido confluyen en la Comuna 12. Cabe recodar que los dueños de esta compañía de transporte son los hermanos Claudio y Mario Cirigliano, quienes estaban a cargo de la administración del Ferrocarril Sarmiento cuando se produjo, en febrero de 2012, la Tragedia de Once.


Por este escalofriante accidente, que dejó un saldo de 51 muertos, además de un bebé en gestación, en diciembre de 2015 Claudio Cirigliano recibió una condena de nueve años de prisión en suspenso, mientras que su hermano fue absuelto. En abril de 2016 trascendió que la familia pretendía vender la empresa por problemas económicos, pero desde entonces no hubo más noticias al respecto.

Un mal necesario
Pese a todas las deficiencias en su frecuencia y su estado de mantenimiento, esta línea de colectivo es una de las vías más directas de la Ciudad de Buenos Aires, sobre todo para llegar a Villa Urquiza en caso de que no funcione el subte. El histórico recorrido de esta línea arranca en el Correo Central y concluye, tras pasar por nuestros barrios, en la Estación Boulogne, provincia de Buenos Aires.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/02/Incendio-140-150x150.jpg