Es jugadora de fútbol femenino en Platense. Está hace cuatro años en el club y es una de las pioneras de un grupo que no deja de crecer. Al principio apenas podían entrenar y zafaron del descenso en un partido histórico ante Independiente, pero hoy en día le pelean a los grandes y sueñan con el campeonato de Primera.

Por Julián Amerise
platense@periodicoelbarrio.com.ar

-Te invitamos a contar algo de vos, para la gente que no te conoce…
Bueno, tengo 27 años, desde chiquita vivía en Saavedra, jugaba a la pelota ahí en La Copita, plaza situada en Av. Balbín y Miller, pero desde mi adolescencia vivo en San Martín.

-Te criaste en barrio calamar…
-Sí, siempre en el barrio mi infancia, así que por cercanía sí.

-¿Cuándo y dónde empezaste a jugar al fútbol representando a un club?
-Empecé en Platense, van a hacer cuatro años, por lo que es mi primer y único club. Como te contaba, desde chiquita jugaba a la pelota, pero nunca me acerqué a ningún club. En fútbol femenino tampoco había tanta disponibilidad de clubes, ahora sí.

-¿Se puede decir que sos una de las pioneras en el fútbol femenino de Platense?
-Y… sí, más o menos. Somos poquitas, pero algunas quedamos de las primeras.

-Históricamente fue un deporte de varones, pero el fútbol femenino ya en 2018 está instalado como algo natural. ¿Fue difícil al principio? ¿Te importó alguna vez?
Cuando era muy chica tenía amigos varones, de los cuales era la única que jugaba a la pelota. Cuando fui creciendo es como que sólo jugaban los hombres. Ahora hay más torneos mixtos, más chicas se animan a jugar y eso antes no pasaba.

La pregunta apuntaba también a que siendo mujer, con ganas de jugar al fútbol, ¿adónde podías ir? ¿Te tenías que quedar con las ganas mirando de afuera?
Exactamente, era una locura que una mujer jugara al fútbol. Te veían y decían “está jugando con los chicos, pero después se le pasa”. No se daban cuenta de que era un amor aparte.

¿Te pasó alguna vez jugar un partido mixto, ser subestimada y “pintarle la cara” a más de uno?
Sí, me pasó mucho en mi infancia. Siempre era típico de barrio juntarse en una plaza con una pelota y armar partidos con gente que uno no conocía. Me pasaba eso, armar el equipo, y a mí me elegían siempre mi hermano y mi primo. Los demás decían bueno, llevátela para tu equipo, como que era una carga. Pero después sorprendía un poco y todos les venían a decir que su hermana jugaba bien.

-Cuando pasaste de jugar en la plaza a hacerlo en Platense, en cancha de 11, ¿sabías en qué posición querías jugar?
-Cuando llegué a Platense, que como te dije fue mi primer club, no sabía las posiciones siquiera, no sabía jugar en equipo. Porque una cosa es jugar en una plaza, correr, patear, y otra para un equipo de verdad. Al principio además éramos muy poquitas, pero el DT me empezó a ver como delantera, como “9”, y ahora en este momento juego de volante por izquierda, pero siempre apuntando al otro arco.

¿Tenés referentes en tu posición?
-A ver, en femenino me gusta Florencia Bonsegundo y en el masculino creo que elegiría a Cristian Pavón.

¿Cómo fueron los comienzos del fútbol femenino en Platense, para llegar a este hermoso presente?
-Cuando llegué éramos poquitas, no llegábamos a completar dos equipos. Desde ahí la fuimos pelando desde abajo, por eso lo disfruto tanto ahora. No éramos ni siquiera 15 jugadoras y ahora en este momento estamos con Primera, Reserva, Sub 16 y Sub 14. Fue un cambio muy grande. Desde que llegué no paramos de crecer y eso es muy importante.

Julieta Palopoli (Foto: www.cap.org.ar)

-Fue una apuesta a largo plazo que está dando resultados a corto plazo…
-Te soy sincera, llegué a Platense por comodidad y cercanía, pero es al día de hoy que no me arrepiento y estoy contenta de haberlo elegido. El club estuvo siempre a disposición de nosotras en todo lo que necesitamos, en todos los detalles. Desde ese año poquito a poquito fuimos creciendo, lo seguimos haciendo hoy en día. Tengo además un grupo de compañeras que pelea a la par.

Decís que apostaste por Platense y salió bien. En el masculino, cuando uno piensa donde llevar a su hijo, evalúa clubes como Lanús, Vélez, Argentinos Juniors, que son los que habitualmente recurren a sus inferiores. ¿Es Platense uno de esos clubes hoy en femenino?
-Exactamente, lo explicaste perfecto. Como te decía, yo lo elegí porque siempre viví en Saavedra, pero crecimos y crecimos y ahora es un club que le pelea a los grandes.

-¿En qué categoría arrancaron y cómo fueron evolucionando?
-Cuando empecé a jugar había sólo una categoría, la A, peleando de abajo. Luego salió la categoría B y estuvimos casi peleando el descenso. Nos salvamos por un partido histórico para nosotras, donde teníamos que ganar sí o sí porque si no nos íbamos a la B. Fue contra Independiente, perdíamos 2 a 0 y atajando para nosotros una jugadora. Terminamos ganando 3 a 2. El año pasado finalizamos sextas, con mismo puntaje que el quinto, pero por diferencia de gol. Esto en el fútbol femenino es un puesto muy importante. Ahora estamos peleando por la zona del campeonato, en Primera División.

-¿Cuentan con apoyo dirigencial?
-Sí, nos dieron el conjunto de entrenamiento oficial y jugamos con la indumentaria oficial de Hummel, que está hermosa. También jugamos en el estadio Ciudad de Vicente López, así que no podemos quejarnos. Por ejemplo hace unas semanas jugamos ahí contra San Lorenzo  y le ganamos 4 a 0, seguramente lo sabías.

-Por supuesto, también sé que hiciste un gol ese día. Luego jugaron de visitante contra Deportivo Morón, que le ganaron 5 a 0 y que metiste otros tres goles más…
-Si, jaja, vengo con suerte por ahora.

-Este equipo de fútbol femenino está cumpliendo el sueño de varios chicos de inferiores e hinchas: salir por ese túnel y jugar con la marrón y blanca.
-Sí, se puede. Si uno quiere se puede. Mi sueño era representar a un club, lo estoy haciendo y lo disfruto mucho.

¿Cuál es el premio para el campeón y los mejores ubicados de Primera? ¿Hay Copa Libertadores?
Sí, el que gana juega la Libertadores. Hay dos zonas de ocho equipos. Los primeros cuatro de cada zona juegan el campeonato. Y ahí se juega por la Libertadores.

-Contanos algo del DT…
-Tenemos dos técnicos. Leandro Belfi y Miguel Barbosa. Lo que tienen de especial es que dan muchas oportunidades. Cada una juega cuando está en su mejor nivel, no es que siempre juega una. Mueven el equipo, dan oportunidades y eso está muy bueno. Además, siempre con buena onda: están hace dos años.

-¿Cobran sueldo o es por amor a la camiseta?
-Es por amor a la camiseta.

-¿Algunos clubes pagan?
-Sí, algunas jugadoras sí, pero son casos particulares.

-En el partido con San Lorenzo se lesionó una compañera tuya, algo parecido a lo que le pasó a Facundo Curuchet…
En una jugada se fracturó el peroné y se luxó el tobillo. Ella es Noelia Bellavich, a quien le mando un beso grande y la esperamos pronto.

-Además de vos, ¿quiénes son figuras del equipo?
-Jaja, no puedo decir “figuras”. Creo que estamos ahí por ahí nuestra capitana Ludmila Martínez. Pero cada una tiene lo suyo, no puedo nombrar una. La figura es el equipo. Con los cambios no se resiente el equipo, hay buenas jugadoras. Lo nuestro es grupal.

-¿Van a la cancha a ver a Platense?
-Cuando se puede vamos. Siempre tenemos las puertas abiertas.

-Para la gente que quiera ir a verlas o saber más de ustedes, ¿cómo pueden hacer?
-Siempre hay información en el Facebook, Instagram o Twitter, estamos como Fútbol Femenino Platense. Ahí están los días y horarios, pero por lo general jugamos sábados y domingos a la tarde.

-Bueno, arrancaron bien. ¿Hay ilusión?
Sí, tengo mucha fe, estoy muy confiada. Que sea lo que Dios quiera, pero siempre tirando para arriba.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/futbol-femenino-2-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.