Fue pionera en eliminar el tabú del sexo en la televisión. Una mujer de convicciones fuertes, famosa en sus comienzos por su belleza y con una extensa y respetada carrera como modelo, actriz y presentadora. “Cuando conté lo de Pettinato me di cuenta de lo mucho que me había pesado”, confesó, sobre su denuncia pública contra el ex “Sumo”. Vivió en Parque Chas durante su primer matrimonio.

Por Pablo Riggio
priggio@periodicoelbarrio.com.ar

No ahondar en obviedades es una de las consignas más antiguas del periodismo. Por eso, no se dedicarán más que un puñado de líneas a resaltar la belleza de Karina Mazzocco (48), la misma que de joven sorprendía en avisos publicitarios y que se mantiene inalterable hasta el día de hoy. Tal vez será por sus ojos, por el tono de su voz o el camino espiritual que recorrió en el último tiempo, es una mujer que transmite tranquilidad. “El autoconocimiento es mi filosofía de vida”, confiesa.
Fue vecina de Parque Chas durante su “primera gestión”, como le dice a su matrimonio con el empresario Ignacio Fonda, a principios del corriente siglo: “Nos enamoramos de una casita muy vieja en la calle Tréveris, entre Torrent y Gamarra. La remodelamos y vivimos allí unos cuantos años, tengo el mejor recuerdo”.
“Parque Chas es patrimonio cultural por su diagrama único en su tipo con calles circulares. Se parece un poco al barrio River. Tiene una mística particular; si tengo que pasar por ahí me sigo perdiendo”, le cuenta Mazzoco a El Barrio. Actualmente visita con regularidad Villa Urquiza, donde viven sus padres.

Vaivenes de la vida
Ícono de la moda y pionera en eliminar el tabú del sexo en la televisión, empezó a trabajar desde muy chica en avisos publicitarios y dio sus primeros pasos en el camino de la conducción al frente del recordado programa De a Dos. Luego encabezó ciclos como GranDiosas, Transformaciones y Mañaneras. También tiene experiencia como actriz, con participaciones en varias ficciones.
En pareja desde hace 13 años con Omar El Bacha, con quien tiene un hijo, Malek, se enteró por un llamado telefónico de que la TV Pública había decidido levantar Pura Vida, Cada Día, el programa que conducía junto a Adrián Cormillot. Por eso tiene sus energías puestas en su sitio web y en sus talleres de coaching ontológico.

-¿Qué pasó con tu programa, que lo levantaron casi de un día para el otro?
-Fue una decisión incomprensible. No termino de entender el manejo que están haciendo con el canal que llega a todo el país. No creo que tenga que ver con cuestiones ideológicas; a mí no me preguntaron de qué partido era antes de contratarme. El pequeño malestar se debe a que me avisaron por teléfono que no seguía el programa. Fueron dos años de trabajo muy intensos y felices haciendo un programa precioso que fue nominado a los Premios Tato.

Karina Mazzoco fue vecina de Parque Chas y actualmente visita con regularidad Villa Urquiza, donde viven sus padres.

-Ahora que no estás en televisión, ¿a qué te estás dedicando?
-Estoy en una etapa de emprendedurismo porque estoy trabajando en mi portal, sosfantastica.com, en donde hay muchas entrevistas, notas de producción y de opinión; y también estoy dando cursos y talleres de coaching ontológico con Roberto Rossi. Es una nueva manera de abordar problemáticas en la que, a través de ciertas preguntas y cuestionamientos, las personas puedan plantearse otro punto de vista y llegar más fácil a la resolución del conflicto.

-¿Cómo modificó tu vida este camino espiritual?
-Aportó el autoconocimiento, que es mi filosofía de vida, y en lo que vengo trabajando hace más de 15 años con las herramientas que comparto desde mi humilde lugar. Son cosas que me resultaron muy valiosas y si me funciona a mí también le puede funcionar a todos. Además de trabajar en mis talleres con diferentes dinámicas y juegos divertidos cuento con este autoconocimiento, que es lo más valioso que tengo.

-¿Tenés propuestas o proyectos para volver a la televisión?
-Sí, estoy evaluando algunas ideas y ojalá dentro de poco pueda volver a trabajar como conductora. Como panelista también me han ofrecido pero yo siempre tiendo a conciliar y por lo general los panelistas tienen otros talentos, como confrontar o tirar bombas. De todas formas agradecí la propuesta porque no desmerezco el rubro, que está creciendo de manera exponencial.

-En medio de la noticia sobre el final de tu programa, varios portales publicaron que te habías separado de Omar, el padre de tu hijo.
-Eso no es así, creo que hubo un malentendido. Nos mudamos en familia: mi marido, mi hijo y yo. Nos fuimos de la casa que alquilábamos a otra que compramos. En la mudanza, algunas cajas fueron enviadas a otros lugares con cosas para donar. Entonces creo que alguien lo malinterpretó y pensó que me había divorciado… Te tengo que admitir: muchos hombres pensaron que era cierto ¡y me llamaron invitándome a salir!

-¿Cómo era tu relación con Carlo Di Doménico (N. de la R.: el reconocido diseñador que trabajó con muchos famosos argentinos y murió el 16 de mayo pasado)?
-Tengo un cariño especial por él porque era un hombre muy generoso y alegre. Un hombre con ganas tremendas de vivir, por eso me sorprendió mucho la noticia. Tengo el mejor recuerdo de él y de su familia. En un principio dijeron que murió de leucemia, pero ahora las causas de su muerte están siendo investigadas: es escalofriante y me entristece mucho.

Con la bandera del placer
Su programa De a Dos, emitido a fines de los ‘90 por América, abrió las puertas a una manera audaz y a la vez responsable de abordar el placer y la sexualidad. Por supuesto, era una Argentina muy distinta, cuando Internet recién empezaba a asomarse en algunos hogares y las redes sociales aún no existían. Precisamente la facilidad en el acceso a la información cambió la forma de educación de los jóvenes y la manera de vincularse.

Respetada modelo, actriz y presentadora, fue pionera en eliminar el tabú del sexo en la TV.

-Recientemente la psicoanalista Cecilia Moia habló en una nota con Infobae sobre la hipersexualidad: los jóvenes están tan sobreestimulados sexualmente por la exposición en las redes e Internet que se inhiben y eso atenta contra el deseo.
-Estamos viviendo una época nueva, en donde deja de ser tan misteriosa la sensualidad porque está al alcance de la mano. Esto es muy peligroso, como también lo es la falta de educación sexual integral.

-En ese sentido, ¿cuál es tu postura frente a la ley de despenalización del aborto?
-Estoy a favor de la educación, primero y principal. Que nuestro Estado se ocupe y destine un presupuesto a la educación sexual, así cada uno puede decidir si ponerse o no un preservativo, si quiere o no un embarazo. Han sido décadas de desinformación y pérdida de tiempo, por eso estamos en esta situación. Si nuestro pueblo estuviese bien educado el aborto debería ser legal, por supuesto. Y aplaudo que se discuta esta situación para desbaratar esta cosa tan negra que es el mercado clandestino.

-En febrero te sumaste a la ola de denuncias por acoso contra Roberto Pettinato y dijiste que fue “muy difícil” trabajar con él en “Todos al diván”. ¿Hubo algún pedido de disculpas de él o de su entorno?

-Ninguno, pero tampoco lo estoy esperando y estoy segura de que no ocurrirá. Estamos viviendo una época muy importante para nuestra sociedad y el mundo femenino. Justamente, contarlo tiene que ver con hacer un aporte para que ninguna otra mujer tenga que pasar por la situación que yo viví. Hay que aprovechar este momento para tener una sociedad más justa también en el trabajo. Cuando lo conté me di cuenta de lo mucho que me había pesado. Es muy importante poner estas cosas en palabras y dejar de ser cómplice.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/06/Karina-150x150.jpg