Luego de 75 años, el emblemático kiosco de diarios cambió de dueño. El mes pasado Juan, nieto del fundador, tomó una decisión muy difícil: cortar una sucesión familiar para desarrollar su propio proyecto laboral. Pero se retira con el deseo de que los clientes sigan confiando en esta histórica parada de Saavedra. Su nueva propietaria es Graciela Molina, ex vecina de Parque Chas.

Desde el 1 de junio, Juan Di Gaudio dejó de ser el dueño del kiosco de diarios y revistas ubicado en la esquina de Balbín y Núñez. Esta histórica parada fue fundada en 1942 por su abuelo Vito y luego administrada por sus padres José y Diva. “Cuando la avenida se llamaba Del Tejar, era de tierra y funcionaba la fonda La Sirena”, recuerda Juan, quien le escribió a sus clientes una emotiva carta de despedida:
“Hace poco tomé una decisión muy difícil: cortar una sucesión familiar para lanzarme con mi propia iniciativa, como la que tuvo mi padre en aquellos años. Agradezco infinitamente a nuestros clientes, que nos eligieron una y otra vez y confiaron en nosotros, en una elección que se renueva a diario. Aunque parezca increíble, algunos todavía lo hacen desde los inicios. Mi deseo es que sigan confiando en el mismo puesto de diarios que eligieron hasta el día de hoy”.
Cuando su abuelo abrió el kiosco, hace 75 años, no existían los escaparates y la actividad del canillita no estaba regulada. “Cuando salían con mi papá a hacer el reparto, dejaban una caja de zapatos para que la gente que pasaba y se llevaba el diario pusiera allí el dinero. Me contaban que en invierno los vecinos los dejaban estar en el pasillo de las casas para que se cubrieran del frío”, evocaba Juan en 2014, entrevistado por El Barrio.
“En ese entonces, Saavedra era una aldea. De la calle Juana Azurduy para arriba, era todo un potrero. La plazoleta de Núñez y Balbín era un baldío. Pasaban algunos colectivos, pero habían muy pocos autos”, describía José Di Gaudio en 2003, también en diálogo con este periódico. Entre los clientes famosos recordaba al Polaco Roberto Goyeneche, al arquero calamar Julio Cozzi y a Rubén Sosa, jugador de Racing.

Cambio de manos
Con el alejamiento de la familia Di Gaudio, se hizo cargo de la parada Graciela Molina. Ex vecina de Parque Chas, también administra un kiosco de diarios en Virrey del Pino y Moldes, Belgrano. Enterada de que el local estaba a la venta a través de una inmobiliaria, rápidamente se interesó por el crecimiento que está experimentando la zona. De ahora en adelante en el kiosco estará Francisco, quien ya trabajaba con los Di Gaudio, y lo acompañará un nuevo repartidor. Pero el espíritu de la familia seguirá presente, ya que Graciela decidió conservar el nombre que hizo famosa a esta parada: Kiosco Don José.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/06/Di-Gaudio-150x150.jpg