El Calamar cerró un gran 2018, con ascenso, una muy buena actuación en Copa Argentina y un auspicioso presente en la B Nacional, por el momento ingresando al Reducido para subir a Primera. Además le ganó a Chacarita, por supuesto. Así se prepara el equipo de Fernando Ruiz para lo que viene. ¿Será posible repetir el salto de categoría?

Por Julián Amerise
platense@periodicoelbarrio.com.ar

Se fue el 2018, un año inolvidable para el hincha de Platense. Motivos sobraron, ya que luego de algunos vaivenes el equipo terminó coronándose Campeón de la Primera B Metropolitana, sufriendo… Sino no vale.
Se trató de un campeón que aguantó de todo, dado que hubo cuatro lesiones graves, apretadas de la barra tras la derrota contra Estudiantes en Vicente López, donde varios pensaron en bajar los brazos y no jugar más con la camiseta marrón y blanca y con justa razón. Este plantel sacó fuerzas de donde no las tenía, se repuso y llegó a la última fecha para coronarse. Pero otra vez el sufrimiento se hizo presente aquel sábado con empate en cancha de Colegiales, donde el Calamar se jugó un año de trabajo en una verdadera laguna.
Como todos saben, todo terminó en aquella épica final del 2 de mayo ante el Pincha de Caseros en el estadio de Lanús, con el gol del Chino Vizcarra en el alargue y vuelta olímpica, con Obelisco de postre. Pero para enmarcar el gran año del equipo dirigido por Fernando Ruiz también hubo una gran actuación en la Copa Argentina, donde llegó hasta octavos de final, dejando en el camino a Belgrano de Córdoba, a Lamadrid y chocando con River, una pared para cualquier equipo de América.
Nadie olvidará tampoco aquel 2 a 0 en cancha de Chacarita, con los dos goles de Facundo Curuchet y bailecito, en el festejo y durante todo el partido, porque fue un encuentro que debió terminar en goleada. Pero luego de este breve resumen es hora de pensar en lo que viene, en el ahora, en este 2019 que está dando sus primeros pasos en el almanaque.

Pretemporada, altas y bajas
El plantel se reencontraba al cierre de esta edición, el 3 de enero en Vicente López, para hacer los primeros y livianos movimientos del año. La pretemporada es del 4 al 11 de este mes en el Hindú Club, ubicado en Don Torcuato. Habrá tres o cuatro amistosos antes de volver al ruedo oficialmente, pero aún los rivales no están confirmados. Como suele ser en épocas de preparatorias, muchas veces se suelen arreglar con un par de días de anticipación.
La idea del cuerpo técnico es la de no reforzar, salvo que sea extremadamente necesario, dado que consideran que el plantel es completo, que tienen más de una variante por puesto y que eso se estaría viendo en el rendimiento del equipo. Si bien tuvo una mini racha con cuatro derrotas, en varias de ellas mereció mucho más y durante el resto del torneo ha tenido muy buenos partidos, con pasajes de alto vuelo futbolístico, como contra Olimpo, Chacarita y Nueva Chicago, por citar solo tres ejemplos ante pesos pesados de la categoría.
Pese a esto, tampoco están cerrados a alguna oportunidad interesante que se presente para sumar algún jugador. Sueños hay un par, pero prefieren no quemar en ilusiones. Además este plantel, que encaró la primera etapa de la B Nacional, tendrá dos “refuerzos” que están en casa y serán muy bienvenidos. Uno de ellos, ya totalmente recuperado, es Jonathan Bustos, quien volvió unos minutos contra Los Andes en el último partido del año. El mediocampista ofensivo sufrió una doble lesión ligamentaria. Cuando terminó de recuperarse de la primera, se volvió a romper.
Pero ahora, el llegado de Huracán será seguramente una pieza importante en el armado de cara a este 2019. Tras esos minutos que le regaló el entrenador para cerrar el año con ilusiones a futuro, Jony contaba: “Estoy muy feliz. Luego de pasar tantas cosas, volver a una cancha fue lo más lindo del año. Es mucho el esfuerzo que tuve que hacer para poder volver a jugar, porque la segunda lesión fue muy difícil para mí. Hasta pensé en dejar todo. Lo valorable fue que con el apoyo de mi familia pude salir adelante, además de que acá siempre me hicieron sentir importante todo el tiempo: mis compañeros, la gente… Siempre voy a estar agradecido al hincha, me emocionó mucho cómo me recibieron cuando entré a la cancha”. Sobre lo que viene, comentó: “Ahora tengo que apuntar con todo a esta pretemporada para estar bien, a la par de mis compañeros”.

¿Será posible repetir el salto de categoría este año? (Crédito: Club Atlético Platense)

Otro regreso muy pero muy esperado será el de Facundo Curuchet, quien en aquella noche contra River sufrió fractura de peroné, tobillo y ligamentos del mismo. Luego de que le pusieran clavos, placas y le operen los ligamentos mencionados, el jugador hace rato está con fortalecimiento físico y kinesiología. Horas antes de comenzar la pretemporada, el jugador le contaba a El Barrio: “Estoy en etapa de ir al kinesiólogo para el fortalecimiento muscular y luego todos los días al club para hacer coordinación y corridas, con cambios de dirección e intermitencias. La idea es arrancar y tratar de hacer la pretemporada a la par de todos mis compañeros, así podemos tirar todos para adelante cuando empiece el torneo. Quiero agradecer a los hinchas por el apoyo constante, a los dirigentes, médicos y al cuerpo técnico”.
¿Quiénes se van? Franco Cabral no seguirá en el club. El defensor, surgido de las inferiores, quien ya hace largo tiempo no es tenido en cuenta, fue informado por el entrenador sobre la decisión. Otra baja, no confirmada, sería Franco Chiviló, quien llegó para la última etapa del pasado torneo a ocupar el lugar de uno de los lesionados y terminó consagrándose campeón. El mediocampista no está en los planes de Ruiz. Algunos jugadores más pueden estar en las mismas condiciones, pero todos tienen contrato hasta el mes de junio, por lo que para que haya una salida limpia, deberían arreglar la misma con Platense o esperar que venga a buscarlos de alguna otra institución. Serían algunos que perdieron su lugar y deberían apostar a ganarse una oportunidad en la consideración del cuerpo técnico nuevamente.
El Calamar volverá a jugar, con fecha a confirmar, ante Central Córdoba de Santiago del Estero, donde no suele hace menos de 45 grados a la sombra en pleno enero o febrero. ¿Será posible repetir el salto de categoría?

Copa Argentina 2019
Rosario Central se consagró campeón de la edición 2018 y unas horas después la organización de la Copa anunció cuáles serán los 12 equipos que juegan en la B Nacional que se sumarán a la “fase final” de la edición 2019.
Entre estos 12 equipos habrá seis que serán cabeza de serie, a saber: Arsenal de Sarandí, Mitre de Santiago del Estero, Sarmiento de Junín, Nueva Chicago, Independiente Rivadavia de Mendoza y Almagro. Entre los otros seis que jugarán el torneo estará el Calamar. Estos equipos serán Gimnasia de Mendoza, Central Córdoba de Santiago del Estero, Platense, Agropecuario de Carlos Casares, Villa Dálmine y Atlético de Rafaela. Por la B Metro lo harán Estudiantes de Buenos Aires, Barracas Central, Atlanta, Acassuso, Deportivo Riestra y All Boys. Además habrá cuatro de la Primera C, que serán Deportivo Armenio, Midland, Laferrere y Dock Sud, y tres de la Primera D: Argentino de Merlo, Real Pilar y Atlas. Estos equipos del ascenso, se sumarán a los que actualmente participan de la Superliga, mientras que los clasificados se completarán con los que provienen de los torneos del interior.

Foto de portada: Club Atlético Platense

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/01/platense-vs-los-andes-fuente-cap-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.