Pasó más de una década de búsqueda, impulsada desde las páginas de este periódico, antes de que gran parte de aquel 7º grado de la Escuela Morazán pudiera reencontrarse a través de un grupo de chat. Luego de almorzar en una parrilla del barrio, 12 ex compañeros pudieron visitar el viejo colegio y repetir la última foto que se sacaron 35 años atrás antes de egresar.

Hace 14 años, cuando no existían las redes sociales, desde las páginas de este periódico intentamos rearmar un viejo rompecabezas. El primer paso fue publicar una foto de 1981, que mostraba a un grupo de chicos rodeados por sus maestros. Junto al director Bruno Bruni y los inolvidables José Lubrano, Juan Carlos Ayestarán y Víctor Müller, posaban los integrantes del 7º grado de aquel año de la Escuela Nº 24 “Francisco Morazán”, ubicada en Pedro Ignacio Rivera 4151. “¿Qué habrá sido de aquellos chicos de 12 o 13 años?”, se preguntaba con nostalgia el director de El Barrio, ex alumno de la institución.
Pasó casi una década hasta que empezaron las reuniones. Hubo una a fines de 2012 en un restaurante de Coghlan y otra al año siguiente en una pizzería de Villa Urquiza, pero la convocatoria era escasa: una mesa para seis personas bastaba para que los asistentes se sentaran cómodamente. Hasta que el WhatsApp logró el milagro. Bastó que uno de los egresados creara un grupo de chat para que en pocos días fuera poblándose de contactos. Como por arte de magia, la relación interrumpida 35 años atrás cobró vida y esa distancia desapareció, a medida que todos fueron completando el bache con sus historias personales y fotos actualizadas.

morazan-1981
El paso siguiente fue concretar el encuentro. Se sugirieron y descartaron mil fechas, hasta que el sábado 5 de noviembre coincidieron 12 de aquellos “pibes” en una parrilla de Monroe y Lugones. Además de las achuras, los cortes de carne, las ensaladas, las papas fritas, las gaseosas y las cervezas, por la enorme mesa desfilaron las anécdotas de los años escolares. El recuerdo de aquella etapa inocente que los marcó a fuego para el resto sus vidas se conectó con el presente. A la hora de los postres, los comensales declinaron las opciones de la carta y decidieron caminar hasta el viejo colegio, que semanas atrás se había mudado a un edificio inteligente a menos de 100 metros. Allí los esperaba Andrea, la amable casera, quien les permitió volver a pisar el patio y las diminutas aulas, enormes en los años de la primaria.

morazan-2016
Gabriela Fernández, Andrea Lo Médico, Paola Herrera, Alejandro Castagna, Rubén Roitman, Juan José Sffaeir, Andrés Virzi, Marcelo Benini, Oscar Arcángeli, Fabián Leffler, Carlos López y Sergio Calandra repitieron, en el mismo lugar, la foto que les tomaron hace 35 años. De las 14 piezas del rompecabezas que lograron encastrarse sólo faltaron en esta ocasión Sergio Buonocore y Humberto Fortuna, este último radicado en Miami, pero que estuvieron en permanente contacto a través del teléfono. Seguramente se sumarán a la próxima cita, como quienes aun no fueron ubicados y posiblemente no querrán perderse la oportunidad de atesorar un momento inolvidable.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/12/Morazan-aula-1-150x150.jpg