Roberto Castun (1950-2016) tenía 66 años y vivía en el Instituto Coghlan, un geriátrico cercano a la estación ferroviaria. Contribuyó al nacimiento de El Barrio al alquilarle a su sobrino Marcelo Benini, por una suma simbólica, el departamento donde el 4 de abril de 1999 se fundaría este periódico. Entrañable y sensible, siempre bromeaba sobre su muerte.

En las últimas horas del lunes 20 de junio falleció, a los 66 años de edad, el vecino de Villa Urquiza Roberto Carlos Castun. Desde hacía casi una década estaba internado en el Instituto Coghlan, un geriátrico cercano a la estación ferroviaria, debido a la complejidad de su cuadro de salud. Pese a su delicada patología, cruz que cargó desde su juventud y lo condicionó en los ámbitos social y laboral, siempre se las rebuscó para burlarse de su propia enfermedad. Aceptó con dignidad la vida que le tocó en suerte y afrontó muchos momentos límite apelando al sarcasmo. No debe haber peor ofensa para la muerte que bromear sobre ella. Esa era la especialidad de Roberto…
Jubilado del Banco de la Provincia de Buenos Aires, fue uno de los defensores de la canchita de básquet de Valdenegro y García del Río. El año pasado, en el marco del rechazo vecinal a la reforma del lugar, recordó sus años en ese histórico rincón de Saavedra: “A fines de la década del 70 me enganché con los muchachos que jugaban al básquet en la canchita: había partidos los fines de semana desde la mañana hasta pasado el mediodía y los martes o miércoles a la noche. De ese grupo recuerdo a Jorge GoldenbergVíctor Carelli y José. Se jugaba a diez dobles -todavía no existían los triples- y eran partidos a muerte. A veces éramos diez y estábamos justos, a veces había quince y jugábamos con cambios. En ataque yo era bastante bueno: metía siempre dos o tres dobles, pero tiraba a distancia”.
Roberto Castun fue un decisivo impulsor de El Barrio. Su sobrino Marcelo Benini le alquiló en 1997 -por un valor simbólico- el departamento que tenía al 5200 de la Av. Olazábal. Allí no sólo se gestaría este periódico en 1999, sino que dos de sus ambientes funcionarían como redacción y oficina comercial hasta julio de 2006. Quizá este gesto desinteresado defina mejor que cualquier palabra al entrañable y sensible ser humano que, con respeto y cariño, homenajeamos hoy desde estas modestas líneas.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/07/Roberto-Castun-150x150.jpg