Dejó de girar tras casi 40 años y se despide del barrio. Gabriel y Fernando, los hijos de Elvira y José, explican las dolorosas razones del cierre de este tradicional pasatiempo infantil y dicen adiós con una emotiva carta.

Desde hace casi 40 años, la calesita de Coghlan dio felicidad a muchos de los chicos del barrio. Es un orgullo que muchos de quienes disfrutaron de sus giros durante su infancia hasta hace poco seguían haciéndolo, ahora a través de sus hijos que también daban vueltas en ella. Siempre Elvira y José los recibían con una sonrisa, casi seguro con una sortija y, de yapa, seguramente no faltaría algún caramelo.
Lamentablemente, con la partida de Elvira (N. de la R. Falleció el 19 de noviembre del año pasado), resultaba imposible poder continuar con el funcionamiento de este espacio, lo que devino en que se tuviera que ofrecer a la venta. A pesar de todos los esfuerzos realizados para que la calesita permanezca en este predio, lamentablemente no pudo lograrse. El destino la lleva a seguir dando vueltas en la ciudad de San Cayetano, al sur de la provincia de Buenos Aires, cerca de la ciudad de Necochea. Su nuevo dueño, Fernando, los invita a visitarla si pasan cerca de allí y tienen ganas de reencontrarse con ella, para volver a dar una vuelta.
En nombre de José y de Elvira, vaya el más sincero y profundo agradecimiento a los padres que durante tantos años eligieron el sano divertimiento de la calesita de Coghlan, confiando lo más precioso que tienen: sus hijos.
Con mucho afecto, hasta siempre.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/06/Calesita-150x150.jpg