Las casas hermanas de Villa Urquiza

La propiedad de Monroe y Bucarelli, donde durante 87 años funcionó la librería Bautista, es gemela de la ubicada a sólo cien metros sobre Blanco Encalada, que será demolida.

La propiedad de Monroe y Bucarelli, donde durante 87 años funcionó la librería Bautista, es gemela de la ubicada a sólo cien metros sobre Blanco Encalada, que será demolida. El padre de ambas es el arquitecto Ángel Gasparutti, quien junto a su hermano Máximo dejó un valioso legado arquitectónico en el barrio.

Hace algunos días contábamos que la esquina de Bucarelli y Blanco Encalada, obra de Ángel Gasparutti será demolida. La propiedad, que tiene una antigüedad superior a los 80 años, se espeja con su similar de la vereda de enfrente, de la misma época y con una fachada curva justo sobre la ochava.
Ahora descubrimos que esa curiosa simetría se repite más claramente con el inmueble gemelo ubicado en la esquina de Bucarelli y Monroe, en la misma manzana, donde hasta hace siete años funcionó la histórica librería Bautista. El autor de esta obra, que data de 1910, es también Ángel Gasparutti, quien junto a su hermano Máximo dejó un prolífico legado arquitectónico en Villa Urquiza. La vieja casona, a su vez, tiene un frente redondeado que la familiariza con la ubicada en la vereda opuesta, donde funciona un local de iluminación. En la fachada de esta edificación puede leerse el año de construcción: 1913.

En Monroe y Bucarelli se espejan una propiedad de 1913, donde funciona una casa de iluminación, y el local y vivienda que perteneciera a la librería Bautista.


Había una vez una librería

La tradicional librería escolar y comercial, ubicada en Monroe y Bucarelli, funcionó entre 1926 y 2013. Todo comenzó cuando, tras ser rechazado en la Marina por problemas en la vista, César Bautista empezó a canjear libros desde la ventana izquierda del frente de la propiedad. Con el tiempo, Casa Bautista se transformó en un punto obligado para varias generaciones de urquicenses. Es sus comienzos funcionó como librería, papelería y juguetería. Años más tarde comercializó cigarros y tarjetas de prode y quiniela, para terminar como librería de textos y comercial. El último día de trabajo fue el 18 de junio de 2013, cuando Fernando Bautista, su propietario, se jubiló.
Las viviendas de esta clásica esquina de Villa Urquiza son sobrevivientes de los años fundacionales del barrio y pueden verse en la fotografía aérea tomada  por los vecinos Juan Bautista Borra y Enrique Broszeit en la década del 20, hace casi un siglo.

La esquina de Monroe y Bucarelli, según una fotografía aérea tomada en la década del 20.

 

Comentarios Facebook