El pasado 22 de julio se cumplió un nuevo aniversario de la inauguración del Estadio “Ciudad de Vicente López”. Aquel día, Platense comenzaba a jugar el famoso “Cuadrangular de la Muerte”, del que logró salir milagrosamente airoso. Hoy, cuatro décadas después, repasamos aquella jornada con estadísticas y muchos testimonios.

Por Julián Amerise
platense@periodicoelbarrio.com.ar

Pasaron 40 años. Corría el 22 de julio de 1979 y Platense, como casi siempre, se jugaba la vida futbolística al embarcarse en una definición asesina. El Metropolitano de ese año tenía una resolución de descensos algo singular, irrepetible y demencial: los últimos cuatro equipos debían jugar entre sí, ida y vuelta, y sólo se quedaba en Primera el ganador de este “Petit-Torneo”.
La primera jornada arrojó que debían jugar Platense y Gimnasia y Esgrima La Plata: terminó 0 a 0, aunque el resultado fue anecdótico, más aún porque a la postre el Calamar iba a ganar ese torneo de locos para quedarse en Primera una vez más, condenando al propio Gimnasia, a Atlanta y a Chacarita Juniors. El Marrón no tenía casa propia desde el 26 de septiembre de 1971, cuando derrotó a Newell’s por 2 a 0, con goles de Roberto Cecilio Cabral y Juan José Scarpeccio. Luego vendrían años difíciles, por el descenso concretado ese nefasto año y por la pérdida de los terrenos de Manuela Pedraza y Crámer, debido a negligencias y errores dirigenciales, entre otras cuestiones finas.
Como varias veces durante su historia el club, gracias a su gente, puso manos a la obra para renacer. Llegó el ascenso de 1976, con un equipo plagado de pibes. Pero antes, en el mientras tanto, en 1974 comenzaron las obras en el predio actual de más de tres hectáreas. José García, unos de los socios más antiguos de la institución, fue quien realizó el primer aporte económico, mientras que los arquitectos Osvaldo Haedo y Roberto Pegoraro encabezaron el Departamento de Obras, que iba a estar a cargo de la construcción de la cancha.
El apoyo incondicional de socios e hinchas, una vez más, fue clave. Los distintos aportes de dinero y las horas dedicadas por amor al club fueron, sin dudas, las bases que le dieron forma a la causa. No obstante, la gran inyección económica llegó por intermedio de la venta de la sede ubicada en la calle Núñez. Así llegó el 22 de julio de 1979. Ese día Julio Humberto Grondona ofició de maestro de ceremonia. Se habilitaron la platea, que no era entera como hoy en día, la cabecera tubular que da espaldas a la General Paz y parte de la visitante. Los escombros y restos de obra todavía se encontraban en las adyacencias del estadio. Sin embargo, el Intendente de Vicente López y el joven Presidente de AFA, Grondona, dieron el visto bueno. Todo estaba listo.

Platense inauguró el Estadio «Ciudad de Vicente López» el 22 de julio de 1979.

Toro en rodeo propio
El “Toro” Osvaldo Morelli, uno de los que jugaron ese día, así lo recuerda con El Barrio: “Tuve la suerte y el privilegio de estar se día. Soñábamos con que llegue ese día porque estuvimos 7 u 8 años deambulando por distintas canchas, pero éramos siempre visitantes o neutrales. Tener el Ciudad de Vicente López para nosotros era increíble. Recuerdo haber jugado en las divisiones menores ahí cuando era cancha sólo para inferiores, pero luego pudimos inaugurarlo. Recuerdo los momentos previos, había muchísima gente de Platense cantando desde muy temprano, explotó cuando se hizo la presentación con Alfredo Ginanni, Carlos Schafer, el arquitecto Haedo, gente que puso mucho el hombro para que sea una realidad”.
“Pasaron 40 años y todo continúa, pasan cosas nuevas, hoy estamos abocados a volver a Primera, pero todo lo que hicimos en su momento a pulmón, con las limitaciones del momento, el esfuerzo de los jugadores, dirigentes y las concentraciones, porque jugábamos en ese entonces batallas -continúa Morelli-. El que ganaba permanecía y el que no, se iba al descenso. Todo eso nos hizo agarrarle tanto amor a los colores marrón y blanco, que yo sentía desde los 15 años, cuando llegué a la institución. Y era un amor lindo, sincero, no porque había plata o algo material. Gracias a Dios logramos el ascenso, inaugurar la cancha… Estuve en el último partido en Manuela Pedraza y Crámer y en la inauguración del Vicente López. Son dos cosas que están grabadas en la historia del club y me llena de orgullo haber formado parte. No me olvido nunca de Platense”. Hoy el Toro, con 76 años está dirigiendo al Gualaceo, de la B de Ecuador.
Luego, para completar el estadio, hubo etapas. La tribuna de la parcialidad visitante fue terminada en 1980. La iluminación para los partidos nocturnos se finalizó el 29 de setiembre de 1982. En 1994 comenzó la ampliación del estadio, que pasó de tener una capacidad de aproximadamente 18.000 espectadores a 28.530, ya que se construyeron dos tribunas cabeceras de cemento. Primero la tribuna visitante Julio Cozzi, que culmino su construcción en 1996, y luego la actual tribuna local llamada Roberto Goyeneche, que fue terminada en 1998. Antes de esta última construcción allí se encontraba una tribuna tubular mucho más pequeña, hecha de tablones de madera y “chapa”.

El “Toro” Osvaldo Morelli tuvo «la suerte y el privilegio» de jugar en la inauguración del estadio.

Estadísticas
En el Estadio “Ciudad de Vicente López” Platense jugó en total 723 partidos. Fueron 350 en Primera División, 236 en la B Metropolitana y 137 en el Nacional B. El Calamar no perdió en el 75.4% de los encuentros jugados, convirtiendo su casa en una visita difícil para sus rivales de turno.
Así, obtuvo en total 1.021 puntos y se gritaron 892 goles propios. El máximo anotador es Daniel Alejandro Vega, ¿quién si no?, con 48 tantos. Hoy en día, defendiendo los colores de la UAI Urquiza, Trapito recuerda y cuenta las sensaciones sobre el estadio y elige su gol preferido de todos los que convirtió en casa: “No sé cómo explicarlo, pero siento como si el Estadio ‘Ciudad de Vicente López’ fuera parte de mi casa. Conozco todos los rincones, los desniveles, los pocitos, todo… Ese césped es el lugar que más feliz me hizo como jugador de fútbol. Y si tuviera que elegir un gol, creo que el más importante es el del récord, del día que pasé a ser el máximo goleador, contra Colegiales. Lo elijo porque fue el más emotivo y uno de los que guardo en mi corazón”.

Entre los partidos destacados, Alejandro Fabbri recuerda la goleada por 4-0 a Huracán en la penúltima fecha del Metropolitano 1980.

Partidos inolvidables
El Barrio abrió, a través de Twitter, la posibilidad de que los hinchas elijan sus partidos preferidos en el “Ciudad de Vicente López”. Uno de los primeros en optar por sus encuentros más recordados fue Alejandro Fabbri. El conocido colega, fanático Calamar y estadista de fútbol como ninguno, mencionó: “La primera goleada en Vicente López, el 4-0 a Huracán en la penúltima fecha del Metro de 1980. El 4-0 a Vélez de 1983, un baile fenomenal. Luego, en 1992, un 5-0 a Rosario Central. Más acá en el tiempo, los tres primeros goles de Vega: 3-2 a Estudiantes de Buenos Aires en 2005”.
Otro hincha famoso, como lo es Diego Pérez, eligió el suyo: “Para mí fue cuando ascendimos, hace 13 años, porque di la vuelta olímpica junto a mi papá y los jugadores”. “En Vicente López hizo su último gol Bochini y se retiró Gareca en 1994: Platense 3 (Eduardo Coudet y Marcelo Espina, 2) vs Independiente 2 (Alberio Usuriaga y Arsenio Benítez Zarza e/c). El 2 de marzo de 1986 hubo un Platense 3 (Alejandro Nannini -2- y Carlos Alfaro Moreno) vs Huracán 1 (José Iglesias), que pudo haber terminado en desastre dado que hubo incidentes”, recordó por su parte Emiliano Barcón.
Gustavo Javier Lamy optó por “Platense 5 Estudiantes 1 (Clausura 92), Platense 5 Rosario Central 0 (Clausura 1992) y Platense 2 Español 1, que nos dejó primeros en el Clausura 94. Otros partidos que se me ocurren son dos victorias a Boca (83 y 96) y una a River en el 96 (dos goles de Fuertes)”. Lorena Freddi, cortito y al pie, escogió varios infaltables: “El 4-4 con Vélez levantando el 4-2 en los últimos minutos. El 3-0 al Bicho suspendido por la lluvia. El 3-2 a independiente, 4-0 a Chaca y el 2-2 con Laferrere, porque significó un ascenso”. Nicolás Preci se inclinó por dos: “1 a 0 vs Argentinos y suspensión por lluvia. Se reanuda entre semana y termina 3 a 0. Otro, 3 a 1 a San Lorenzo del Profe Castelli”.
Sebastián González evocó un partido que vino a la mente de muchos hinchas, un 4 a 4 con Vélez famoso por el “partido liquidado” que inmortalizó Walter Nelson, pero que ese día le falló. Ganaban los de Liniers 4 a 2 y era tiempo cumplido, pero Platense una vez más logró lo imposible: “Fue terrible, yo estaba en la cancha ese día y vi llorar a mi viejo en el 4 a 4. Después a Chilavert tirando billetes arriba del micro al grito de a mí me sobra”.

Crédito de foto de portada: Platense a lo Ancho

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/08/estadio-aerea-Platense-a-lo-ancho-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.