El paso del tiempo es implacable y el transporte público da fe de ello. Los lectores mayores recordarán los colores de los antiguos colectivos, que tenían una apariencia muy diferente a los de la actualidad. Comparamos el ayer y hoy de las líneas que circulan por nuestros barrios, para rememorar un pedacito de nuestra niñez.

Por Sergio Calandra
fiscal@periodicoelbarrio.com.ar
Twitter: @scalandra

Las personas y las ciudades cambian. Y en la Capital convivimos a diario con estas modificaciones: contenedores de residuos que reemplazaron a los cestos particulares; pasos bajo nivel y sapitos; metrobuses y otras obras que transformaron la fisonomía porteña. Es verdad que el ser humano no puede vivir de los recuerdos porque, de lo contrario, nunca evolucionaría, pero hay muchas cosas que no se olvidan y que quedarán para siempre grabadas en nuestra memoria.

Bondis en el recuerdo
Los colores de los colectivos que circulaban años atrás y que aún hoy lo hacen en calles y avenidas de nuestro barrio permanecen vigentes en las retinas de muchos vecinos. Los que ya tenemos más de 45 recordamos que, en el pasado, las unidades no tenían puerta para descender por detrás (solo de entrada y salida por delante), sus techos eran muy bajos y contaban con pequeñas ventanas que, si se viajaba parado, impedía ver bien por dónde se circulaba. Y ni que hablar de las boleteras con el papel enrollado…
A los dueños de las unidades se los llamaba “componentes” y los choferes podían llevarse el colectivo a su casa los fines de semana para hacer viajes con sus familias, amigos y vecinos. Incluso se los podía encontrar, por ejemplo, acampando los domingos y feriados en los jardines linderos con la vieja General Paz.
Hoy en día esto no es posible porque las unidades prácticamente no descansan y tampoco se las pueden llevar a su casa los choferes. Además de que, luego del ensanchamiento, casi no quedan lugares abiertos para utilizar a los costados de la gran avenida. Los recorridos de los colectivos también fueron cambiando de acuerdo con las nuevas reglas del tránsito, aunque algunos todavía los conservan tal cual eran hace 40 años. Apelamos ahora a la memoria de nuestros lectores mayores, recordando con fotos los colores y el aspecto de las líneas antiguas que aún hoy siguen atravesando nuestra Comuna 12.

Línea 133
Sus colores originales eran el marrón y el negro, separados por una línea amarilla. Hoy luce todo rojo, el color representativo del Grupo Plaza, y sobrevive como puede a la desinversión de esta gran empresa, fundada en los 90 por los hermanos Claudio y Mario Cirigliano. En su recorrido por Villa Urquiza bajaba desde la calle Echeverría por Ávalos hasta Olazábal, donde seguía su ruta hacia Belgrano y Puente Saavedra.

Línea 114
El celeste y el blanco eran sus colores originales y se la denominaba comercialmente “COPLA”. También compartía los coches con la línea 146, ya que en el frente de las unidades se podía cambiar el número de acuerdo con su recorrido. Como el 133, forma parte del deficiente Grupo Plaza.

Línea 107
Se denominaba General San Martín y era distintivo su color azul turquesa con ribetes blancos, similar a la bandera argentina. Lo particular de esta línea es que llega a Ciudad Universitaria, destino obligado de los estudiantes que cursan el CBC y otras carreras de la UBA.

Línea 71
Es una de las pocas que todavía mantiene sus colores originales: celeste, blanco y líneas rojas. Los vecinos de Villa Urquiza la recordarán por el accidente ocurrido en los años 90, en el que cayó una unidad en el terreno baldío de Triunvirato esquina Monroe (hoy Pindal). Perdió la vida una transeúnte que pasaba por el lugar. Pese a este triste hecho siempre brindó un excelente servicio, con una frecuencia elogiable.

Línea 187
Desaparecida línea que tenía como cabeceras de su recorrido José León Suarez y Chacarita. Era de color violeta, rojo y amarillo crema. La frecuencia de sus unidades era muy prolongada y perder un viaje implicaba como mínimo 30 minutos de demora, siempre y cuando no quedara alguna unidad arrumbada por desperfectos técnicos.

Línea 142
Se la llamaba TACSA. Ya no circula más desde finales de la década del 80 y fue, en sus últimos años, un apéndice de la línea 140 antes de ser comprada por el Grupo Plaza. El rojo, negro y amarillo cremita eran sus colores distintivos. Muchas de sus unidades eran marca Ford, algo no muy usual en lo referido a colectivos, ya que Mercedes Benz siempre monopolizó el mercado por la versatilidad de sus modelos.

Línea 140
Es una de las líneas del Grupo Plaza que mayor presencia tiene actualmente en la opinión pública por la gran cantidad de unidades que se descomponen a diario y hasta se prenden fuego. Esta compañía de transporte, comprada en octubre pasado por el empresario misionero Marcelo Zbikoski, sufre desde hace años una pronunciada falta de inversión y mantenimiento.
El 140, originalmente, era blanco con líneas rojas y tenía un ramal hasta el Parque Sarmiento que pasaba cada 30 minutos. Su recorrido se desdoblaba por Galván hasta el predio de Saavedra como destino final y en sentido inverso bajaba por Valdenegro hasta Rivera, atravesaba las vías por Mariano Acha y retomaba luego su ruta por Lugones.

Línea 90
El azul preponderaba en la mayor parte de su carrocería, con líneas rojas y blancas. Hoy en día es gestionada por la empresa MODO, cuyo logotipo es una gran rosa, y hasta ahora parece gozar de muy buena salud (también administra la 151). En el display frontal, donde sale el número de la línea, aparece la leyenda “la Nueva 90”. En los tiempos finales de la gestión anterior era un suplicio tener que utilizar sus servicios.

Línea 41
Anteriormente su color era celeste azulado con líneas en color amarillo. Es por esto, seguramente, que el nombre de la compañía era Azul. Hoy en día el amarillo la distingue claramente de cualquier otra y el grupo Rosario Bus, con fuerte presencia en la Ciudad de Rosario y alrededores, la administra con un muy buen servicio.

Línea 108
Actualmente en manos del grupo Teniente General Roca, antes sus colores eran el rojo, verde en su parte central y blanco en el techo. En los 80 también tuvo colectivos marca Ford, pero en general no resultaron muy confortables por su dureza y andar tosco. Quizás sus motores sean más útiles para el transporte de mercaderías.

Línea 175
Años atrás terminaba en la estación de Villa Urquiza proveniente de Martin Coronado (Provincia de Buenos Aires) y su servicio era muy irregular. Sus tonalidades eran en la parte baja un gris muy clarito, una línea roja en el centro y su techo celeste. Desde hace pocos años fue absorbida por Transportes Escalada, que engloba las líneas 169 y 175, y presta una excelente atención hasta Congreso y Av. Cabildo.

Línea 93
Sobrevive a los ponchazos, con unidades que ya excedieron largamente su vida útil y que deberían ser observadas por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Los coches son antiguos y emanan mucho humo de sus caños de escape. Antiguamente era amarilla con una línea negra en el centro y con su techo rojo. Se llamaba la Nueva Era y desde hace unos años, cuando la tomó la empresa 1º de Septiembre, pasó a tener color marrón en su parte baja y el resto en amarillo pálido.

Línea 112
Sus colores originales eran verde inglés en el sector inferior y blanco en el resto de su carrocería. Hoy luce celeste con una mezcla de gris. Expreso Lomas la administra junto con la línea 165, que circula por la zona sur del Gran Buenos Aires. En los últimos meses los choferes estuvieron realizando paros sorpresivos, con suspensión de servicio, por falta de pago de sus haberes.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/01/Fiscal-5-150x150.jpg

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.