Desde los años 90 el reconocido médico y científico dirigía un polémico proyecto de investigación en el CEMIC de Saavedra: adiestraba una colonia de primates que luego eran empleados para ayudar a personas con deficiencias en sus aptitudes físicas y mentales. Resistido por asociaciones defensoras de los derechos del animal, no pudimos confirmar si el programa seguirá activo tras su fallecimiento.

El 9 de agosto pasado falleció el Dr. Carlos Nagle, director del Centro de Investigación en Reproducción Humana y Experimental del Instituto Universitario del CEMIC y también investigador independiente del CONICET. “Fue un maestro de la medicina y un científico que abrió caminos”, lo elogió La Nación en su columna necrológica.
Desde la década del 90 dirigía, en el centro médico de Saavedra, un proyecto de investigación con una colonia de cebus apella o monos capuchinos, que tenía como objetivo su adiestramiento para poder ayudar a la recuperación de personas con discapacidades y con alteraciones en sus conductas alimentarias. “Si se quiere estudiar el comportamiento del animal es preferible que se encuentre libre en su hábitat natural, pero si se desea realizar un trabajo científico sobre temas médicos como vacunas o describir su fisiología es conveniente que esté en cautiverio”, nos explicaba en un nota del año 2002, respondiendo a las críticas que despertaba el programa.
“Algunos de estos monos ayudaron a personas cuadripléjicas en su vida diaria, por ejemplo a poner una bombilla en un vaso con agua o a dar vuelta las páginas de un libro”, destacaba. También trabajaba con pacientes anoréxicos, a quienes se les ordenaba la tarea de alimentar a monos recién nacidos para de esa manera reconstruir su la relación con la comida y valorar la importancia de una buena alimentación.
“Hace dos años trabajamos con la madre de un policía de la Comisaría 49, que era ciega, a la que el monito le servía de lazarillo y, algo mucho más importante, le hacía compañía”, recordaba Nagle. Contaba que por entonces estaba trabajando satisfactoriamente con un chico autista: “Ahora pasó a ser el centro de atención del resto de los alumnos del aula porque vive esta experiencia diferente de convivir por unas horas con los monos”.

El Dr. Carlos Nagle era director del Centro de Investigación en Reproducción Humana y Experimental del Instituto Universitario del CEMIC.

Resistencia al proyecto
Para el año 2002, la colonia de monos del CEMIC sumaba 94 individuos y se debía controlar su natalidad por razones de espacio. Este animal, explicaba Nagle, es un elemento fundamental en la prueba de nuevas drogas que, luego de comprobados sus beneficios, son recetadas a los seres humanos. Sin embargo, su utilización en laboratorios ha generado conflictos con organizaciones defensoras de animales.
“El mal uso de animales en experimentación provocó la reacción de las entidades protectoras que no quieren que se realicen estudios de estas características. Lo correcto es que cuando se investiga a un animal se lo haga con las mismas normas de ética y consideración que el propio ser humano tendría para sí mismo. En el caso de los monos, nunca se debe llegar a su muerte salvo que los descubrimientos científicos que se logren justifiquen la pérdida de esa vida”, aclaraba. De acuerdo con la página web del CEMIC el proyecto sigue activo, aunque no pudimos confirmar cuál será su futuro tras la muerte de Nagle.

Característico de la zona tropical y subtropical americana, el cebus apella o mono capuchino habita una amplia franja del continente que va desde Misiones hasta el Canal de Panamá.

Vasta trayectoria
Carlos Nagle nació en Buenos Aires el 11 de diciembre de 1943 y se recibió de médico de la Universidad de Buenos Aires en 1970. Sus primeras publicaciones científicas datan de 1971, referidas al pasaje de insulina través de la placenta. En ese año ingresó al CONICET y luego se perfeccionó en Endocrinología y Reproducción en el Massachussets Institute of Technology, National Institute of Health, USA. Fue distinguido como Profesional de la Salud Internacional por el International Biographical Centre (Cambridge, Inglaterra) y reconocido con la Medalla de Honor por el American Biographical Institute de North Carolina, USA. También Vice-Presidente de la Asociación Latinoamericana de Investigadores en Reproducción Humana (ALIRH), sus compañeros lo recordarán como “un gran profesional y ser humano”.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/11/Carlos-Nagle-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.