Los vecinos piden un ramal del 107 para Coghlan

Desde que se inauguró el túnel de Monroe, en diciembre de 2011, esta línea modificó arbitrariamente su recorrido hacia Flores y dejó al barrio y a parte de Villa Urquiza sin transporte.

Desde que se inauguró el túnel de Monroe, en diciembre de 2011, esta línea de colectivo modificó arbitrariamente su recorrido hacia Flores y dejó al barrio y a la parte norte de Villa Urquiza sin transporte público. Los pasajeros reclaman que se restablezca el trayecto original, para evitar el aislamiento de la zona.

Por Sergio Calandra
fiscal@periodicoelbarrio.com.ar
Twitter: @scalandra
Instagram: fiscaldelascalles

Por su diseño y concepción, el barrio de Coghlan es un pequeño rincón exclusivo de la Ciudad enclavado en un sector que es atravesado por dos vías de ferrocarril distintas (ramales Bartolomé Mitre y José León Suarez). Ya de por sí está aislado naturalmente, al ser intrincado acceder si no se conoce bien la forma de llegar.
Y si se le quita un servicio de transporte público queda más desconectado aún, considerando que no todos se mueven con vehículo. Por caso, muchas personas mayores y/o con movilidad reducida que habitan en el barrio deben caminar tres largas cuadras atravesando las vías férreas para llegar hasta la avenida Monroe, que es por donde hoy en día circula la línea 107 hacia Flores.
Desde que se inauguró el necesario viaducto Seeber en esa arteria, de buenas a primeras miles de vecinos de Coghlan dejaron de contar con el recorrido original del 107 desde Belgrano. Este ingresaba en Monroe por Roque Pérez hasta Rivera, doblaba por Washington hasta Manuel Ugarte, cruzaba el paso a nivel y seguía por Nahuel Huapí hasta Pacheco, para luego continuar por Cullen hasta Triunvirato, donde después de atravesar el cruce del ferrocarril giraba a la derecha en la Avenida Monroe.
Actualmente, el 107 continúa por Monroe hasta llegar a la Avenida de los Constituyentes, dejando a todo el barrio de Coghlan y a parte de Villa Urquiza alejado a tres cuadras de su recorrido original para poder tomar el servicio. En el sentido inverso hacia Belgrano, la empresa sigue realizando el trayecto habitual.

La zona de la estación Drago es muy transitada, principalmente, por los estudiantes del CBC de la UBA.

Muchos perjudicados
Los estudiantes que concurren al Ciclo Básico Común de la UBA de la estación Drago, al Profesorado para Educación Especial y a la Escuela Morazán deben atravesar el sapito de Holmberg y Donado si tienen que ir hacia Villa Urquiza para viajar en el 107. Con la construcción de los nuevos viaductos cambiaron su sentido de circulación las calles Pacheco, Roque Pérez y Melián y también se unificó el sentido de Manuel Ugarte desde Rómulo Naón hasta Washington.
La petición de los vecinos y los reclamos en las redes sociales desde hace años por la vuelta del 107 parece que no son escuchados ni tenidos en cuenta por la CNRT ni por el Gobierno de la Ciudad. Lo que se pide es que se desdoble sólo un servicio de cada tres, para que acceda por Coghlan, ingresando por Melián hasta Manuel Ugarte (esta calle debería recuperar el doble sentido de circulación hasta Naón), para seguir luego hasta Bauness, bordear la Plaza Echeverría hasta llegar a la Avenida Triunvirato (atravesando las vías del ferrocarril), doblar en la avenida Monroe y finalmente empalmar con su recorrido habitual.
Hoy en día la línea 107 tiene parte de sus servicios con distintos tramos diferenciados. Por ejemplo algunas unidades que vienen desde Villa Devoto terminan en Roosevelt y Triunvirato y ahí vuelven a retomar hacia el citado barrio, porque no es necesario a ciertas horas que continúen vacíos hasta Ciudad Universitaria.
Esperemos que las autoridades tomen cartas en el asunto y aporten a la movilidad sustentable -por la que tanto se está bregando- en los barrios de Coghlan y Villa Urquiza. Si el concepto es evitar la circulación de vehículos para descomprimir el tránsito y disminuir en algún grado la contaminación ambiental, se debe entonces brindar un servicio de transporte público eficaz y confiable para que sea utilizado por aquellos que no tienen automóviles y también por los que sí los tienen, pero prefieren no usarlo para las tareas cotidianas.

Crédito de foto de portada: Leo Spalasso

Comentarios Facebook