Vecino de Saavedra desde 1997, Gustavo Sylvestre es uno de los referentes del periodismo opositor, pero no se define como anti-macrista. En una extensa entrevista, el conductor analiza los primeros meses de gestión de Cambiemos, ve difícil el regreso de Cristina Fernández al poder y denuncia una persecución contra el empresario K Cristóbal López. Pese a la vorágine laboral, su vida en el barrio sigue intacta. Acaba de publicar su primer libro: “Intrigas, alianzas y traiciones”.

 

Por Marcelo Benini y Tomás Labrit
correo@periodicoelbarrio.com.ar

 

“La verdad, les doy la nota a ustedes porque son del barrio. No me gusta opinar de política”. Es la tercera vez que Gustavo Sylvestre (53) le concede una entrevista a este periódico. El conductor y vecino de Saavedra ocupó la contratapa de El Barrio en la edición de febrero de 2002, cuando el país estaba inmerso en una profunda crisis política y económica, y fue la nota de portada del número de abril de 2011. En la última entrevista, el periodista acababa de dejar el Grupo Clarín, donde trabajó durante 23 años, para pasar a América, multimedio del cual fue desvinculado en 2014 por no adherir a su línea editorial.
“En 2013 cambiaron y tomaron una postura política a la cual nunca me sumé, que era a favor de Sergio Massa”, explica. Hoy, a punto de cumplir 30 años como periodista político a nivel nacional, se luce en radio Del Plata (AM 1030) con su programa Mañana Sylvestre y en el ciclo Minuto Uno, que conduce en las noches de C5N. Además, para coronar un presente profesional que lo tiene como protagonista, acaba de lanzar su primer libro, Intrigas, alianzas y traiciones (Ediciones B), en el que analiza el estrecho vínculo entre el poder político y los medios de comunicación. Pese a esta vorágine laboral, el Gato no descuida su vida en Saavedra, donde vive desde 1997. “Me encanta estar en el barrio. Todos los días salgo a hacer las compras”, cuenta.

-En los últimos años se percibió que tu figura creció notablemente, en especial desde tu llegada a C5N. ¿Compartís esta apreciación?
-Sí, por suerte uno va creciendo profesionalmente a través de los años. Estoy cumpliendo tres décadas de profesión y gracias a Dios, desde el 83 que empecé a trabajar en Capital Federal (N. de la R.: Nació en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, en 1962), hasta el día de hoy, he ido creciendo en cada paso que he dado. Sin lugar a dudas, en los últimos años se ha ido consolidando mi trabajo, pero por todo lo que hice anteriormente. Esto es un trabajar día a día y que la gente te acepte. En la actualidad, estamos teniendo una respuesta muy buena tanto en C5N, donde lideramos la franja de las 21, como en radio Del Plata, donde mi programa está segundo dentro de los más escuchados entre las seis y las nueve de la mañana.

-C5N se convirtió uno de los canales más influyentes en el público opositor, sobre todo por tu programa, el de Víctor Hugo Morales y el del economista Roberto Navarro. ¿Coincidís?
-Sí, son tres estilos diferentes, pero estamos en la misma sintonía. Víctor Hugo es un profesional destacado desde hace muchos años y tomó una postura que la está consolidando ahora. Roberto Navarro tiene una actitud más vehemente y denunciadora. Yo me consolido en lo que siempre me ha gustado hacer, que es favorecer el debate. El programa de la tele es un punto de encuentro, tal vez con una línea editorial más cerca de la realidad cotidiana que otros medios no están mostrando y que gran parte de la sociedad exige. Por ejemplo, los despidos y la situación económica. Tengo un compromiso con la realidad muy fuerte tanto en la radio como en la tele y eso se ve en los niveles de audiencia que estamos logrando.

-¿Sos ajeno a las denuncias judiciales que pesan sobre el empresario kirchnerista Cristóbal López, dueño de C5N?
-La verdad es que cuando vas a trabajar a un medio muchas veces no conocés a sus dueños. Yo lo conozco a Cristóbal López como empresario desde hace muchos años, incluso antes de mi llegada a C5N, y veo que se ha mentido y escondido mucho. Se habló de evasión de impuestos cuando no lo es y el presidente violó secretos fiscales, que es una figura muy grave. Hay una cuestión persecutoria contra Cristóbal López porque es dueño de un medio que es crítico al Gobierno. Me parece un tema peligroso.

-En 2014 te desvincularon del Grupo América. ¿Fue por motivos políticos?
-Mis años en el grupo fueron muy buenos. Le di al canal programas periodísticos y una orientación política que no tenía. Lamentablemente, ellos cambiaron en 2013 y tomaron una línea editorial a la cual nunca me sumé, que era a favor de Sergio Massa. A mí eso no me hubiera molestado, porque todo medio tiene una postura, pero ellos me la exigían y yo no estaba de acuerdo. Eso es lo que destaca FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) con respecto a la libertad de conciencia: dejar que cada periodista pueda pensar y opinar como quiera. Por suerte en radio Del Plata y C5N tengo una absoluta libertad y no me exigen una línea editorial.

-¿Cómo evaluás el primer semestre del gobierno de Mauricio Macri?
-Muy duro a nivel económico. Me parece que tomaron medidas que necesariamente había que tomar pero se olvidaron de la parte social. Aumentaron las tarifas sin tener en cuenta el costo social de las mismas y eso se está sintiendo. Hay pequeñas y medianas empresas, clubes de barrio, que no pueden soportar los aumentos.

-Teniendo en cuenta estas críticas que exponés, ¿se podría decir que tu pensamiento es afín al kirchnerismo?
-Hoy mi compromiso es con la realidad que otros medios no muestran y que hay que mostrar. Porque hay despidos en la Argentina y situaciones muy dolientes. Hay mucha angustia en la sociedad que hay que acompañar. Siempre he tenido un compromiso social muy fuerte desde chico y hoy se manifiesta en la labor que cumplo como periodista. No se puede esconder la realidad y tal vez me toca a mí representar a la sociedad que está percibiendo esa situación. Pero no porque tenga una afinidad determinada. Nunca jugué un papel político, siempre favorezco los puntos de encuentro y el debate. Por eso en mi programa invito a todos: el que quiere venir, que venga.

Sylvestre 1

 

-¿Entonces tampoco te definirías como anti-macrista?
-No, no me gustan para nada los anti. Así como nunca hablé de grieta porque no creo en eso, no me considero anti de nada. No tomo posturas políticas, en todo caso tengo un compromiso con la realidad cotidiana. Hay que mostrar lo que sufren algunos sectores de la sociedad y lo mal que la están pasando. Lo que hacemos es mostrar la realidad que no sé por qué motivos otros medios esconden y que hasta hace poco denunciaban. La verdad, no sé si tendrán compromisos políticos, no lo logro entender. Pero bueno, no me importa ni me interesa lo que hacen otros medios. A mí nadie me ha bajado una línea. Puedo demostrar que siempre he tenido mi pensamiento y que me he ido de aquellos lugares en los que no me he sentido cómodo.

-Siempre suele haber polémica por la distribución desigual de la publicidad oficial en los medios. ¿Te afectó esa situación con el cambio de Gobierno?
-Tengo relación de dependencia en los medios en los que trabajo y siempre lo hice de esa manera. Siempre trabajé en medios privados, así que nunca dependí de la pauta. A mí me pagan el sueldo y eso es una tranquilidad muy grande.

-¿Cómo recordás tu paso por el Grupo Clarín?
-Soy una persona agradecida en la vida. Todo lo que uno hace, sirve para el crecimiento personal y profesional. Trabajé 23 años en Clarín y me dejó un basamento muy importante para mi carrera. Lo tomo como una cuestión positiva, es mi filosofía de vida. Pero no miro para atrás.

-¿Tenés relación con quienes fueron tus compañeros en el grupo?
-No, solamente me quedó un amigo de años que es Sergio Elguezábal.

-La grieta de la que tanto se habla, ¿incluye también a los periodistas?
-Sí, pero yo nunca me sumé a eso. No tengo amigos en el medio, pero respeto a todos mis colegas. No califico ni descalifico la labor de nadie. La grieta fue una construcción que usaron algunos para beneficio personal.

Sylvestre 3

-El kirchnerismo no tuvo a los grandes medios de su lado, pero el macrismo sí los posee. ¿En cuánto influye este panorama en el éxito de una gestión de Gobierno?
-Yo creo que la sociedad argentina ha crecido y madurado muchísimo y no se deja influenciar masivamente. Habrá algunos sectores a los que sí les llegan ciertas construcciones que se arman. No hay que negar que en este último tiempo se han armado muchos relatos periodísticos que no han tenido que ver con la realidad. Pero el grueso de la sociedad no come vidrio.

-¿A qué creés que se debió la derrota del kirchnerismo?
-Fue por errores que cometió el propio partido y por la campaña de Daniel Scioli. El Frente para la Victoria subestimó a Macri y no tuvo ni una dirección de campaña ni un mensaje claro. Por el contrario, Cambiemos tuvo una campaña muy ordenada y disciplinada y logró que entrara emocionalmente en la sociedad la idea del cambio.

-¿Pensás que triunfó el anti-kirchnerismo antes que Mauricio Macri?
-Sí, obviamente. Diría que ganó el revanchismo y eso es muy peligroso. Me preocupa que haya sectores del Gobierno que vengan por el revanchismo en la Argentina.

-Hay muchos funcionarios kirchneristas que están comprometidos judicialmente. ¿Considerás que las denuncias tienen sustento legal?
-Eso lo va a determinar la Justicia, pero tiene que ser realmente independiente y no trabajar en pos de venganza política o de las instrucciones del Gobierno de turno. En el caso del juez Claudio Bonadío, se nota demasiado que tiene animosidad hacia el apellido Kirchner. Los otros jueces me parece que están trabajando en un marco razonable. La Justicia tiene que demostrar que está regida para lo que corresponde y en el marco de la Constitución. No se tiene que prestar a revanchismos o venganzas.

-En este contexto complicado a nivel judicial, ¿le ves futuro político a Cristina Kirchner?
-Es difícil de determinar, porque las sociedades se comportan de distintas maneras. Salvo Perón, yo creo que en la Argentina todo presidente que se va del poder no regresa.

-¿Creés que la imagen de Mauricio Macrti bajó por las medidas económicas que debió tomar?
-Sí, indudablemente. También ha perdido confianza la gestión del Gobierno.

-¿No es muy prematuro? Ni la Alianza llegó a un desgaste tan importante en tan poco tiempo…
-Pero después hay procesos que se pueden recuperar. Veo al Gobierno muy encerrado en un relato y en una lógica que escapa a la realidad que se vive.

-¿Creés que el Gobierno tiene un plan para combatir la inflación?
-El plan es enfriar la economía, que es lo peor que le puede pasar a la sociedad. Está cayendo el consumo, la gente no compra, no sale. Todos los vecinos me lo dicen. Pasa en las verdulerías, en las heladerías, en las carnicerías. Todos los días salgo a hacer las compras porque me encanta estar en el barrio y lo primero que se refleja es la queja y cómo ha caído la venta.

-La Comuna 12 tiene una impronta fuertemente macrista. ¿Cómo te tratan los vecinos de Saavedra  respecto de tu postura crítica al Gobierno?
-Gracias a Dios no tengo problemas. Además, de política no hablo con nadie, no me gusta. La verdad que he tomado la decisión de no debatir ni discutir de política. Respeto las ideas de todos, sólo escucho. No me engancho en ningún debate o discusión. Acá en la esquina comemos asado con todos los vecinos una vez por mes y hay diferentes opiniones. Cuando hay discusiones, preferimos evitarlas.

-En 2014 sufriste un atentado en la puerta de tu casa en el que te prendieron fuego tu camioneta. ¿Se supo quiénes fueron los responsables?
-Sí, hubo una persona detenida y tendrá que ir a juicio oral y público. La investigación judicial sigue en curso. Yo creo que fue un claro mensaje mafioso hacia mí, un hecho intimidatorio. Hacía un mes que estaba en C5N y habíamos hecho investigaciones que tocaban a algunos integrantes de los servicios de inteligencia y a grupos narco.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/Sylvestre-2-1-150x150.jpg