El reconocido relator de fútbol de ESPN, tiene una afectuosa historia con la Comuna 12, que comenzó cuando el canal se encontraba en Villa Urquiza. Caracterizado por su perfecta pronunciación de los apellidos y su conocimiento sobre los reglamentos, trabajó junto a Juan Carlos Morales, Walter Saavedra y Osvaldo Wehbe, entre otros.

Por Pablo Riggio

priggio@periodicoelbarrio.com.ar

“Disfruto mucho la previa de los partidos. Soy medio obsesivo con algunos temas y no me gusta mucho el margen de error. No lo tomo como una virtud, sino como algo que me gusta hacer”. Miguel Simón vive su trabajo con mucha pasión y dedicación. “Garra”, como lo describe él. Y eso se nota cuando relata los partidos de fútbol para ESPN: es casi imposible encontrarle una equivocación.

Oriundo de Caballito y habitante de Belgrano, es amigo hace muchos años de Basilio Sioutis, ex comunero por Proyecto Sur en la Comuna 12, quien le hizo conocer la causa de la cancha de básquet ubicada en la Plaza 1° de Marzo de 1948: el Gobierno de la Ciudad quería hacer ciertas modificaciones en el lugar, en contra de los intereses de los vecinos, iniciativa que finalmente no prosperó. En una confitería de La Pampa y Arcos, en una tarde muy lluviosa de abril, mantuvo una distendida charla con El Barrio.

-¿Siempre viviste en Belgrano?

-No, me crié en Caballito, después tuve mi primer departamento en Barrio Norte y cuando me casé me vine a Belgrano. Me separé y me quedé acá. ESPN tiene sus estudios en San Isidro y me queda muy cómodo. Pero yo siempre fui de Caballito, por eso soy hincha de Ferro, Vivía a siete cuadras de la cancha y fui al Colegio Marianista.

-Antes los estudios de ESPN estaban en Triunvirato y Juramento, en Villa Urquiza, donde llegaste a trabajar. ¿Cuál es tu relación con el barrio?

– Mi relación con Villa Urquiza tiene un carácter bastante afectivo porque los comienzos de SportsCenter fueron allí en el año 2000. Es un gran recuerdo porque ahí el noticiero empezó a tener cierta mística, fue una muy buena etapa. Después, como todo producto que se expande, fue creciendo y pasamos de una casa a una mansión, donde no conocés ni a quienes circulan adentro.

-En una ocasión se te vio apoyando la causa de los vecinos por la cancha de básquet ubicada en la Plaza 1º de Marzo de 1948. ¿A qué se debió?

-Cuando trabajaba en Radio Nacional con el Ruso Verea y Juan Pablo Varsky, Basilio Sioutis tenía un bar enfrente junto a su cuñada. Me comentó que había una cancha de básquet a la que querían agregarle arcos y me encantó la causa, le dije “obvio que voy”. Me alegro que salió todo bien, sentí como que tomé oxígeno al ver esa pasión deportiva. Que haya una cancha de básquet en una plaza es algo glorioso para mí.

-¿Cómo fueron tus comienzos en el relato?

-Arranqué en Cablevisión, cubriendo un torneo universitario que organizaba Claudio Marangoni en Obras Sanitarias. Se trataba de un torneo de universidades y grabábamos como siete horas en un sólo día, creo que eran partidos de Fútbol 6. Yo tenía de comentarista a Daniel Wainstein. La verdad es que tengo un muy buen recuerdo de eso, ¿sabés el alma que le ponía? Yo que le pongo garra a cualquier cosa…

-¿Siempre quisiste hacer de esta profesión tu vida?

-A mí me gustaba mucho todo lo que sea comunicación, no sólo el relato. Yo estuve en tres mundiales: 1994, 1998 y 2002. Después, como ESPN no tiene derechos de relato en mundiales, dejé de ir. En 1994 comenté con el equipo de Radio América, que era espectacular: Juan Carlos Morales, Walter Saavedra y Osvaldo Wehbe.

-¿Cuál es el deporte que más te apasiona relatar?

-Me siento más cómodo con el fútbol, pero el rugby también me gusta mucho por la preparación de los partidos. Disfruto mucho la previa y en el rugby hay mil cosas para preparar. Cuando me sentaba a relatar rugby sabía que la transmisión iba a ser buena. Soy medio obsesionado con algunas cosas, como con los reglamentos. Con la pronunciación de los apellidos también. Busco relatos de afuera para ver bien cómo se pronuncian, es la única manera de hacerlo bien. Hoy en día en YouTube encontrás todo.

-¿Te han tentado alguna vez para relatar en “Fútbol Para Todos”?

-Una vez me llamó Marcelo Araujo. Le dije que no podía porque no quería dividir mi energía entre ESPN y ese trabajo. También me ofrecieron algo más concreto cuando casi agarra Marcelo Tinelli. Era un momento particular porque mi papá, que después falleció, estaba enfermo y, por otro lado, mi filosofía no es acumular trabajo.

-Ahora parece que en la licitación del Fútbol para Todos se vuelve a meter la empresa Torneos, ¿que opinás sobre el manejo de la televisación?

-Vos aclará que nunca hubo una licitación en la Argentina. Quizás estoy equivocado, pero desde que estoy en el periodismo nunca hubo una licitación. Eso implicaría convocatoria, pliegos, condiciones, ofertas y elegir la mejor opción. Y que no sea por 800 años. Acá no hubo nunca una licitación, ¡no me jodan con eso! En la Argentina pasaron de quedarse con todos los goles a dar todos los goles.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/05/Miguel-Simon-1-150x150.jpg