Fernando Wendt está a cargo de la subcomisión de básquet del Club Atlético Platense desde hace más de diez años. Sus ganas, capacidad y trabajo le dieron un giro completo a este deporte en el club, que hoy compite en el TNA. El dirigente habló de todo, incluso de política, en un año eleccionario que podría tenerlo como protagonista.

Por Julián Amerise

platense@periodicoelbarrio.com.ar

-Antes que nada, contale a la gente cómo se metió Platense en tu vida.

-Bueno, yo nací en el barrio de Saavedra, en el Pasaje Prometeo y Quesada. En el pasaje vivía la familia Bellini, de la que éramos amigos. Mi viejo fue hincha de Platense de toda la vida, siempre en Avenida del Tejar y Congreso,  así que como la mayoría de los hinchas de Platense heredé esta pasión por el Calamar y ya le transferí a mi hijo.

 -Hace poco me tocó ser padre y todo el mundo dice: “No hagas a tu hija de Platense, pobrecita, no le hagas eso”. ¿Te parece justo condenarlos a sufrir?

-No, de ninguna manera sería hacerles un mal. Obviamente que se sufre, pero siempre creí que nosotros disfrutamos las alegrías mucho más que los hinchas de los equipos grandes. Pequeñas alegrías son grandes momentos y la tradición familiar, el corazón y la sangre no se negocian. Hoy en día no vivo más en el barrio y mi hijo es el único hincha de Platense del colegio. Tenemos que recuperar pronto nuestro lugar, porque al estar en la B Metro muchos chicos no conocen a Platense. Cuando yo era chico éramos minoría, pero siempre estábamos.

¿No te parece que llegó la hora de que, más allá de que pensemos que Platense es de Primera, nos demos cuenta que estamos en la B Metropolitana? Sino no volvemos más, creo.

-Sí, coincido en el análisis. Si no tomamos conciencia de donde estamos, no nos vamos a recuperar. No se puede vivir de recuerdos, sino de la realidad. Esto tiene que ser el motor para que volvamos a trabajar todos por un Platense en Primera División y grande como lo fue, con la vida social que tenía el club, con el sentido de pertenencia que teníamos todos los que vivíamos en el barrio… Tenemos que recuperar todo eso. Pero coincido con vos: no nos damos cuenta que estamos jugando en la tercera categoría.

 -¿Vos jugaste el básquet en el club?

-Sí, jugué desde los 8 hasta los 22 años. Pasé por todas las categorías y a esa edad tenía que decidir si seguía jugando o me dedicaba a estudiar y trabajar. Como no era lo suficientemente bueno, opté por lo segundo y abandoné. Luego de unos cuantos años pasé por el gimnasio y vi trabajando a quien había sido mi técnico de Infantiles, que es César Dobal, que hoy trabaja conmigo en básquet. Lo vi solo, con no más de 6 o 7 chicos, año 2004, así que me acerqué, hablamos y me propuse darle una mano. Ahí me empecé a meter de a poquito, a engancharme de nuevo y llegamos adonde estamos hoy. La verdad que en 2005 era impensado, porque no teníamos nada: estaba complicado.

 -Para los que no saben que está pasando con el básquet, porque los que van al club asiduamente son conscientes de la revolución que generó este deporte, contá un poco qué fue aconteciendo en los últimos años.

-Platense en el 2005 estaba en la categoría C de la Capital Federal, de la Federación Metropolitana de Básquet. En 2006 ascendimos a Primera B, luego a Primera A en 2010, siempre de la misma federación. En 2012 salimos campeones de Primera A y ascendimos al Torneo Federal. Esa final fue un poco más recordada por muchos, porque fue a tres partidos en cancha de River contra Hacoaj. Todavía me emociona recordar la cantidad de gente que fue ese día a ver un partido de básquet de Platense. Por primera vez Platense disputó un torneo organizado por la Confederación de Básquet, nos “fuimos” de la Federación. Jugamos dos años ese torneo y la temporada pasada llegamos a la final de la conferencia, perdiendo con Olimpo. Esta temporada la Asociación de Clubes de Básquet nos invitó a jugar el Torneo Nacional de Ascenso (TNA) por nuestra ubicación en el torneo federal. Aceptamos, fue una sorpresa para todos y nos pusimos a trabajar para competir en la segunda categoría del deporte a nivel nacional. La primera es la Liga Nacional de Básquet.

 -Y además el equipo anda bastante bien.

-Sí, estamos gratamente sorprendidos y ahora esperanzados. Este años nos habíamos propuesto aprender de la categoría, que es 100 por ciento profesional, muy competitiva, con clubes con una historia basquetbolística enorme. Esto implica mucha logística, imaginate que al final de la temporada vamos a tener viajados unos 20.000 kilómetros. La idea era y es aprender y asentarnos para poder crecer, pero nos está saliendo todo mucho más rápido: estamos primeros en la Conferencia Sur y jugando los playoffs.

Platense basquet

 -¿Se puede decir que el básquet de Platense se autogestionó?

-Fue un trabajo que se hizo desde el comienzo, con poquitos recursos, contactando gente, empresas, siendo serios y contando de que se trataba el proyecto, consiguiendo algunos sponsors y algunos amigos que aportaron recursos tanto para mejorar la infraestructura del gimnasio como los gastos que genera la actividad, con los padres pagando el arancel deportivo como en todas las actividades. Cumpliendo siempre con la palabra nos ganamos un nombre respetado dentro del ambiente y los sponsors empezaron a confiar cada vez más en nosotros. Hasta ahora logramos estar siempre al día y que la actividad al Club Atlético Platense jamás le haya costado un centavo. Siempre el básquet consiguió sus recursos y solventó sus presupuestos, como creo que debe ser. Ojalá algún día el club pueda sustentar las actividades deportivas que tiene, como el handball o el futsal. Hoy cada actividad se autogestiona, consigue sus presupuestos para viajar, costearse la ropa… Es un trabajo de hormiga y arduo para conseguir resultados. Cada subcomisión lo viene haciendo hace unos años y creo que la parte social está muy mejorada.

 -Se dice que hay dos clubes en Platense. El fútbol, que no anda para nada bien, y el básquet, que la está rompiendo. ¿Es así?

-Escuché comentarios, pero no creo que sea así. Hay gente que comenta por falta de información o por falta de conocimientos de cómo se gestionan las actividades deportivas en cualquier club, no sólo en Platense. Siempre soñé que el club sea uno solo y crezca todo. En lo personal hoy me toca manejar la subcomisión de básquet y trato de hacerlo lo mejor posible, trabajando con un montón de padres para que los chicos tengan la ropa limpia y todo lo que necesitan para jugar un partido. Por eso te digo de nuevo que hay mucha gente trabajando en handball, en futsal o en cualquiera de las categorías de baby futbol. Es gente que dedica mucho tiempo a que una actividad en Platense prospere. Otra cosa para tener en cuenta es que la presión del fútbol no es la misma que la del básquet. Son deportes distintos. El básquet es un deporte muy estadístico y el fútbol no. Además ponerse la camiseta de fútbol de Platense, con la presión que ejercemos como hinchas para que ascienda, no es la misma que acá: nadie te va a insultar porque perdiste un partido de básquet. Es difícil comparar.

¿El modelo administrativo que impusieron en el básquet creés que es trasladable al fútbol?

-Creo que sí. El fútbol tiene sus propias dinámicas, códigos y procesos, pero cuando gestionás algo, sea una empresa, un almacén, un kiosco, tu casa, un deporte o un club entero, la verdad que es más o menos parecido. Vos tenés que pensar que podés sustentar en el tiempo, porque no es cuestión de armar algo a lo loco para tomar atajos, cosa que estamos acostumbrados a hacer por ansiosos. Debemos aprender a ser pacientes con los jugadores y cuerpos técnicos que elegimos. Es muy difícil, porque todos queremos estar en Primera de un solo salto, pero lamentablemente hay que salir campeones de la B Metro y ascender al Nacional, luego ascender a la A. Eso se logra pensando en el mediano y largo plazo, no en el corto.

-¿Sentís celos por parte de la CD actual, ex dirigentes o allegados políticamente por este momento soñado que vive el básquet, mientras el fútbol da pena?

-Mirá, tengo buena relación y diálogo con la CD actual: Roberto Soldavini, Lucho Soldavini, Ugolini lo mismo, inclusive su hermano es miembro de la subcomisión de básquet. La verdad no percibo eso, al contrario, recibimos reconocimientos y alegría por el momento que estamos atravesando. Siempre puede haber alguno, no creo que de esta CD ni en las agrupaciones políticas, por ahí alguno que escribe en internet y no entiende mucho cómo es el deporte ni tampoco que el sentimiento y la camiseta marrón y blanca son los mismos. Creo que cuando Platense juega a algo todos queremos que gane, no importa qué deporte es. Obviamente que la alegría máxima, con la que todos soñamos, es que esas victorias sean en el fútbol. Bueno, hay que trabajar para eso.

 -Este es un año político. Ya demostraste sobradamente ser buen dirigente, ¿estás para algo más? ¿Te animarías a ser candidato a presidente?

-Yo participo y soy miembro de una agrupación, que es “Platense vuelve” y vamos a participar de las elecciones en diciembre. En ese momento se decidirá de que manera y con qué cargo. Estoy siempre ligado desde 2004 de alguna u otra forma. Cuando no me tocó ser dirigente traté de colaborar con las CD. Sí, vamos a participar.

 -Pero si tu agrupación te lo propone, ¿irías como candidato a presidente?

-Sí, nunca hablamos de cargos, estamos trabajando con otras agrupaciones y con hinchas independientes para armar un proyecto en el que estemos todos convencidos de que sea el mejor posible, tratando de tomar consensos en base a lo que queremos hacer. De ese armado van a surgir los líderes, por así decirlo. Si me toca, lo asumiré con toda la responsabilidad y todas las ganas y si no me toca porque perdimos o le toca a otro compañero de la agrupación siempre podrán contar conmigo. De una vez por todas la consigna tiene que ser que Platense esté por encima de todos.

 -¿Ves posible una unidad?

-Creemos que si somos capaces de armar y discutir un proyecto entre todos, eso va a ser lo que nos una. El proyecto tiene que ser el Club Atlético Platense. Después van a surgir los liderazgos naturales dentro del armado del mismo. Creo que para que una unidad perdure tiene que haber consenso en el proyecto y estamos trabajando para eso, por un proyecto no de 30 personas: un proyecto que sea de tres mil, diez mil personas. Que sientan todos que han aportado un pedacito de ese proyecto y que después alguien lo va a llevar adelante, tras haber sido elegido por mostrar capacidad o lo que fuera. Pero la unidad tiene que ser en función de lo que vamos a hacer, ¿porque si no nos vamos a juntar para hacer qué? Hay que saber que vamos a hacer y después juntarnos.

 -¿Qué momento es el actual? ¿Es para tomar decisiones a largo plazo? Digo, porque en diciembre hay elecciones.

-Desde el punto de vista institucional, la CD tiene la total libertad de tomar las decisiones que crea convenientes hasta el último día de su mandato, por lo que tiene el derecho de elegir qué quieren hacer, si quieren contratar o no entrenador, etcétera. Pero también algunos miembros de la CD me han dicho que quieren conversar con las agrupaciones políticas para consensuar algunas decisiones futbolísticas. Soy muy respetuoso de lo institucional y por lo tanto la CD tiene la facultad de tomar decisiones, aunque sería bueno consensuar para evitar sorpresas luego.

-¿Qué le podes decir al hincha?

-En lo referido al básquet, invitarlo a que venga porque es un deporte hermoso y aparte estamos muy bien y en instancias definitorias. Lo van a pasar bien y vamos a alentar a Platense. Y al hincha en general, decirle que entiendo la angustia, el tiempo que pasó, pero lo que no vamos a perder nunca es la esencia, la sangre que nos corre por el cuerpo y que nos hace sentir vivos. Tengamos esperanzas porque siempre tenemos la oportunidad de salir adelante y estoy convencido que más temprano que tarde vamos a volver a la categoría en la que debemos estar. Pero tenemos que hacerlo entre todos, no puede ser que nos vivamos peleando todo el tiempo. Entre todos y en el lugar que le toque a cada uno o en el que cada uno sienta que puede aportar algo por Platense.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/05/fernando-wendt-1-150x150.jpg