El 2 de julio de 2016 apareció perdida, sin collar y sin nombre, con algunas cicatrices, en la esquina de Cullen y Díaz Colodrero. Elena y Gustavo, el matrimonio que atiende el kiosco de diarios y revistas “Sindo”, fueron hospitalarios con ella y la llamaron inicialmente Negrita. “La invitamos a pasar al negocio, le dimos unas galletitas, se acostó y durmió. Cuando cerramos la llevamos a la veterinaria, para que la revisaran, porque tenemos dos perros machos que también levantamos de la calle. Nos dijeron que estaba castrada y se vino con nosotros”.
Gustavo la publicó en Red Mascotera, el sitio web especializado en animales extraviados o abandonados, a la a espera de que sus dueños originales llamaran, pero nadie se comunicó. Al año la rebautizaron como Pancha, nombre que la define a la perfección. “Es muy buena, si le gruñen se aleja”, cuenta Elena.
Cada mañana, la mujer carga el carrito y la perra la acompaña en el reparto por Cullen, Colodrero, Roosevelt y Rivera, un circuito que Pancha conoce muy bien. “Mucha gente se asombra porque me espera en la puerta de los edificios. Es muy obediente, una santa”, la elogia Elena. Pancha es totalmente negra y tiene un gran porcentaje de raza labradora. “Nunca intentó escaparse, fue ella la que nos adoptó a nosotros. Hasta nos copó la cama”, dice Elena y suelta una carcajada.
Vecinos de la localidad de San Andrés, Elena y Gustavo madrugan todos los días a las 4.20. Cuando se despiertan, Pancha ya está esperando para salir a trabajar. Entonces los tres se suben al auto y emprenden el corto viaje a Villa Urquiza. Hay muchos diarios que repartir, pero por suerte tienen una colaboradora de lujo.

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/05/Pancha-1-150x150.jpg