El 28 de febrero cumpliría 80 años José María Safigueroa, popular periodista y vecino de Villa Urquiza. Falleció el 7 de noviembre de 2008, en Mar del Plata. Reproducimos fragmentos de la nota publicada en la edición Nº 107 de El Barrio, febrero de 2008.

“Yo nací en Palermo Viejo, en Gurruchaga y Gorriti. A los once meses mi familia se mudó y recalamos en Burela y Congreso, donde estuvimos muy poco tiempo. De ahí nos fuimos a Pacheco y Manuela Pedraza, donde está el Club Pinocho, y luego a Congreso entre Ceretti y Aizpurúa. En la casa de Congreso viví hasta que me casé, en 1962, y luego me mudé a Parque Lezama; pero no me bancaba el barrio, porque yo soy de Urquiza. Al año volví a Pacheco y Echeverría, donde viví hasta 1978. Desde esa fecha vivo en Triunvirato y Cullen, frente a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen”, le contaba José María Safigueroa El Barrio en el año 2000.
Por lo visto, Gogo es uno de los vecinos conspicuos. Y no es demagogia barata. Cómo no va a tenerle amor al pago chico si en sus cines descubrió el amor por el séptimo arte. “A veces salía de un cine y me metía en otro: entonces veía seis películas por día. Solía ir al Edén, en Guanacache (hoy Roosevelt) y Bauness, y después me cruzaba al 9 de Julio”, contaba en esa nota. Gogo calcula haber visto en su vida 50.000 películas. En su canon cinematográfico hay títulos indiscutibles: Prisioneros de la tierra (1939), de Mario Soffici , y La Patagonia rebelde (1974), de Héctor Olivera , entre las nacionales. Después destaca la primera parte de El Padrino, de CoppolaLa quimera del oro, de ChaplinAmarcord, de FelliniEl Gatopardo, de ViscontiUn día muy particular, de Ettore Scola; y Erase una vez en América Novecento, de Bertolucci.
El homenajeado integró el staff fundacional del diario Crónica. Pero para las generaciones más jóvenes su figura está asociada a la televisión. Ciclos como La Noche del domingo, de Gerardo Sofovich, lo hicieron muy popular. Sobre todo por las “perlitas”, donde mostraba algunos descuidos de filmación. “Yo sabía que en las películas había errores, pero nunca nadie los había explotado. Lo había descubierto en la película Helena de Troya, una superproducción, donde en medio de una batalla se ve despegar un jet. En esa época no había posibilidad de corregirlo, hoy quizá con la computación sí. La repercusión fue muy ruidosa, con alcance internacional: Hollywood se enteró y en el 87 editaron dos libros”, detalla Safigueroa.

En plena actividad
Su presente profesional lo encuentra en la conducción de Los tres berretines por La 2×4 (FM 92.7). Este ciclo vespertino se convirtió en uno de los más escuchados de la emisora. En la tarea cotidiana frente al micrófono lo acompaña Graciela Raffa. “Yo lo veo desde la admiración y el respeto que me producen todo su saber, más allá de la calidad de persona que es. Hoy por hoy los medios de comunicación no son muy generosos económicamente. Pero lo es el público, que se le acerca, lo saluda y lo alienta. A todo esto no se le puede asignar un valor monetario, sería imposible, pero llena el alma y el corazón de alegría”, dice la locutora. Y los viernes Gogo se calza su mejor traje para presentar “Tangos con Historia” en el Café de la U, de Villa Urquiza.
Un gran amigo de Gogo es el actor Osvaldo Miranda, nacido en Villa Urquiza. “Nos conocemos hace 40 años. Siempre nos encontramos en reuniones sociales. La última vez que lo vi fue cuando me colocaron una plaqueta en Esmeralda y Corrientes. Yo lo escucho siempre en la radio. Es idóneo, habla con propiedad y cuando se equivoca lo reconoce. En eso nos parecemos mucho. Yo empecé como cantor y siempre le digo a Gogo que el tango es como la vida: con un principio, un desarrollo y un final”, dice entusiasmado Miranda en una charla telefónica con El Barrio.
Para los integrantes de esta redacción es un orgullo contarlo como colaborador. Por su cordialidad, su pluma y sus horas de tinta, papel y micrófonos. ¡Felicidades, Gogo!

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/01/Gogo-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.