El Gobierno de la Ciudad acaba de oficializar un aumento del 25 por ciento en las multas de tránsito. De esta manera, estacionar mal el auto en la vía pública pasó de costar 770 a 965 pesos. Sigue rigiendo el pago voluntario, con un descuento del 50 por ciento, pero en caso de que el vehículo haya sido removido por una grúa hay que sumar los 580 pesos del acarreo. Sin embargo, el mayor problema no es el costo de una de las infracciones más frecuentes sino la imposibilidad que tienen muchos vecinos de evitarla. Ocurre que la cantidad de autos existentes en la Ciudad de Buenos Aires torna imposible estacionar a la mitad de ellos sin cometer una falta a la Ley de Tránsito.
Según estadísticas de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), entidad vinculada a la industria argentina de autopartes, en el país existe una flota circulante de 12 millones de vehículos y cada año se suman, en promedio, unas 500.000 unidades. De estas cifras se desprende un dato preocupante: Argentina es el país de la región con más cantidad de vehículos por habitante, ya que tiene 3,8 habitantes por unidad. AFAC precisa que casi el 50 por ciento de los autos se encuentran radicados en la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Este último distrito es el que sufre las mayores consecuencias de la abundancia automotriz.
El diario Clarín publicó en 2014 un informe contundente. Cada día hábil entran 1,3 millón de coches a la Ciudad de Buenos Aires, el doble que hace 15 años, y el parque automotor porteño aumentó casi un 35 por ciento. Dos años atrás había un millón de vehículos radicados en la Capital Federal y 600.000 de ellos están en circulación. “Según datos del Ministerio de Desarrollo Urbano porteño, apenas hay 1.200.000 plazas para estacionar: el 65 por ciento están en garajes privados y el 35 por ciento en estacionamientos comerciales”, señala la nota periodística, que seguramente haya perdido algo de actualidad.
De acuerdo con datos suministrados por la Subsecretaría de Transporte porteña, hay 334.000 espacios para estacionar en la calle. Sumados a las cocheras privadas, existen 1,5 millones de plazas para unos 2,5 millones de vehículos que se mueven por la ciudad de lunes a viernes. Podemos deducir fácilmente que un millón de autos no tienen lugar disponible para estacionar y deben hacerlo en infracción. “Los fines de semana hay un alivio: ingresan menos autos a la ciudad y, además, se puede estacionar en la mano izquierda de las avenidas. La cantidad de espacios en la vía pública aumenta a 525.000”, agregaba el artículo a modo de consuelo.
Un informe oficial revela que nuestra Comuna 12 ocupa el tercer lugar entre las de mayor déficit de garajes comerciales, con uno cada 1.831. Si a esto agregamos que en la mayoría de sus calles está prohibido estacionar de mano izquierda y en algunas avenidas está penado hacerlo de ambas manos, no hay forma de dejar el auto en la calle sin arriesgarse a sufrir una multa. Esto nos plantea varios interrogantes: ¿Es lícito sancionar cuando escasean los espacios, públicos y privados, para estacionar? ¿No debería desalentarse la venta de autos hasta tanto se resuelva el problema de fondo? ¿Dónde ponemos mientras tanto los autos que sobran? Lindo tema para el debate parlamentario.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2016/08/Editorial-1-150x150.jpg