Vecino de Parque Chas, Rodolfo Sánchez colecciona y toma fotografías de los antiguos carteles de calles. En los 80 encontró de casualidad uno de Republiquetas (hoy Crisólogo Larralde) y ya lleva registradas más de 600 chapas azules, algunas de ellas centenarias. “Busco que sean declaradas patrimonio cultural”, afirma este geólogo.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

-¿Cómo y cuando surgió esta iniciativa?
-Siempre me llamaron la atención estos carteles, me parecen muy estéticos. Un día, por mediados de 2015, empecé a ver huecos en las paredes del barrio y me preocupé. Pensé que podían llegar a desaparecer y se me ocurrió empezar a fotografiarlos. Al principio era un hobby, pero después me di cuenta de que lo había incorporado como algo metódico y empecé a recorrer la Ciudad en mis tiempos libres. Como soy geólogo, el método científico hizo que sea riguroso en el registro. También me ayudó mucho el Google Street View para encontrar nuevos carteles y armar itinerarios.

-¿De cuándo datan estos carteles?
-Hay por lo menos tres generaciones. La primera es centenaria y se suele encontrar por el Centro, lo cual tiene sentido. He logrado verificar en fotos de 1915 que ya había de estos carteles, con una chapa azul completamente plana y las letras en blanco. En la segunda etapa ya empezaron a ser cóncavos y los más comunes son los bombé, con un recuadro blanco y el escudito de la Ciudad arriba a la izquierda. Los últimos se colocaron hasta el año 1973, cuando se cambió la señalética por los carteles celeste refractarios, que ya tienen el sentido de la calle y la numeración.

-¿Tiene un aproximado de la cantidad de carteles que hay en la Ciudad y, de esos, cuántos son los más antiguos de chapa azul?
-La Ciudad tiene aproximadamente 2.000 calles, de las cuales fueron renombradas unas 300 en los últimos 45 años. En consecuencia, el universo posible es de unas 1.700 calles pero no sabés si tuvieron o no ese tipo de cartel. De ese total, hoy llegué a más de 660 calles con algún cartel fotografiado. En gran parte incluye el casco céntrico y los barrios más conocidos; lo que me queda es el hilado fino en zonas que he recorrido menos.

-¿Hay algún barrio que tenga más o menos carteles que otros?
-En algunos lugares el Gobierno de la Ciudad ha reemplazado estos carteles, por ejemplo en Villa Devoto y Palermo Viejo. Donde más se conservan es en las zonas recluidas, como el Barrio Cafferata en Parque Chacabuco, el Barrio River o el Barrio Parque, donde he encontrado un poco más de lo habitual. En los pasajes también se suelen encontrar porque son zonas ocultas y eso ayuda a que se preserven.

-¿Y en la Comuna 12?
-En Saavedra encontré varios carteles, sobre todo en el Barrio Cornelio Saavedra, aledaño a la General Paz. Por el número de calles, hay una proporción bastante elevada. Se ve que es una zona en donde en su momento los instalaron y no llegó aún la campaña de renovación. Además, gracias a las redes sociales me puse en contacto con vecinos muy comprometidos con este tema. Tengo cuentas de Facebook e Instagram, ambas bajo el nombre “BArolo Patrimonio Porteño”, donde cuento historias y curiosidades. Por ejemplo, muy cerca de Triunvirato y Los Incas, hay un pasaje de una cuadra que se llama Ohm, en honor al físico alemán Georg Simon Ohm, que conserva uno de estos carteles; es la calle de Buenos Aires con menos letras.

-¿Qué objetivo persigue con esta tarea?
-Visibilizar estos carteles, con el objetivo de que los legisladores los declaren Patrimonio Cultural de la Ciudad y se tomen medidas para su preservación. Son bienes únicos que forman parte de la historia y es menester protegerlos. Hay que recuperarlos y eventualmente exhibirlos, porque muestran cómo fue la historia de la señalética urbana. Lo que sucede hoy es que una cuadrilla saca un cartel viejo para poner uno nuevo, pero no sabemos qué hace con él. Probablemente lo compre un chatarrero o hasta termine en un tacho de basura. Para quien lo saca es un material descartable.

-En algunas calles perduran los viejos carteles y arriba se añadieron los nuevos.
-Es que no hay un criterio. Al no estar designados como patrimonio cultural de la Ciudad, no hay una regulación acerca de qué hacer con ellos. De hecho, el primero que encontré estaba entre medio de la basura, en Flores. Es el de la calle Republiquetas (hoy Crisólogo Larralde) y ahora lo tengo colgado en casa. Esto fue a mediados de los 80, justo en la época en que cambió de nombre y se colocaron los nuevos carteles.

-¿Conservás algún otro?
-Tengo dos más. Hace unos años, cuando empecé a sacar las fotos, un amigo encontró en un galpón un cartel de la calle Alvarado y me lo regaló. El otro es de la calle José León Suárez. Tengo pensado donarlos si se concreta la iniciativa que propongo.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/01/Rodolfo-Sánchez-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.